Tener un trabajo es fantástico, ya que es el camino hacia la independencia financiera¡Hola, cazadividendos! Hay muchas razones para buscar la independencia financiera (seguridad, libertad, realización personal, etc…) pero uno de los motivos estrella es no tener que trabajar nunca más. Si es tu caso, tienes que tener cuidado porque entras en un círculo vicioso: necesitas el trabajo para ganar dinero y construir las fuentes de ingresos pasivos que te permitirán dejar el trabajo. Por eso, a la hora de valorar tu trabajo tienes que tomar un poco de perspectiva e intentar no dejarte llevar por las emociones. Tu trabajo también tiene cosas buenas y hay que ponerlas en valor. 



No volveremos a insistir en los aspectos negativos de tu trabajo. Esos los tienes completamente identificados. Tanto es así que corres el peligro de magnificarlos y que acaben convirtiéndose en una obsesión. Mucha gente ve su trabajo como un castigo divino y el resultado de que todos los planetas se hayan alineado en su contra. Si diesen un paso atrás podrían ver gente a su lado que tiene un trabajo muchísimo peor y que mataría por tener el suyo. ¿El trabajo es una maldición realmente? ¿O puede ser una bendición?

Ventajas del trabajo

El trabajo tiene muchas ventajas que pasan inadvertidas porque las vemos como algo muy natural. Realmente no lo son y la prueba es que en otros países no las tienen o que hace algunas décadas nuestros abuelos tuvieron que luchar por ellas. Vamos allá.

Beneficios del sistema

Empecemos con los ventajas que te otorga el sistema por el hecho de trabajar y/o contribuir con cotizaciones. No son pocas y, aunque tendamos a no darles importancia e incluso a poner en duda que acaben llegando, lo cierto es que son fundamentales para la mayoría de gente.

Asistencia sanitaria

Si trabajas tanto por cuenta propia como ajena tienes que cotizar al sistema público de previsión (Seguridad Social en España) y eso te da derecho a recibir atención sanitaria. A pesar de las numerosas quejas por las listas de espera, lo cierto es que es un servicio de mucha calidad e, incluso los que optan por un seguro privado, normalmente se utiliza para las enfermedades e intervenciones más graves. En España la asistencia sanitaria es un derecho universal, pero el hecho de trabajar da acceso a un servicio más personalizado.



Prestaciones sociales

Hablamos de las prestaciones derivadas de las cotizaciones al trabajar y que incluyen las de:

  • Desempleo, para el caso de que te quedes sin trabajo de manera no voluntaria.
  • Baja laboral, para el caso de que alguna enfermedad no te permita desarrollar tu trabajo.
  • Viudedad, para el caso de que tu cónyuge fallezca.
  • Jubilación, para el caso de que llegues a la edad de jubilación y hayas cotizado los suficientes años para dejar de trabajar.

Vacaciones

Los trabajadores por cuenta ajena tienen derecho a un mínimo de 22 días laborables anuales de vacaciones y 2 días de libre disposición. Los días de libre disposición, también llamados días para asuntos propios, están pensados para hacer las gestiones, trámites o actividades que no puedes hacer en horario laboral y tampoco puedes retrasar. En algunos sectores los convenios mejoran este periodo añadiendo más días de vacaciones y/o días de libre disposición.

Beneficios sociales

Los beneficios sociales son incentivos de la empresa hacia el trabajador que pueden ser de muchos tipos.

Los más habituales son las aportaciones a planes de pensiones privados a favor del trabajador, los descuentos en mutuas de salud o seguros dentales o los cheques de ayuda a comida o guardería. En ciertas posiciones es habitual tener coche de empresa, stock options u otros bonos por objetivos que siempre se cumplen, por lo menos parcialmente.

