¡Hola, cazadividendos!  Cuando hablamos de contratar un broker, hay quien prefiere contratar sólo uno y utilizarlo para todos los mercados hasta que su cartera alcance un cierto importe y, en ese punto, contratar el segundo para no superar los importes cubiertos por los fondos de garantía. Otros, sin embargo, prefieren tener un broker para cada mercado importante desde el principio. Por ejemplo: uno para España, otro para Estados Unidos y Canadá y un tercero para Europa y Reino Unido. De esta manera, cuando la cartera tenga más empresas será fácil saber en qué broker tienes cada una y de paso ya diversificas el riesgo desde el principio. Porque no lo olvidemos, los brokers son los custodios de nuestros activos y una buena medida preventiva es no guardar toda nuestra cartera en el mismo, para no comprometerla íntegramente en caso de problemas.

Pero, en el fondo, esta es una decisión muy personal en la que influyen aspectos subjetivos como la confianza que tengas en los intermediarios o lo importante que sea para ti el tiempo que quieras dedicar a gestionar tu cartera, porque está claro que, cuantos más brokers tengas más tiempo, les dedicarás.

En este artículo revisaremos los pros y contras de tener uno o varios brokers para ayudarte en esta decisión si estás dando los primeros pasos en el mundo de la inversión o para hacerte dudar un poco en caso de que ya lleves tiempo en esto. Nunca viene mal revisar las ideas que ya tenías superadas. A veces evolucionamos en algunos temas y ahora haríamos las cosas de otra manera, pero no nos damos cuenta porque vamos con el piloto automático.

Razones para tener varios brokers

Tener varios brokers para invertir en bolsa es algo que no surge de manera natural. La mayoría de gente tiene (o tenía) un sólo banco y no se plantea utilizar otro más, aunque llegue a niveles de patrimonio altos. Supongo que es una cuestión cultural.

Pero, cuando escoges invertir en bolsa, y más si es para alcanzar la independencia financiera, ya estás demostrando una preocupación especial por tus activos y por obtener unas rentas que te permitan vivir como quieras. Y eso suele ir de la mano con tener un carácter analítico y ser bastante previsores.

Aún así no todo es una cuestión de seguridad y también hay cuestiones como aprovechar las características de cada broker, tener más opciones por si la plataforma de tu broker falla algún día y tú quieres comprar porque hay una oportunidad irrechazable o simplemente por ordenar tus activos en función de su procedencia: los americanos en un broker, los europeos en otro, etc…

Seguridad

Tener varios brokers diversifica el riesgo depositario. Ya sabemos que si el broker está regulado, cosa imprescindible comprobar antes de contratarlo, y está adherido a un fondo de garantía las probabilidades de perder nuestros activos por algún problema del broker son mínimas. Pero lo que sí pasará es que, hasta que se resuelvan las cosas y se traspasen los activos a otros broker, tú no podrás disponer de los activos.

Si tienes varios brokers, la situación será sustancialmente mejor, porque ese bloqueo sólo afectará a uno de ellos y podrás seguir disponiendo del patrimonio depositado en los otros.

Eso sí, piensa que muchos brokers son intermediarios de otros. Por poner un ejemplo: Activotrade y GPM Brokers son intermediarios de Interactive Brokers. Si escoges estos tres brokers y el problema está en Interactive Brokers, te afectaría a los tres brokers.

Lo que quiero decir con esto, es que hay que pensar en la diversificación en brokers como un mecanismo de protección de los activos, pero sin entrar en buscar una protección extrema y sin obsesionarse, porque entonces otras cuestiones importantes, como la usabilidad de la plataforma o las comisiones pasan a un segundo plano.

Cada broker es adecuado para una operativa

No pienses que los brokers son mejores o peores sin más. Hay brokers especialmente adecuados para comprar acciones en un determinado mercado, para operar con opciones  o para comprar fondos de gestoras independientes. Puede ser porque simplemente sean más baratos o porque ofrezcan productos o funcionalidades que otros no tienen en su plataforma.

Los brokers de bancos, por ejemplo, pueden ser adecuados para comprar acciones en el mercado nacional pero prohibitivos para mercados internacionales. Hay brokers con comisiones bajísimas, cosa que los hace muy adecuados para construir la cartera, pero que no nos dan confianza para depositar allí los activos para siempre. En este caso, de vez en cuando traspasamos a un segundo broker más seguro, por lo menos en teoría. Y luego hay mercados que están disponibles en muy pocos brokers, como el suizo, y que, dada su calidad, merece contratar un broker para poder acceder a él.

Orden

Si tienes una cartera objetivo con pocas empresas, esta razón es poco relevante. Pero imagínate que tu cartera es de 45 empresas, de las cuales 20 serán estadounidenses, 15 europeas y 10 británicas. Igual tiene sentido, si piensas en diversificar en brokers por cuestiones de seguridad, que además lo hagas de manera ordenada y sepas que en cada broker tienes las empresas de uno de los mercados.

¿Es importante? Pues depende de cómo seas, pero a mucha gente le gusta mantener un cierto orden para no perder el tiempo. Si sabes que ayer pagaron el dividendo de una empresa, mejor ir directamente al broker donde tienes depositadas las acciones que ir probando.

