Conclusiones de la serie de valoración de empresasHemos llegado al final de la serie de artículos sobre valoración de empresas. Con estos ejercicios he tratado de aportar valor a la comunidad, explicando algunas claves básicas de inversión que seguro vendrán bien a muchos. La serie está estructurada en cuatro grandes bloques, que intentan dar una visión global aunque muy simplificada del proceso de análisis.



¿Qué hemos aprendido?

He tratado de estructurarlo en cinco grandes bloques:

El ejercicio de Enagás trata de convencer de que tener un mínimo de conocimiento sobre valoración aporta enormemente en el proceso inversor. Y hacer un escenario de valoración sencillo para saber si es mejor invertir en Enagás, en REE o en National Grid, es fácil; no requiere de muchas horas de estudio.

También he querido mostrar con la sección la que se intenta valorar el impacto del recorte regulatorio la enorme complejidad que tiene para un analista adivinar el futuro. Sólo he hecho una aproximación a una empresa fácil, como es Enagás, y nos han salido múltiples incógnitas debido al tiro a larga distancia al que nos obliga el regulador. Es posible que en el futuro publiquemos otros ejemplos para trabajar la parte práctica de la serie.

¿Qué utilidad tiene?

En mi opinión, tener ciertas nociones de valoración es útil sea cual sea el tipo de inversión con el que te sientas cómodo.



Para la inversión indexada

Puedes decidir que no quieres complicaciones y que te basta con capturar la rentabilidad del mercado. Y es una decisión muy buena. Sin embargo hasta en este estilo debes tomar algunas decisiones: ¿te indexas al Dow Jones, al IBEX 35, a Japón, a emergentes sin Japón, al S&P 500, a un índice de Small Caps, al “mundo”…?.

Tener ciertas nociones de valoración te ayudará a elegir mejor el índice al que te indexas. Para ello bastará que eches un ojo a las acciones con mayor ponderación al índice que quieras elegir y veas si te parecen una buena inversión o si a lo mejor la zona elegida la ves sobrecalentada.

Para la inversión en fondos activos

También puedes decidir que no quieres emplear demasiado tiempo en el proceso inversor y que vas a confiar en gestores que te parezcan adecuados. Aquí la decisión más importante es saber en quien se puede confiar y saber si ese alguien puede perder tu confianza en una caída de resultados o si por el contrario la caída es una oportunidad de acumulación.

Tener ciertas nociones de valoración te ayudará a analizar las principales acciones del fondo, entender cuál es el proceso por el que se espera ganar dinero, entender qué riesgo tienen dichas acciones y con todo ello decidir si el gestor sigue mereciendo tu confianza o no.

Para la Inversión B&H

Otra opción sería dedicarte a comprar empresas para no venderlas nunca y hacer así una pseudo-indexación particular. También es una decisión muy buena y también tienes que tomar decisiones: elegir qué valores comprar.



Tener ciertas nociones de valoración te ayudará a elegir mejor las acciones a comprar y los momentos en los que acumular (que son dos decisiones diferentes).

Para la inversión DGI

También podrías decidir dedicarte a buscar empresas que tengan una buena combinación de “dividendo + crecimiento de dividendo” con la idea de vender en caso de que se recorte el dividendo. Es una decisión muy buena ya que la decisión de aumentar el dividendo suele estar unida a la confianza de la dirección en el futuro.

Tener ciertas nociones de valoración te ayudará también a elegir mejor las acciones a comprar y los momentos en los que acumular. Además te puede dar una muy buena idea de cuándo el dividendo se puede poner en peligro.

Para la Inversión Value

Puedes decidir dedicar tiempo a esto de la inversión y seguir la evolución de noticias, informes trimestrales, etc. haciendo modelos de futuro para tratar de ganar al mercado.

En este estilo no sólo tienes que tener ciertas nociones de valoración; tienes que tener mucho conocimiento, mucho tiempo y cierta suerte.

¿Cómo continúo?

El material podría desarrollarse enormemente aportando otros ejemplos, mirando otros ratios como el EV/FCF, analizando cuentas de resultados en busca de síntomas de ventajas competitivas, entrando en desarrollar más la contabilidad, viendo la importancia de los márgenes, conociendo diferentes modelos de empresas, leyendo los informes anuales de algunas empresas que podamos modelizar, etc… como le decía a Luis daría para escribir 400 páginas.



Sin embargo, a pesar de ser un ejercicio modesto (aunque largo) y básico en cuanto a profundidad, estaré satisfecho si he aportado algo o cómo mínimo entretenimiento.

Os deseo muy buenas inversiones.

Si queréis dar vuestra opinión, explicarnos vuestra experiencia o hacer alguna consulta… usad este hilo del foro que hemos creado para que todo el debate quede agrupado. También podéis volver al inicio de la sección de valoración de empresas.

Sed buenos…. si podéis. Álvaro Musach.

     Todos los artículos