Ingeniería fiscal aplicada a carteras de dividendos familiares¡Hola, cazadividendos! Llega el final de año y toca pensar en cómo reducir la factura fiscal. O por lo menos, nos toca a los poco aplicados como yo, que lo dejamos todo para el último momento. Hoy hablaré de una manera sencilla de reducir la tributación, de manera legal por supuesto, simplemente jugando con las titularidades de las acciones. Es posible que no sea aplicable para ti, pero mi objetivo, más allá de que la lleves a cabo o no, es sacarte un poco de la zona de confort y hacer que pienses sobre cómo funciona el sistema y cómo puedes utilizarlo a tu favor. Ya hemos dicho otras veces que entender el sistema es fundamental para desenvolverte en él de manera eficiente.




Así, volvemos otra vez a la idea de que el conocimiento es dinero. Mi padre lo describía diciendo que el mundo es de los listos, donde los listos son los que entienden cómo funciona el sistema. Algún día tendré que escribir un artículo sobre mi padre y sus frases…

Ingeniería fiscal y buy&hold

Si eres lector de la comunidad y practicante de la inversión en dividendos, supongo que habrás saltado como un resorte. Aparte de hacer aportaciones a planes de pensiones y desgravarte la hipoteca si eres la suscribiste antes de 2013 ¿Qué ingeniería fiscal puedes hacer si no vendes?

Y tengo que darte la razón. Si no has vendido, hay poco que hacer. Puedes hacer cosas como actualizar los precios de adquisición de tus activos, vendiéndolos y volviéndolos a comprar, si no tienes otros ingresos y no tienes que tributar por la plusvalía.

Pero eso no reducirá tus impuestos de este año, sino los impuestos de cuando vendas esos activos: al aumentar el precio de adquisición lo que estás haciendo es reducir la futura plusvalía.



Pero lo cierto es que hay muchas situaciones que te hayan llevado a vender acciones con plusvalías:

  • Porque necesites el dinero. Un ejemplo claro es si te compras una casa, inversión o gasto (según se mire) al que difícilmente podrás hacer frente sólo con el fondo de imprevistos.
  • Porque, a pesar de haber comprado para mantener siempre, la empresa tenga malas perspectivas y prefieras rotar a otra.
  • Porque vendas acciones o fondos que no compraste con intención de mantener siempre. Hay mucha gente que combina varias estrategias.
  • Porque sigas los consejos de algún servicio de asesoramiento, como OCU Inversiones o Morningstar.

y aun así, recuerda que puedes compensar el 25% de los dividendos cobrados con las minusvalías que aflores, así que lo que explicaremos también es aplicable a los inversores que cobran un importe significativo de dividendos.

Por ejemplo, si has cobrado 4.000 € de dividendos, podrás compensar con minusvalías hasta el 25% de esos 4.000 €, es decir, hasta 1000 €, con lo cual te puedes ahorrar 190 € (el 19% de esos 1000 €).

Eludir impuestos en carteras familiares

¿Qué es una cartera familiar?

Cuando hablo de una cartera familiar me refiero a N carteras con diferentes titularidades pero que se tratan como una única cartera. Pueden ser:

  • Un matrimonio en régimen de separación de bienes que mantiene dos carteras, una a nombre de cada cónyuge. Hay comunidades, como Cataluña, donde el regimen por defecto es separación de bienes. En el resto se puede indicar de manera explícita. Si el matrimonio es en régimen de gananciales, aunque la titularidad sea diferente, el patrimonio generado después del matrimonio es de ambos, con lo cuál las dos carteras serán de los dos cónyuges y no podrás llevar a cabo lo que propondré.
  • Padres e hijos. Obviamente, aquí tiene que haber muy buena relación y tener todos muy claras las reglas del juego. Este escenario es más manejable si hablamos de un sólo hijo, ya que no habrá malas interpretaciones por parte de los otros.

