Los brokers

Uno de los aspectos que más dolores de cabeza da a los nuevos inversores es qué broker utilizar. La seguridad de tus inversiones, los productos a los que te permite acceder, las comisiones que te cobra, la facilidad de uso de la plataforma, si comunica o no los datos fiscales a la Agencia Tributaria (cosa que facilita los trámites), la calidad del servicio de atención al cliente, la calidad de los extractos, donde tiene depositados los activos (cosa que puede implicar hacer trámites adicionales cada año)… todos estos detalles hacen que decidir cuál broker es mejor se convierta en una montaña inexpugnable.

¡Pero si yo solo quería invertir! ¿Por qué tiene que ser tan complicado abrir una cuenta de valores? Es empezar a investigar y encontrarme con una amplia oferta que me hace dudar. Caaalma, que no es tan complicado. En las próximas líneas hablaremos sobre cada uno de estos aspectos y revisaremos los brokers de bolsa más populares.

¿Qué es un broker de bolsa?

Pero empecemos por el principio. Antes de desgranar los diferentes aspectos que después nos permitirán decidir qué broker es mejor para nuestra operativa, tendremos que saber que es un broker. Los brokers han dejado de ser personas a las que se llamaba para hacer operaciones en bolsa para convertirse en plataformas que nos permiten solicitar esas operaciones. En el fondo no son más que intermediarios entre el inversor y el mercado. Se encargan de ejecutar las operaciones que solicitemos, de depositar los valores, de gestionar el cobro de dividendos, las ampliaciones y, en general, cualquier operación relacionada con nuestros activos. Invertir en bolsa sin broker no es posible, así que hay que pasar por el aro. 

En nuestro caso, cuando hablamos de brokers nos referimos a brokers para comprar acciones, que es nuestro instrumento preferido, pero también hablaremos de brokers para comprar productos que pueden ser buenos complementos a nuestra estrategia, como podrían ser los ETF, los fondos de inversión o los planes de pensiones. Y por supuesto escogeremos un broker para invertir a largo plazo. Eso marcará  muchas cuestiones, como las comisiones en las que tendremos que fijarnos.

La seguridad de los activos

Busca intermediarios regulados

Posiblemente el factor más importante para la mayoría de inversores es mantener su patrimonio a salvo. Piensa que será el encargado de guardar nuestro dinero y ejecutar las operaciones que le indiquemos, así que hay que asegurarse de que merece toda nuestra confianza.

Para ello, lo primero que tenemos que comprobar es que sea un broker regulado y saber qué organismo se encarga de supervisarlo. Con esto habremos avanzado mucho para evitar poner nuestro dinero en un chiringuito financiero. evitaremos la posibilidad de que se trate de un chiringuito financiero.

Por supuesto, no basta con que alguien lo regule. Ese alguien tiene que ser alguien de confianza y con un nivel de exigencia suficiente. No es lo mismo un broker regulado en Chipre que un broker regulado en España o un broker regulado en Estados Unidos, porque cada regulador fija sus condiciones. Por ejemplo, los brokers regulados por la FCA, el organismo regulador de Reino Unido, gozan de mucho prestigio por el nivel de exigencia de este organismo.

En España el regulador es la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en Reino Unido como te decía es la Financial Conduct Authority (FCA), en Alemania es Bundesanstal für Finanzdienstleistungsaufsicht (BAFIN), en Estados Unidos la Securities and Exchange Commission (SEC), en Dinamarca el Finanstilsynet, en Holanda el Autoriteit Financiële Markten, etc… Tienes la lista completa en esta página de la CNMV, pero si un broker está regulado por una de estas entidades que te he comentado, en principio podemos estar tranquilos.

El primer paso, por lo tanto, es comprobar que el broker candidato está adherido a uno de estos organismos reguladores y decidir si nos genera suficiente confianza. Por ejemplo, si quieres un broker español, escógelo de entre los brokers autorizados por la cnmv. Huye sin pensarlo de los brokers no regulados. Con la amplia oferta que hay no tiene sentido asumir ningún tipo de riesgo en este punto.

