Xaps10 nos trae hoy sus reflexiones sobre cómo afrontar las compras de sectores infravalorados sin desatender a la diversificación¡Hola, cazadividendos! Creo que todos estamos de acuerdo en que la inversión en dividendos es relativamente sencilla. No se trata de ser infalibles escogiendo empresas, sino de cometer pocos errores graves. ¿Cómo podemos evitar errores graves? Pues, en mi opinión, ciñéndonos a empresas de un cierto tamaño, con un negocio que goce de una salud razonable, sin problemas financieros graves y con un buen historial de dividendos. Si nos limitamos a este tipo de empresas, diversificamos adecuadamente y dejamos actuar el interés compuesto, el tiempo hará el resto del trabajo. Hoy nos centraremos en la diversificación, gracias a la colaboración de Xaps10, uno de los miembros de nuestra comunidad. Por cierto, ¿habéis visto qué preciosidad de perrito tiene? Os dejo con Xaps10 y sus reflexiones sobre la diversificación y los sectores infravalorados…



El porqué de la diversificación

Este artículo se me ocurrió hace unos pocos meses, cuando el sector de la energía y las materias primas estaba por los suelos en bolsa. Ahora puede haber perdido un poco de validez, porque venimos de un gran castigo transversal pero, en general, siempre encontraremos sectores o mercados mucho más castigados que otros. El artículo está escrito alrededor del 12 de febrero y se apoya en hechos que ocurrieron esa semana.

Todos los que buscamos obtener una renta que nos permita jubilarnos pronto, reducir nuestra jornada de trabajo o simplemente complementar nuestra futura pensión compartimos un objetivo final: disponer de una cartera que nos genere unos ingresos poco sensibles a los malos momentos de un sector, mercado o divisa. Para mí esa es la razón principal de la diversificación.

Diversificación en sectores

Una adecuada diversificación es una de las bases para conseguir una renta complementaria y estable mediante la inversión en dividendosEn general siempre encontraremos sectores que lo están pasando mal, sectores de moda y sectores que dejan de estarlo. Los sectores que están de moda normalmente cotizan con unas expectativas muy elevadas y ya nos podemos olvidar de ellos. Enamorarse de estos sectores implica pagar un futuro crecimiento que el mercado ya está descontando y no suele ser buena idea. Por lo tanto, la clave está en los sectores que dejan de estar de moda y, más aún, en los que lo están pasando mal. Esto puede ser por dos razones: que el negocio esté sufriendo un revés que afecte a todo el sector o simplemente que Mr. Market se haya vuelto loco. Es relativamente frecuente que el mercado penalice en exceso algunos sectores como si sus empresas fueran a desaparecer en cuatro días, y eso se traduce en ajustes profundos en las cotizaciones.

Un ejemplo de esto son los ajustes de los últimos días de la gran banca española (BBVA, Banco Santander y CaixaBank), que cae porque cae la banca europea. ¿Y por qué cae la banca europea? Pues por varios motivos: el Deutsche Bank lleva años por los suelos, hay  miedo a los CoCos (las nuevas preferentes, les llaman) y la banca italiana está peor que la española antes del rescate.



¿Alguno de estos factores afecta a nuestros bancos? Podríamos decir que BBVA tiene su lío en Turquía, Banco Santander en Brasil y Caixabank con los muertos que se encontró en algunas de las fusiones. Pero también es un hecho que ganan cada vez más dinero, que tienen más capital que antes y que las previsiones apuntan a que continuarán ganando mucho más dinero los próximos dos o tres años. Os invito a que hagáis el ejercicio de coger los activos que gestionan, fijar un ROA de 0.8%-1% y comprobéis los beneficios potenciales a corto plazo.

Y lo mejor de todo: hay algunos, como por ejemplo CaixaBank, que ya mencionan que puede sobrar capital después de esos dos o tres años y lo pueden destinar a dividendos extraordinarios o recompras de acciones. Sí, habéis leído bien… ¡los mismos que emitían acciones como locos ahora se plantean hacer recompras!