Mucha gente dice que estos beneficios no son tales, ya que la empresa aprovecha que El Estado bonifica estas ayudas. Así, les sale más a cuenta dar 2.000 € en este tipo de beneficios que dar 2.000 € en sueldo y además el trabajador tiene la sensación de que son un regalo en vez de sueldo. En el fondo, si una empresa te quiere pagar en total 20.000 €, no te dará 2.000 € adicionales en beneficios sociales sino que tu sueldo será 18.000 € para que el total sea lo que te quiere pagar.


Sea como fuera, lo cierto es que si no trabajas y quieres tener estos beneficios, tienes que pagártelos tú mismo, así que si dejas tu trabajo tendrás la sensación de que además de perder tu sueldo has perdido estas ventajas.

Mutua de salud

Cuando pides una excedencia, como la que me tomé en 2018 para cuidar a mi hijo, te desvinculas de la empresa pero tienes un compromiso de la empresa de que readmitirá con las mismas condiciones, compromiso  que garantiza también la reglamentación laboral.

Al desvincularte dejas de pertenecer a la empresa y pierdes los beneficios sociales. En mi caso, uno de ellos fue la mutua de salud y tuve que contratar una de parecidas características. Lo cierto es que la opción más barata que encontré y que mantenía las condiciones era un 30% más cara.

Aportaciones a planes de pensiones

Otra de los beneficios estrella y con muchas modalidades. Algunas empresas simplemente hacen aportaciones mensuales de un importe fijo a un plan privado en el que eres el único beneficiario. Otras igual tu aportación hasta un límite, es decir, si tú aportas 100 € a un plan de pensiones privado ellas hacen una aportación del mismo importe.

Es un buen incentivo para fidelizar a los empleados porque al mismo tiempo que trabajas vas construyéndote una pensión de jubilación paralela por tu cuenta.

Ayudas

En este apartado entrarían las ayudas para comida, para la guardería o para formación (por ejemplo, inglés o un máster). Detrás suele haber un beneficio fiscal para la empresa, pero eso no quita para que es un dinero que nos llega cada mes para determinados fines y que echaremos de menos en caso de que dejemos de cobrarlo.



Una vez más, el salario total debería calcularse como la suma del sueldo y este tipo de ayudas, pero mentalmente tendemos a separarlas al estar las segundas claramente orientadas a un fin. Por esta razón son un buen mecanismo para retener a los empleados.

Convenios con ciertos servicios

Aquí cabe casi cualquier servicio para el que la empresa consiga una oferta especial para el colectivo de sus empleados. Cuanto mayor volumen mejores condiciones. La mutua de salud podría incluirse en este apartado, pero también condiciones especiales en cuentas o productos bancarios, un seguro de hogar más barato o descuentos al contratar un viaje con una determinada agencia de viajes.

Una variante de esto son los descuentos o promociones con los propios productos o servicios que comercializa la empresa. Por ejemplo, descuentos en cremas si trabajas en una empresa de cosméticos, préstamos a interés muy bajo si trabajas en un banco u ofertas en dispositivos electrónicos si trabajas en una empresa de productos de consumo electrónico.

Puede parecer trivial pero hay gente que utiliza mucho estas ventajas y los valora muchos.

Ingresos escalables

Aunque parezca mentira, los ingresos del trabajo son los que más fácilmente podemos modular. Sé que no lo que voy a decir no es popular, pero la mayoría de gente puede aumentar su sueldo. También es cierto que la mayoría de gente no lo hace porque tiene excusas para cada posibilidad.

  • Mejora sus capacidades formándose. No tengo tiempo de formarme, trabajo mucho y al llegar a casa tengo las tareas del hogar.
  • Está dispuesto a asumir más responsabilidades. ¿Más responsabilidades? ¿Para qué? ¿Para pringar más y cobrar lo mismo?
  • Acepta el riesgo de cambiar de empresa. ¿Y empezar de cero? Si me voy a encontrar lo mismo que tengo aquí. Todas prometen el oro y el moro pero al final es más de lo mismo.
  • Si vive en un lugar con pocas oportunidades, se plantea cambiar de lugar de residencia. ¿Cómo voy a mudarme? Toda mi familia y amigos están aquí…

Sé que cualquiera de estas acciones requiere esfuerzo, mucho esfuerzo…. Pero nadie dijo que fuese fácil. Quejarse de que no te suben el sueldo y de que no llegas a final de mes pero no estar dispuesto a esforzarse para conseguirlo no parece razonable, ¿no?