Por otro lado, algunos de estos reguladores y directivas como la MIFID obligan a los intermediarios a mantener en cuentas separadas los activos de los clientes y los del broker. De esta manera los posibles problemas del broker no afectarán a los clientes.

Comprueba si están adheridos a un fondo de garantía

La mayoría de países tienen fondos para garantizar los depósitos y los activos financieros. Es más, en toda Europa la garantía de depósitos está unificada y asciende a un valor de 100.000 € por titular. Pero cuando hablamos de acciones la cosa cambia y cada país tiene su normas. En este sentido, hay países muy protectores, como España, donde la garantía de inversiones asciende también a 100.000 € y otros menos protectores como Holanda (ING o De Giro) o Dinamarca (Saxo Bank), que cubren hasta 20.000 € por titular, o Portugal (OreyiTrade), que llega hasta los 25.000 € por titular.

Revisa en la página web de los intermediarios a qué fondo de garantía están adheridos y el importe por titular que cubrirían. Tampoco está de más que vayas a la página del fondo de garantía correspondiente a comprobar en qué consiste la garantía y si realmente ese broker está en la lista de entidades adheridas.

Revisa la reputación del broker

Finalmente, aparte de la seguridad “objetiva” que comentábamos en los puntos anteriores, hay un punto importantísimo al buscar un broker de confianza y es que tú te encuentres a gusto con él. Si un broker te da mala espina de entrada, simplemente busca otro, porque la tranquilidad debería ser la piedra angular de tu proyecto.

Y por supuesto mira las opiniones sobre ese broker en foros y blogs de inversión para ver qué tal funciona. Normalmente en internet se destaca lo malo, pero la gravedad de los problemas denunciados puede ser un indicador de si vale la pena contratarlo o no.

Certificados de titularidad de las acciones

Acreditar la titularidad de la cartera y las posiciones que la componen con un certificado de titularidad es una medida preventiva razonableUna de las preocupaciones recurrentes con los brokers, no sé si justificada o no, es poder acreditar las posiciones de nuestra cartera. Cuando había cuentas nominativas el problema no existía, porque las acciones estaban a tu nombre, pero en el caso de las globales, al estar a nombre del broker parece más importante. Una opción es pedir un certificado de titularidad y posiciones, con el que podremos justificar que las acciones son propiedad nuestra. Este certificado tiene costes diferentes en función del broker. Por poner dos ejemplos, Selfbank parece que cobra 15 € + IVA, según su tabla de tarifas (Gasto por certificados o duplicados de documentación) y Clicktrade proporciona dicho certificado sin coste, según nos confirma B Cartera tras consultarlo al departamento de atención al cliente.

La operativa

Ya tenemos el primer filtro: la confianza en el broker. Ahora es el momento de mirar si el broker nos sirve para nuestra estrategia y esto tiene tres vertientes: que nos permita operar con los productos que hayamos escogido, que las comisiones sean asumibles y que la plataforma sea suficientemente versátil.

Instrumentos de inversión disponibles

Aunque sea muy trivial, el broker tiene que servir para lo que lo necesitas. Hay brokers de criptomonedas, brokers de divisas (también llamado broker de forex), brokers de futuros, brokers de opciones binarias, broker para tradingbrokers para intradía, brokers de opciones, … y por supuesto brokers para acciones a largo plazo

En nuestro caso, lo que nos interesa es comprar acciones de empresas con un historial de dividendos crecientes largo y con previsiones de continuar aumentándolo a buen ritmo. Eso no quita para utilicemos instrumentos financieros alternativos y complementarios, como fondos de inversión, planes de pensiones y derivados. Pero recuerda, cuanto más compliques la operativa más gestión requerirá por tu parte y más tiempo tendrás que dedicarle.

Y no es sólo una cuestión de si el broker permite o no acciones, sino de que te permita comprarlas en los mercados que te interesan. La bolsa de Suiza o de Australia son ejemplos de mercados que muchos brokers no ofrecen en su tarifa.