Movimientos legales

Es la segunda vez que lo digo, y volveré a insistir todas la veces que haga falta. Los movimientos que hagamos serán legales, sin ningún tipo de transmisión de patrimonio entre personas. Esto es muy importante: cualquier transmisión de patrimonio podría ser interpretado por la Agencia Tributaria (y además con toda la razón) como una donación, y aparte de pagar los impuestos correspondientes, es posible que te sancionasen con una multa.



Por eso hablamos de elusión y no evasión. Es decir, hablamos de jugar las cartas que tenemos para pagar los mínimos impuestos posibles. Por supuesto, que sea legal no implica que sea éticamente aceptable, y ahí entran los valores de cada uno.

Ética fiscal

Porque la realidad es precisamente la que estamos describiendo: vendes con plusvalías y te toca pagar impuestos. Pero haces una serie de movimientos legales, aprovechándote de tu situación, y evitas pagar esos impuestos.

Ese “aprovechándote” puede ser fruto de la casualidad. Por ejemplo, si no lo habías pensado y te encuentras con el escenario que te explico, podrías hacer algún movimiento y reducir el IRPF de este año. Pero también puede ser planificado. Puedes entender cómo funciona el sistema y preparar tu cartera, por ejemplo diversificando en acciones de diferentes naturalezas, para permitirte hacer los movimientos que describiré.

Este segunda situación, fruto de planificar fiscalmente tu cartera, es uno de los puntos en los que me gustaría insistir: si entiendes cómo funciona puedes organizar el patrimonio familiar para permitir estos movimientos.

La estrategia

Situación inicial: tienes plusvalías

Has hecho ventas con plusvalías, que tributan como rentas del ahorro, y tienes que pagar impuestos en función del nivel de ingresos mobiliarios. Estos impuestos son:

  • El 19% para los primeros 6.000 €.
  • El 21% para los ingresos desde 6000 € hasta 50.000 €.
  • El 23% para los ingresos por encima de los 50.000 €.

Esto significa que si reduces tus plusvalías en 1.000 €, reducirás tu tributación en 230 € si estás en el tramo superior, 210 € si estás en el tramo intermedio y 190 € si estás en el tramo inferior.



Condicionantes

Para poder evitar esta tributación, tendrás que poder aflorar minusvalías. Pero claro, es posible que no quieras vender las acciones en las que pierdes, sino comprar más. Después de todo, esa es la base del buy&hold, ¿no?

Por eso es importante aflorar minusvalías sin vender las acciones. O dicho de otra manera, venderlas en una cuenta de valores y comprarla en la otra. Parece complicado, pero no lo es tanto y además tiene mucho sentido. Presta atención a los condicionantes, para que sea completamente legal.

Tienes varias carteras que consideras una

Es decir, no te importa vender acciones de una cartera y comprarlas en otra. Ves la cartera familiar como la suma de las carteras de sus integrantes. No te importa vender tus Altria si las compra tu cónyuge o vender tus Kraft si las compra tu padre. Y por supuesto, tu cónyuge y tu padre piensan lo mismo.

Por lo menos uno de los titulares tiene efectivo para comprar

Es decir, no vale vender las acciones en una cuenta de valores, traspasar el dinero al otro titular y que este compre las mismas acciones. Eso es una transmisión de patrimonio y, en el fondo, una donación. Las donaciones tienen una tributación asociada. Si lo haces sin pasar por caja, es muy probable que la Agencia Tributaria te pida explicaciones.

Pero este problema se soluciona si el titular de una de las cuentas de valores tiene efectivo. Ese será el encargado de hacer la primera compra.

Si ninguno de los titulares tiene efectivo, tendremos que vender primero uno de los paquetes que queremos cambiar de titular para generar ese efectivo y habrá un momento en que nos quedaremos sin las acciones. Se puede hacer, no hay problema, pero veo mucho más “tranquilo” comprar primero.



Quieres esas acciones para siempre

Es decir, sólo tiene sentido hacerlo con acciones que quieras mantener para siempre. En el fondo lo que vamos a hacer es aflorar minusvalías para compensar plusvalías. Pero volveremos a comprar las acciones que hemos vendido a un precio mucho menor (venderemos y compraremos a precios parecidos), con lo que si las vendemos en el futuro estaremos pagando una plusvalía mucho mayor.