Fallos puntuales en la plataforma

Poco probable, pero no los descartes. Más de una vez hemos visto malestar entre los clientes de un broker por no poder comprar acciones en una caída global del mercado porque justo en ese momento la plataforma no lo permitía. En situaciones así, tener un segundo broker puede servir de bypass. Da igual que hayas pensado en ese segundo broker para otro tipo de empresas o que ya tengas acciones de la empresa que quieras comprar en el primero y acabes teniendo tu posición partida entre los dos brokers. Lo importante es que no habrás dejado pasar la oportunidad.

Razones para tener un sólo broker

Pero también hay muchas posibles razones para tener un sólo broker, especialmente mientras la cartera tiene poco volumen. Seguir el principio KISS (Keep It Simple Stupid) es una buena regla para estar tranquilo. Tener muchas cosas complica la vida. Cuánto más tienes, más difícil es controlarlo, más cosas tendrás que hacer y más tiempo te consumirá hacerlas.

Simplicidad

No hay nada más sencillo que tener un sólo broker. Traspasas el efectivo para las compras y vas haciendo. No tienes que preocuparte de cuál es el más adecuado, ni de donde cobrarás los dividendos, ni de tener efectivo disponible en todos los brokers, ni de nada. Cada vez que quieres hacer seguimiento vas a él y miras que ha pasado.

Una sola contraseña, una sola plataforma, un solo extracto para la declaración de renta… De hecho, si el broker envía la información fiscal a la Agencia Tributaria, hacer la declaración de renta es un plis. Sólo hay que añadir la casilla para recuperar la doble imposición internacional y ya está.

Tener varios brokers complica los trámites fiscales, especialmente si haces traspasos entre brokers. En este caso, es fácil perderle el rastro al precio de compra de los activos. Con un sólo broker esto no pasa, porque el broker lleva el registro de todas las operaciones que se hacen en él.

Conocer mejor el broker

Puede parecer una tontería, pero si usas sólo un broker te haces más rápido con su plataforma y sabes exactamente lo que puedes y no puedes esperar de ella. Esto tiene más peso si escoges brokers con una plataforma muy versátil, cosa que se suele acabar traduciendo en una plataforma más complicada. Pero no sólo es la plataforma, sino otros aspectos como la atención al cliente.

Si usas mucho un broker, sabrás como funcionan sus entrañas. En Selfbank, por ejemplo, cuando te ejecutan una operación en dos tramos y reclamas te suelen dar un bono por el importe de la comisión de más para gastar en un mes o dos. Si no lo sabes o si te ha pasado en otro broker y no te compensaron posiblemente no reclamas. Este tipo de cosas se aprenden con el uso.

Requerimientos de cada broker

Imagínate que tienes varios brokers y uno te exige una compra semestral para no cobrarte la custodia, otro te pide actividad mensual para no cobrarte 1$ y un tercero te pide gastar 10 € en comisiones al semestre para mantener la cuenta activa… Parecer raro, ¿verdad? Pues son tres requerimientos de ING, Activotrade y Clicktrade.

Este tipo de requerimientos son habituales en los brokers y cuantos más tienes más pendiente tendrás que estar. Por ejemplo, Interactive Brokers cobra 10$ mensuales de comisión mínima (si operas, las comisiones se restan de esos 10$). Estos 10$ no se cobran si tu cartera supera los 100.000 $, pero si andas alrededor de esa cifra tendrás que intentar incrementar tu posición por si bajan las cotizaciones.

Obviamente, lo que ganas por estar al tanto es muy poco, pero las personas nos preocupamos por estas nimiedades porque somos así. ¿Qué se puede hacer para evitar estas preocupaciones? Pues reducir el número de brokers para no tener que estar al tanto de tantos requerimientos.

¿Cuántos brokers debemos tener?

Pregunta sin respuesta. O mejor dicho: cada uno tendrá su propia respuesta. Yo siempre apuesto por el sentido común. Cuando empecé fui incorporando brokers para diferentes activos hasta que llegó un punto en que era inmanejable, así que reduje y me quedé en tres, una para cada zona geográfica (Estados Unidos / Canadá, Europa / Reino Unido y España).

¿Tiene sentido contratar más por temas de seguridad? Pues posiblemente no. Las carteras grandes, de por ejemplo un millón o dos de euros no están depositadas en diez brokers para estar cubiertos por los fondos de garantía. Supongo que la idea es diversificar para reducir el riesgo, pero no intentar eliminarlo al máximo porque la gestión se convertiría en un infierno.

¿Cuál es tu postura en el tema de los brokers? ¿Cuántos tienes? ¿Tienes un número máximo o irás contratando más a medida que crezca la cartera?

¡Que tengas buena caza!

Y si quieres saber más…

Si quieres saber más cuestiones importantes relacionadas con los brokers lee esta página. Y si prefieres entrar en profundidad en algún aspecto concreto aquí tienes artículos específicos y revisiones de los brokers más habituales.

     Todos los artículos