La banca española está pasando un periodo de ajuste de cotizaciónCon este escenario, no me parece descabellado pensar que este es un momento para en la gran banca española. Así que, si este ejemplo nos parece adecuado y hoy empezase mi cartera, es posible que solo comprase banca durante una buena temporada, lo que durasen los “buenos” precios. El resultado sería una cartera completamente descompensada durante un período de tiempo pero, dentro de unos meses, mi ahorro se podría centrar en el siguiente sector castigado. Podría poner como ejemplo a las empresas mineras, escogiendo sólo a las mejores (BHP y RIO) y evitando las que puede que no superen la crisis de las materias primas, o las energéticas / petroleras, centrándonos por ejemplo en champions como Exxon o Chevron. Por supuesto, a largo plazo mi cartera se irá completando con otros sectores castigados y la diversificación irá ganando peso.

Diversificación y sectores cíclicos

Fabricantes de coches, empresas mineras, energéticas, etc… Muchos analistas desaconsejan los sectores cíclicos para la inversión en dividendos, pero hay otros que defienden su aptitud siempre sea en un porcentaje reducido y comprados en la parte baja del ciclo. ¿Cuál debe ser nuestra estrategia? Pues en mi opinión la táctica debe ser parecida pero, en este caso, y aquí ya va a gustos, se pueden dar dos posibles opciones: buscar el dividendo o buscar revalorización.

Comprar cíclicas en mínimos buscando RPD

Comprar en mínimos o cerca de mínimos es imprescindible en las empresas cíclicasEs la opción que encaja con nuestra estrategia. Comprar en mínimos o cerca de ellos obtendremos una rentabilidad por dividendo mínima aceptable. Es importante que en la parte baja del ciclo nos dé un dividendo aceptable y que sus cash flows no sean negativos, no queremos Ercros, Arcelor Mittal, etc… Es bueno esperar a que ya hayan recortado el dividendo, porque no van a poder mantenerlo en toda la parte baja del ciclo al mismo nivel que lo tenían en la parte alta. De esto he aprendido bastante estos meses en el mercado, lamentablemente para mí. Yo soy uno de los damnificados de BHP Billiton y Repsol. Está claro que entré demasiado pronto. No me esperaba el barril a 30 US$ pero bueno… A largo plazo creo que he invertido bien.


En la parte alta del ciclo, nos vamos a llevar un dividendo excelente pues lo van a poder subir. Ya que nos metemos en estos sectores, es muy importante analizar bien las empresas para evitar tener que sufrir una ampliación de capital. Hay que escoger sólo a las solventes, con deuda muy controlada o nula en la parte alta del ciclo.

“¡Pero si antes has dicho Repsol! ¿No te contradices un poco? Está ampliando capital cada vez que da el dividendo… “.  Tienes razón, ya he comentado que todo el mundo comete errores y siempre se aprende… Y si el barril estuviese en 70 US$ ahora estaríamos tirando cohetes.

Comprar cíclicas en mínimos buscando revalorización

No encaja demasiado en nuestra estrategia, pero este tipo de situaciones puede ser una buena oportunidad: comprar en mínimos, disfrutar el dividendo y vender cerca del máximo. Me diréis: esto ya es ser un profesional y tener una intuición fabulosa, ser un genio del análisis técnico y no sé cuantas cosas más, entre ellas, conocer muy bien el sector en el que estamos. Sí, posiblemente es verdad pero, si consigues hacer este tipo de inversiones, probablemente podrás jubilarte bastante antes.