Así, en primer lugar comprueba que tu broker tiene todos los productos y mercados que pretendes utilizar. Por lo menos los que pretendes utilizar inicialmente. Es posible que tu estrategia cambie y tu broker se te quede corto. O incluso que tu broker deje de ofrecer algún mercado. No te preocupes, no hay problema: siempre podrás contratar otro. Además, no es mala cosa tener más de uno. Diversificar en depositario te protege contra posibles problemas.

Para un inversor en dividendos estándar debería darte acceso a los principales mercados nacionales (Ibex35 y mercado continuo) y extranjeros (Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia y Canadá). Sería genial que también pudieses 

En la misma línea asegúrate que permite los tipos de órdenes que tienes previsto utilizar. Las más habituales son las órdenes a mercado y las órdenes limitadas, pero es posible que quieras utilizar órdenes OCO (una cancela la otra), stop lossstop límite.

Las comisiones

Las tarifas de tu intermediario son un punto importante en la elección, pero no tan importante como muchos pretenden hacerte ver. Fíjate que más arriba ponía “que las comisiones sean asumibles“. No se trata de buscar un broker sin comisiones o los brokers con las comisiones más bajas del mercado sino de obtener una mezcla equilibrada de funcionalidades a un precio razonable. Si lo piensas tiene sentido: somos inversores de largo plazo y operamos muy poco, así que las comisiones de compra y de venta son poco importantes.

Eso sí, fíjate bien en las comisiones de custodia (lo que te cobra el broker por depositar tus acciones), de cobro de dividendos y de cambio. Las dos primeras se cobran habitualmente en los bancos tradicionales pero normalmente son gratis en los brokers online especializados. Es decir es posible encontrar un broker sin comisión de custodia. Piensa que en función del tamaño de la cartera y del importe de dividendos cobrados puede ser una cantidad bastante importante.

La tercera comisión, la de cambio, afecta mucho, porque se cobra en cada operación de compra, venta o cobro de dividendos. Es posible evitarla completamente si tienes subcuentas en otras divisas: cuenta en dólares para las acciones negociadas en dólares, cuenta en libras para acciones negociadas en libras y cuenta en euros para acciones negociadas en euros. Si utilizas estas cuentas, al cobrar los dividendos en dólares se guardarán en dólares sin cambiarse a euros y, cuando quieras utilizar esos dólares, podrás utilizarlos para comprar acciones negociadas en dólares.

Si tienes este tipo de cuentas, sólo pagas comisión de cambio al cambiar euros por la divisa que quieras utilizar. A partir de ahí todas las operaciones son en dólares y no pagas comisión de cambio hasta que quieras volver a cambiar a euros para lo que quieras.necesites. El problema es que no todos los brokers permiten cuentas en otras divisas y, de los que las permiten, algunos cobran comisiones por tenerlas.

Todo esto es válido si cumples la premisa de invertir pensando en el largo plazo y de operar muy poco. Si operas mucho, el broker será el único que seguro que ganará en cada operación que hagas. Este vídeo es sobre las personas que se dedican a ser brokers profesionales en Wall Street, pero el trasfondo de lo que explica es aplicable a los brokers online:

 

En cualquier caso, las comisiones cada vez son más pequeñas e incluso hay iniciativas como el broker Robin Hood, un broker online gratis (no cobra ninguna comisión), que obtiene sus beneficios de la publicidad de su plataforma. Como habrás imaginado, es una iniciativa de Google y de momento se comercializa en Estados Unidos. Pero acabará llegando tarde o temprano.

Los brokers de bancos tradicionales parece que no se han dado cuenta o igual es tan sencillo como que es un mercado que no les interesa. Sin embargo, el resto de brokers online cada vez ajustan más sus comisiones con la llegada de los brokers low-cost.

La plataforma

Tener un entorno de trabajo agradable, que no te limite demasiado y que al mismo tiempo no sea especialmente complicado, también es muy importante. El primer inconveniente será incómodo para el inversor avanzado, mientras el segundo puede desilusionar al principiante. Un entorno con muchas opciones, donde siempre tienes miedo de equivocarte, no es la mejor opción si estás empezando y aún no estás familiarizado con la operativa.

