Invertir en España

Todos hemos pasado por ello. Empiezas a invertir, sabes que las mejores empresas no son las españolas, pero acabas empezando por ellas. Las razones son claras: las conoces desde hace muchos años y, aunque no son las más adecuadas para la estrategia de dividendos, salvo contadas excepciones, dejamos las empresas extranjeras para más adelante.



En España tienes empresas de primer nivel, como Red Eléctrica, Enagás, Viscofán o Inditex, pero eso no significa que sea recomendable invertir sólo en empresas españolas. Si quieres las mejores empresas en tu cartera y representación de los sectores más adecuados para la inversión en dividendos, tarde o temprano tendrás que buscarlas en mercados extranjeros y  comprar por ejemplo empresas estadounidenses, canadienses, británicas, australianaseuropeas que coticen en euros (especialmente francesas, alemanas y holandesas) y suizas. Puedes encontrar las mejores en nuestra tabla de empresas para largo plazo.

Principales particularidades de la inversión en España

Ingresos en euros

Si nuestro objetivo es vivir de nuestras rentas, una parte importante de ellas deberían ser en euros para que las rentas varíen poco con las fluctuaciones de las divisas. Eso significa que sería muy prudente que una parte considerable de nuestra cartera fuesen empresas de la zona euro. Por comodidad empezaremos por empresas españolas, pero con el rabillo del ojo deberíamos empezar a mirar a otros países como Alemania, Francia y Holanda, donde hay una gran cantidad de empresas de calidad que operan en nuestra divisa.

Empresas conocidas

Y es que lo conocido nos da menos miedo. Si ya es difícil empezar a invertir tu dinero y salirte de la zona de confort que nos ofrecen los bancos para formarte, definir un criterio propio, escoger una estrategia de inversión y llevarla a la práctica, imagínate además hacerlo con empresas que no conocemos o que vemos muy lejanas.

Dividendos elevados

Las empresas españolas suelen tener dividendos elevados comparados con las empresas de otros países. Es su gran atractivo, amplificado con el hecho de que los dividendos de las empresas extranjeras llegan mermadas por la retención en origen que les aplican en el país donde cotizan.



Es decir, al cobrar un dividendo de una empresa alemana, Alemania aplica una retención y España otra. La retención en origen (en este caso la alemana) se puede recuperar en parte e incluso totalmente dependiendo del país y de tu situación particular, pero eso ya será al hacer la declaración de renta del ejercicio correspondiente. Si quieres aprender más sobre cómo declarar los dividendos para recuperar la retención en origen lee este artículo sobre la declaración de renta.

Comisiones reducidas

Además, las entidades españolas suelen ofrecer tarifas mucho más reducidas para comprar en los mercados nacionales, incluso con tarifas planas hasta importes elevados. Eso hace que incluso puedas plantearte operar con el banco que utilizas para el día a día.

Ten cuidado, porque la comisión de compra es posiblemente la menos importante. Recuerda que en nuestra estrategia intentamos comprar las acciones para mantenerlas toda la vida. En consecuencia, son mucho más importantes las comisiones de custodia (lo que te cobra tu intermediario por el hecho de guardar tus acciones y por gestionar los cobros de dividendos y otras operaciones financieras) y de cobro de dividendos.

Echa un vistazo a nuestra sección de brokers de bolsa, para intentar escoger uno que se adapte a tus necesidades.

El canon de bolsa

Al operar con acciones en España, el operador de Bolsa (BME, Bolsas y Mercados Españoles) cobra el Canon de Bolsa, que es una pequeña tasa sobre el importe de las operaciones de compra y venta. Las tasas al realizar operaciones no es algo exclusivo de España. Por ejemplo, hay algún tipo de tasa o impuesto similar en las compras o ventas en Reino Unido, Irlanda, Francia, Estados Unidos. Puedes ver el detalle en este enlace.


Mercados de valores españoles

El mercado continuo conecta las cuatro bolsas de valores españolas (Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia) y permite comprar cualquier valor cotizado desde cualquier terminal conectado a los cuatro mercados. El mercado continuo de las bolsas españolas está organizado en varios mercados especializados:

  • El Mercado General, que es donde cotizan la mayoría de empresas a partir de un tamaño mínimo.
  • El IBEX 35 es el índice agrupa a las 35 empresas de mayor cotización del mercado continuo y se utiliza normalmente como indicador general del mercado español de acciones.
  • El Mercado Alternativo Bursátil (MAB), pensado para que coticen las empresas pequeñas de alto crecimiento, los fondos de capital riesgo, las SOCIMIS y las sicavs.
  • El Mercado de bloques y operaciones especiales, para operaciones de gran volumen y que requieren movimientos de un gran número de acciones.
  • El Latibex, que permite negociar las acciones de algunas de las empresas latinoamericanas más importantes en euros.
  • El Mercado de ETF, segmento donde se contratan los ETF o fondos de inversión cotizados.

Obligaciones fiscales

Invertir en España no te exime de las obligaciones fiscales. Una de las preguntas recurrentes es: “¿Si invierto en bolsa se complica la declaración de renta?”. La respuesta es sí, pero no es nada complicado si llevas la contabilidad de las operaciones que haces (algo que deberías hacer simplemente para tener una medida de tu rentabilidad) y si sabes los apartados que tienes que rellenar.

Declaración de renta

Al final son tres apartados adicionales: los dividendos cobrados, las ventas realizadas y el apartado para recuperar la retención en origen hasta donde permita la ley. Además, mucha de la información que tienes que añadir ya te viene dada por el broker si utilizas uno español y que informe a la Agencia Tributaria. Pero, aunque utilices uno extranjero, el trámite es realmente sencillo y sólo tienes que rellenarlo siguiendo este completo manual sobre la declaración de renta que actualizamos cada año.

Trámites en brokers que depositan las acciones en el extranjero

Si utilizas brokers extranjeros, o mejor dicho, que depositan los activos en el extranjero, tendrás el problema del apartado anterior: la Agencia Tributaria no tendrá la información de tus operaciones y tendrás que ponerla manualmente. Como decíamos, nada de que preocuparse porque es realmente sencillo.

Pero además deberás hacer dos trámites adicionales, que no tienen que ver con que las acciones sean españolas o no, si no con el hecho de donde estén depositadas. ¿Por qué lo pongo aquí si no depende de si las acciones son españolas o no? Pues precisamente porque hay confusión con este punto y mucha gente piensa que si invierte en acciones españolas no tiene que presentarlos, cuando realmente lo que marca la obligatoriedad de presentarlos o no es donde deposita las acciones el broker. Estos son los trámites:

Ventajas para accionistas

Las empresas españolas tienen la costumbre de hacer obsequios a sus accionistas en la Junta General de Accionistas. Suelen ser regalos de poco valor. Hay inversores que los agradecen, pero la mayoría siempre comentan que sería preferible dar unos céntimos más de dividendo en vez de gastarlos en un producto que rara vez tiene utilidad real.



Además, algunas empresas ofrecen ventajas en productos y servicios a sus accionistas. Estos productos y servicios pueden ser los que la empresa comercializa y/o fabrica, pero también descuentos en productos y servicios de otras empresas. Por ejemplo, algunos bancos ofrecen cuentas sin comisiones y condiciones especiales al contratar servicios de empresas con las que tienen convenios.

Y si quieres saber más…

Si quieres profundizar un poco más sobre la inversión en dividendos en España lee los siguientes artículos:

Si quieres saber más sobre dónde invertir en dividendos lee esta página. Y si prefieres entrar en profundidad cómo se invierte en ciertos mercados, sectores o empresas aquí tienes los artículos sobre ellos.