Nociones de valoración de empresas, por Álvaro Musach

Hace poco tiempo el amigo Luis me pedía que desarrollase un poco más un post que dejé en el hilo de Vash en el que hablé entre varias cosas del beneficio que puede tener para cualquier estilo de inversión tener unas nociones básicas de valoración, añadiendo después algunos ejemplos sencillos.



Comprar acciones sin valorar la empresa

Hay muchos estilos de inversión. Cada temperamento, nivel de conocimiento, tiempo disponible que se quiera dejar y gusto, hace que unos se adapten mejor que otros a cada cual. Se puede:

  • Buscar empresas mediocres tiradas de precio.
  • Buscar empresas compounders relativamente pequeñas y desconocidas.
  • Indexarse.
  • Buy & Hold estricto.
  • Dividend Growth.
  • Deep Value.
  • Empresas de crecimiento.
  • etc…

Sin ningún ánimo de ofender a nadie, creo que hay muchas personas que compran acciones sin saber nada de valoración, más allá de saber cómo se calcula un PER, saber que rentabilidad por dividendo da una acción, o en el plano cualitativo realizar un pensamiento superficial sobre lo poco que conocen de la empresa.

Estas mismas personas buscan opiniones “de gente que sabe” en este u otros foros y blogs; pero en realidad no saben si esos que saben realmente saben o conocen en profundidad las acciones sobre las que se habla. Van un poco perdidos y buscan puntos de referencia por no tener un mínimo de conocimiento sobre valoración.

¿Por qué aprender a valorar empresas?

Considero que con relativo poco esfuerzo hoy en día uno puede aprender bastante sobre valoración de empresas y adquirir así un criterio propio que le ayude a saber por ejemplo si:



  • Una compra es razonable o no.
  • Una acción está excesivamente cara y es una mala compra (o una buena venta).
  • Las principales acciones que lleva un fondo le gustan o no (sabiendo discriminar así si puede confiar en dicho gestor o no).

Luego puse otro mensaje con dos nociones de valoración básica: los ratios EV/EBITDA y Deuda Neta/EBITDA, que llamaron la atención de Luis.

Como curiosidad os diré que la primera vez que oí hablar del EV fue en una conferencia de Bestinver que oí en directo, en plena crisis financiera, con BMW por los suelos y en el que Paramés decía que ellos ajustaban el PER considerando la deuda y la caja… y que comprar BMW era como comprar una casa con una pila de billetes en la cocina… que esos billetes tenían que considerarlos en la valoración.

Pero hablaba de forma algo críptica y llegó a decir algo así como que no iban a contar los secretos de su método. Por cierto, que una de las grandes aportaciones de Paramés, no suficientemente reconocido, es traer dicho conocimiento a España cuando aquí lo único que se sabía de bolsa era invertir en “Matildes”.

Concluyo con este preámbulo: tras poner esos mensajes, Luis se dirigió a mi pidiéndome que me extendiese un poco más y escribiese algo sobre valoración básica. Y eso es lo que voy a hacer. Hablaré algo de cómo realizar una valoración básica para saber si una acción tiene pinta más de comprar o de vender.

Destaco el hecho de que lo que está escrito a continuación no es más que dar una visión actual a la empresa mirando por el retrovisor del coche. Es una mirada a lo que ya ha pasado y NO a las expectativas futuras de la empresa… que en última instancia es lo que va a marcar el éxito o no de las inversiones.



Sin más preámbulo vamos al lío.

¿De qué hablaremos?

Estructuraremos la explicación en cinco grandes áreas:

Si queréis dar vuestra opinión, explicarnos vuestra experiencia o hacer alguna consulta… usad este hilo del foro que hemos creado para que todo el debate quede agrupado.

Si esto no es lo que buscabais, también podéis volver al índice general de contenidos.

Sed buenos…. si podéis. Álvaro Musach.