En mi caso, que tengo un timing espantoso en las compras, no creo que lo consiga con este método, pero el que pueda hacerlo es una buena opción. Eso si, si eres tan bueno para hacer esto, te pones corto en la acción y te forras en la bajada… Después de esto suena el despertador y te vas a trabajar 🙂

Si has conseguido ejecutar esta opción con éxito, puedes aprovechar para invertir en los valores que no suelen bajar nunca y que todos conocemos. La revalorización que habrás conseguido te permitirá comprar “caro” y conformarte con una rentabilidad por dividendo menor en una empresa muy segura.

Un sector cíclico de moda en la comunidad

Las empresas del sector del automóvil cotizan a ratios atractivosÚltimamente se leen muchos artículos en nuestra comunidad sobre el sector del automóvil, un sector muy cíclico pero con empresas de muy buena calidad pensando en el largo plazo. Sin ir más lejos, en nuestro último artículo sobre empresas europeas hablamos sobre BMW y Daimler. Además, estos días está realmente interesante porque hay muchas empresas que cotizan en mínimos de una buena temporada aparte de las ya comentadas: Ford, General Motors, Fiat Chrysler, Nissan, etc…  Parece que algo que afecta a todo el sector. Entonces ¿es un buen momento para incluirlas en nuestra cartera o para incrementar nuestra posición? Si echamos un ojo al escenario global, vemos los siguientes factores:



  • Un mercado americano y NAFTA (North America Free Trade Agreement, en otras palabras Estados Unidos, Canadá y México) en máximos en la parte alta del ciclo, donde la mayoría de los fabricantes sacan la mayor parte de los beneficios.
  • Un mercado europeo volviendo a la rentabilidad y que puede mejorar aún mucho, saliendo de la parte baja del ciclo.
  • Sudamérica está fatal con Brasil y Argentina por los suelos (parte muy baja del ciclo)
  • China nadie sabe realmente como está…
  • Las empresas están cotizando a muy buenos precios y con dividendos muy aceptables. El negocio va tan bien que algunas empresas optan por dividendos extraordinarios como Ford y otras aprovechando las bajas valoraciones por recomprar de acciones como Nissan. Ésta última va a gastarse 3.5 billions de USD en la recompra.

¿Qué piensas sobre esto? ¿Es un buen momento para posicionarse en este sector?

Como última reflexión, a veces tengo la impresión que siempre estoy revolviendo el cubo de la basura del mercado, comprando lo que nadie quiere. Eso sí, en el cubo de la basura hay grandes empresas como las que hemos comentado y muchos “chicharros” a los que hay que evitar.

Conclusiones

Promediar a la baja... ¿hasta qué nivel?¿Sobreponderar sectores castigados vs diversificación? Parece una buena opción, sobre todo cuando la cartera empieza a tener un cierto volumen y no se desequilibra demasiado. Tiene el problema, eso sí, de que puedes perseguir la cotización y promediar eternamente a la baja, ahondando en empresas que puedan estar pasando problemas reales y no sea cuestión únicamente del ciclo o de pertenecer a ese sector que lo pasa mal en estos momentos. En estos casos puedes acabar con una posición excesiva de un valor que no recupere o tarde muchísimo en recuperar el valor al que empezaste a comprar. Por eso es importante marcarse reglas para evitar estos casos. Una posibilidad sería por ejemplo, ir exigiendo caídas cada vez mayores para comprar: primero una caída del 10%, luego una del 15%, luego una del 20%, etc…

¿Qué opinas de esta manera de operar? ¿Compras más acciones una vez tienes completada la posición si los precios lo justifican pensando en equilibrarla más tarde o prefieres construir la cartera equilibrada desde el principio? ¿Promedias a la baja o simplemente divides el importe total de una posición en N compras que hacéis cada X meses sin mirar la cotización?

¡Que tengas buena caza!

Y si quieres saber más…

Si quieres saber más sobre la importancia de la diversificación en la inversión en dividendos lee esta página. Y si prefieres entrar en profundidad en algún aspecto concreto de la diversificación aquí tienes los artículos en los que hablamos sobre ella.



     Todos los artículos