También es muy importante la accesibilidad a la plataforma. Muchas veces se da por supuesto que podrás acceder cuando quieras y operarás sin problema, y que sólo tendrás que preocuparte por escoger los activos y el momento de la compra. Y en general es así, pero hay algunos brokers que acumulan quejas de sus clientes por periodos de indisponibilidad en momentos en los que el mercado ofrece grandes oportunidades de compra.

Al final estos problemas suelen ser debido al dimensionamiento de los sistemas. Cuando la bolsa cae muchos inversores deciden comprar y el acceso de todos ellos al mismo tiempo sobrepasa la capacidad de la plataforma.

Soporte y trámites

Pero tan importante son las facilidades que pone a tu disposición el broker a la hora de operar como el soporte que te da para hacer todas las tareas posteriores: responder a tus dudas y preguntas, ayudarte a cumplir con Hacienda y proporcionarte extractos suficiente detallados y usables para ello.

Los extractos de las operaciones y extractos fiscales

No des por hecho que la información que te dará tu intermediario es exhaustiva y cumplirá su función a la perfección.  No tiene por qué. Hay brokers de diferentes países, sujetos a diferentes legislaciones, con diferentes niveles de madurez, que operan a su vez con diferentes intermediarios, etc…

En este contexto, intenta asegurarte de que la información sobre las operaciones (compras, ventas y dividendos básicamente) tiene el suficiente nivel de detalle para que puedas hacer el seguimiento. En la misma línea, los brokers suelen preparar resúmenes fiscales para que puedas cumplir con Hacienda cada año. Para mi son secundarios si los primeros son de calidad, pero hay gente que les da muchísima importancia.

Piensa que si no te dan un informe fiscal en condiciones lo más probable es que sea porque no habrán traspasado esa información a la Agencia Tributaria y esta no tiene la información de tus operaciones. Si esto es así, lo importante es que tengas el registro de todas las operaciones para poder justificar tu declaración de renta en caso de que te lo requieran.

Atención al cliente

Fundamental, porque todo el mundo propone el oro y el moro, pero en cuanto aparecen los problemas es cuando ves si realmente te decían la verdad o no. Todo el mundo puede fallar. Creo que eso lo aceptamos todos, pero cuando contratas un servicio, una de las cosas que va implícita es que te atiendan bien cuando lo necesites. Y en esto no todos los brokers son iguales.

Una vez más, darte una vuelta por los blogs y foros de inversión para ver qué se dice sobre la atención al cliente del broker que estás considerando es una muy buena idea. Es más, no está de más llamar y hacerles un par de preguntas para probar. Háblales del modelo 720, pregúntales algún detalle sobre la comisión de cambio o sobre cómo garantizan tus activos. Sus respuestas pueden ser muy valiosas para que sigas considerándolo o para que lo descartes definitivamente.

Comunicación de datos fiscales a la Administración

¿Para qué sirve que comuniquen los datos fiscales a la Administración? Pues básicamente para que la declaración de renta sea más fácil de hacer. Normalmente lo que suele pasar es que los brokers españoles lo hacen y los extranjeros no. Y además suele ir de la mano con que te practiquen o no la retención en España.

Es decir, al cobrar dividendos de McDonald’s un broker español practicará la retención en origen (es decir, la retención de Estados Unidos) y la retención de España, e informará a la Agencia Tributaria de todos los detalles En cambio, los brokers extranjeros habitualmente no practican la retención de España, con lo cuál sólo te practicarán la retención en origen. En el caso de tratarse de acciones españolas, te practicarán la retención de España ya que para ellos es la retención en origen.

¿Qué quiero decir con todo esto? Que el hecho de que la declaración de renta sea más automática implicará que te practicarán una retención mayor y ese dinero que anticipas estará en sus manos hasta que llegue la declaración de renta. Por lo tanto no podrás invertirlo hasta el año que viene y no podrás aprovecharte del interés compuesto.