Se entenderá mucho mejor a continuación.

El procedimiento

Con lo que he explicado hasta ahora creo que ya se ve la idea, pero con un ejemplo quedará clarísimo.

  • En la cartera A hay unas plusvalías generadas de 4.000 €. Por las condiciones tributarias del titular A tendrá que pagar el 19%, es decir, 760 €.
  • En la cartera B hay unas plusvalías generadas de 2.000 €. Por la condiciones tributarias del titular B tendrá que pagar el 21%, es decir 420 €
  • En la cartera A hay 6.000 € (valoración actual) en acciones de IBM con una minusvalía latente de 2.000 € y un efectivo de 8.000 €, es decir 14.000 € de patrimonio.
  • En la cartera B hay 7.000 € (valoración actual) en acciones de Kraft con una minusvalía latente de 2.000 € y no tengo efectivo, es decir, 7.000 € de patrimonio.

Recuerda que nos interesa tener las acciones, así que empezaremos comprando. De ahí que uno de los condicionantes sea que uno de los actores tenga dinero para comprar. El procedimiento sería el siguiente:

  • A compra 7.000 € de Kraft y se queda con 6.000 € de IBM, 7.000 € de Kraft y 1.000 € de efectivo.
  • B vende 7.000 € de Kraft, se queda con 7.000 € de efectivo y sin acciones, y ha aflorado los 2.000 € de minusvalías de Kraft.
  • B compra 6.000 € de IBM y se queda con 6.000 € de IBM y 1.000 € de efectivo.
  • A vende 6.000 € de IBM y se queda con 7.000 € de Kraft y 7000 € de efectivo, y ha aflorado los 2.000 € de minusvalías de IBM.

Si miramos la cartera familiar como un todo, obviando las comisiones y tasas:

  • Seguimos teniendo 6.000 € de IBM, 7.000 € de Kraft y 8.000 € de efectivo.
  • A sigue teniendo 14.000 € (7.000 € en Kraft y 7.000 € en efectivo). No ha habido transmisión de patrimonio de ningún tipo.
  • B sigue teniendo 7.000 € (6.000 € de IBM y 1.000 € de efectivo). No ha habido transmisión de patrimonio de ningún tipo.

A nivel tributario:

  • A ha aflorado una minusvalía de 2.000 € y se ahorrará el 19% de esos 2.000 €, es decir, 380 €.
  • B ha aflorado una minusvalía de 2.000 € y se ahorrará el 21% de esos 2.000 €, es decir, 420 €.

Consideraciones finales

Esta estrategia tiene sentido si las plusvalías y minusvalías tienen un cierto importe. No vale la pena meterse en este envolao para ahorrarse 100 €, sobre todo porque las variaciones de precio en la compra y venta, más las comisiones y/o tasas de compra y venta pueden llevarse toda la ganancia fiscal.



Reforzando el punto anterior, en los cálculos no hemos tenido en cuenta las comisiones, así que asegúrate de que la operación tiene sentido. Piensa en:

  • La comisión de compra / venta.
  • La comisión de cambio de divisas.
  • Las tasas en las compras y ventas , como el canon de bolsa española, el Impuesto de la Reina británico o las tasas a las ventas en algunos mercados.

Finalmente, no es recomendable hacer market timing. No intentes vender caro y comprar barato, aunque sea unos céntimos para “pagar los gastos del movimiento”, porque el precio se puede ir en el sentido que no esperas y acabar saliéndote el tiro por la culata. Compra y vende sin más. Si te ahorras 380 € en vez de 400 € no pasa nada y ganarás en tranquilidad.

¿Qué te parece? ¿Haces movimientos de este estilo para reducir la factura fiscal? ¿Te habías planteado hacer algo parecido? ¿Lo ves ético?

¡Que tengas buena caza!

Y si quieres saber más…

Si quieres saber más sobre cómo reducir los impuestos lee esta página. Y si prefieres entrar en profundidad en algún aspecto concreto aquí tienes los artículos dedicados a ellos.

     Todos los artículos