Fíjate además que he dicho que la declaración de renta sea más automática. He escogido las palabras con cuidado: más automática sí, más fácil no, porque que te lo rellenen ellos no significa que esté bien y tendrás que revisarlo. Y para revisarlo tirarás de tu hoja de seguimiento con lo cuál el trabajo será prácticamente el mismo, salvo que no tendrás que teclearlo si está bien. Una vez tienes los datos, rellenar la declaración de renta es muy fácil y, si tienes alguna duda, siempre puedes consultar nuestro tutorial sobre la declaración de renta.

Depósito de activos y trámites adicionales

Este punto es importante por dos razones. La primera es la seguridad, que comentábamos al principio. El lugar donde se depositan los activos suele estar muy relacionado con la garantía de tus inversiones, ya que el fondo de garantía suele ser el del país del broker. Si tu broker es holandés y deposita los activos en Holanda lo más probable es que el fondo de garantía al que esté adherido sea el holandés. Por supuesto, no te fíes y comprueba que realmente sea así.

Pero es que además, si los activos están depositados fuera de nuestras fronteras, tendrás que cumplir con dos trámites adicionales: el modelo 720 de declaración de bienes en el extranjero del Ministerio de Hacienda y el modelo D-6 de declaración de titulares de inversión en el exterior en valores negociables del Ministerio de Economía. Esto es muy importante si eres una de esas personas que rechazan los trámites. No es que sean especialmente complejos, pero hay que hacerlos cada año, el D-6 si tienes activos negociables y el 720 si superas los 50.000 € en el extranjero. Tenemos tutoriales bastante completos que hablan sobre ellos.

¿Qué broker escoger?

Como hemos ido repitiendo en esta página, no existe “el mejor broker” sino el que mejor se adapta a tus necesidades, así que haremos un repaso rápido por las características más destacables de los brokers más populares en nuestra comunidad inversora.

¿Sólo uno?

Porque, independientemente del importe de tu cartera, no tiene que ser sólo uno. Como hemos visto, el broker perfecto no existe y puede tener sentido, dependiendo de tus necesidades, que valores la posibilidad de tener más de un broker. De esta manera te podrás beneficiar de las fortalezas de cada intermediario y vivir más tranquilo al tener tu patrimonio repartido entre varios custodios.

¡Ojo! No digo que tengas que tener más de un broker, sino que valores esa posibilidad.

Estas son las opciones

Brokers de bancos

Si utilizamos los bancos para toda nuestra operativa diaria relacionada con las finanzas ¿por qué no utilizarlos para invertir? Después de todo, están regulados, adheridos al fondo de garantía de depósitos y, al tratarse de entidades sistémicas en muchos casos, el Estado no les dejaría quebrar. Y además su plataforma está integrada con nuestra banca online, con lo cuál el inicio sería más suave. Por eso la primera opción en la que pensamos es el BBVA Bolsa Broker, el broker del Banco Santander (SO:FIA le llaman ahora), el broker de CaixaBank o el broker de Banco Sabadell.

La razón por la que la mayoría los descartan es bastante evidente: las comisiones. Y es que son completamente desproporcionadas, especialmente la de custodia, que es la que más nos afecta. Alguno se ha puesto un poco las pilas y ofrece el servicio a un precio más razonable, como el broker de Bankinter.

Selfbank

Al tratarse de un banco (no sólo un broker) te ofrece un servicio muy transversal (además de los servicios de brokeraje tienes cuentas de todo tipo, tarjetas, hipotecas, fondos de inversión, planes de pensiones, etc…) y además está adherido al Fondo General de Depósitos, con lo cuál tiene las mismas garantías que cualquier gran banco. Otra cosa es la seguridad subjetiva que tú le quieras otorgar.

Con comisiones en el rango medio, no es tan barato como DeGiro o Interactive Brokers ni tan caro como los bancos tradicionales, no tiene comisión por cobro de dividendos y te da opciones para no cobrarte la comisión de custodia. Cobra un 0.3% de comisión de custodia, que es bastante menos del 0.5% habitual.

Informa a la Agencia Tributaria de tus datos fiscales, con lo que tu declaración de renta y patrimonio serán más fáciles de hacer, y deposita los activos en España, así que no tendrás que presentar los modelos 720 ni D6.

Es posiblemente uno de los brokers más adecuado para el gran público. Tienes una revisión de Selfbank en este enlace.

Degiro

El broker low-cost por excelencia en España. Es muy conocido porque hace publicidad por televisión y realmente sus tarifas no tienen competencia. En su contra, la simplicidad de su plataforma y algún problemilla con coste de los traspasos de valores hacia otros intermediarios, que no tienen una tarifa prefijada y que dependen de unos “costes externos” que nadie sabe muy bien qué son.

Degiro es holandés y como tal está adherido al fondo de garantía de inversiones holandés, que cubre hasta 20.000 € por titular. Además, deposita los activos en Holanda, cosa que obliga a los residentes fiscales españoles a presentar cada año el modelo D-6 del Ministerio de Economía, siempre que tengan algún valor negociable en cartera a 31 de diciembre de ese año, y el modelo 720 del Ministerio de Hacienda, si superan los 50.000 € en valores o en efectivo.

En cualquier caso, con sus tarifas es uno de los brokers preferido por los principiantes o los inversores con poca capacidad de ahorro e inversión, porque pueden comprar pocas acciones sin que las comisiones supongan un lastre importante para la rentabilidad.

Puedes leer una revisión del broker DeGiro aquí.

Clicktrade

Otro broker que destaca por su equilibrio. No es el más barato pero si uno de los más baratos. No tiene comisión de custodia ni de cobro de dividendos y las comisiones de compra y venta son razonables, al estilo de Selfbank o ING.

Su plataforma es sencilla e intuitiva, al tiempo que muy versátil, y sus extractos son todo lo que necesitas para saber qué ha pasado en el rango de tiempo que tú decidas y cumplir tus obligaciones fiscales sin problemas. Al tener depositados los activos en España, éstas no incluirán la presentación de los modelos D-6 y 720. Respecto a la garantía de la inversión, Clicktrade es un broker español, está adherido al Fogain y, por tanto, tiene una garantía de 100.000 € por titular.

Puedes leer la revisión completa de Clicktrade en este artículo.

Interactive Brokers

Posiblemente el broker que ha ganado el corazón de la comunidad inversora. Tarifas bajísimas, garantía muy alta de los activos (500.000 $ para valores y efectivo, con un límite de 250.000 $ para efectivo), depósito en un país con mucha seguridad jurídica (Estados Unidos) y plataforma tremendamente versátil.

El único inconveniente es que al tener los activos depositados en el extranjero hay que presentar cada año el D-6 si tienes valores negociables en la cartera (acciones por ejemplo) y el 720 si superas los 50.000 € en cuentas y depósitos y/o en valores.

Tienes una revisión completa de Interactive Brokers en este artículo.

Activotrade Pro

Activotrade, en su cuenta PRO, que es la más interesante para nuestra operativa, es un intermediario de Interactive Brokers, así que para todas las cuestiones relacionadas con la plataforma y la operativa serían aplicables los comentarios del punto anterior.

¿Qué ventajas tiene entonces? Pues que es español, la atención al cliente es muy buena y está adherido al Fogain, con lo cuál la reclamación en caso de problemas sería a una entidad española y no estadounidense o británica. Las comisiones, por supuesto, son algo mayores que en Interactive Brokers, porque algo tienen que ganar pero, por contra, la comisión mínima mensual no es de 10$ sino de 1$ y, además, de momento no lo están cobrando.

Puedes leer la revisión de Activotrade Pro aquí.

Y si quieres saber más…

Si quieres profundizar un poco más en aspectos más concretos de los brokers y leer nuestras revisiones de los más habituales, echa un ojo a estos artículos:

Si quieres saber más sobre  invertir en dividendos lee esta página. Y si prefieres entrar en profundidad en algún aspecto concreto de esta estrategia de inversión, aquí tienes las diferentes secciones en las que se tratan.