Realización personal

Se supone que trabajas en un área que te gusta. Puede ser que estés harto de tu trabajo porque se ha convertido en algo diferente a lo que te imaginabas, pero el área te sigue gustando, así que podrás encontrar el nicho en el que te puedas realizar. Si te encantaba la informática igual no te sientes bien con el proyecto en el que estás ahora, pero te apetecerá trabajar en alguna tecnología nueva, por ejemplo. Si tú circulo de competencia es el sector químico o farmacéutico y estás harto de trabajar en registros de medicamentos igual puedes pasarte a los cosméticos.

Esto implicará que tendrás que formarte y demostrarle a tus jefes que puedes hacerlo, pero piensa que, si lo haces, lo más probable es que te den la oportunidad.

Y si el problema es tu empresa, cambia a otra.

Sé que estos cambios suponen salir de tu zona de confort, pero recuerda: nadie dijo que fuera fácil.

Es bueno relativizar

Es que mi trabajo es muy malo y quiero dejarlo. No hay quien lo aguante. Es un sin vivir. Echo más horas que un reloj….

Para.

Da un paso atrás y mira a tu alrededor. ¿Cuánta gente mataría por tener tu trabajo? ¿Tan malo es si ellos lo quieren?



Postura positiva ante el trabajo

El rechazo ante el trabajo no es una buena opción, porque nos hace desgraciados y nos aparta de nuestro objetivo de ser independientes financieramente¿Mi posición ante el trabajo? Para mi es el sitio donde paso nueve o diez horas cada día de manera obligatoria y, por lo tanto, necesito sentirme bien allí. Por eso, me esfuerzo en construir relaciones personales que me llenen y en hacer que la gente de mi equipo está bien. Ponerse en los zapatos del otro (empatía le llaman) es un buena práctica para intentar que no te molesten (o por lo menos que no me afecten demasiado) las cosas del trabajo que intrínsecamente molestan.

El jefe no es malo por el hecho de ser jefe. O dicho de otro modo, las personas no se vuelven malas al convertirse en jefes. Pensar eso es demasiado simplista. Asumir eso en mi caso es fácil porque tengo un jefe y, al mismo tiempo, personas a mi cargo, con lo cual es fácil convencerme de que por el hecho de ser jefe no tienes que ser necesariamente malo. Claro que hay jefes que actúan con mala intención, pero no pasa siempre y, sin embargo, cuando la gente habla de sus  jefes, siempre son malos.

El sueldo podría mejorar, pero eso no es razón para no hacer las cosas bien. Si mi sueldo no me satisface lo que tengo que hacer es pedir un aumento de sueldo y, si no me lo conceden, cosa demasiado habitual, pregunto cuáles son las razones e intento superarlas con formación y/o asumir las responsabilidades necesarias. Y si aún así no me conceden la mejora en el salario, hay que buscarse otra empresa. Quedarse si no estás a gusto no es una opción sostenible.

Respecto al horario, simplemente hay que intentar cumplirlo a rajatabla. El trabajo es un intercambio de habilidades y tiempo por dinero, intercambio regulado mediante un contrato que detalla las normas. ¿Por qué vas a trabajar más horas de las que dice el contrato? Eso sí, el argumento contrario tampoco me vale, y lo escucho demasiado: como no me suben el sueldo me escaqueo todo lo que puedo.

Y por supuesto intento activamente trabajar en cosas que me interesan. Si no tengo la formación, hago cursos o busco información. Y si no piensan en mi me ofrezco. Reconozco que salir de la zona de confort no es fácil pero, una vez superado el trauma, suele valer la pena.

Conozco mucha gente amargada por su trabajo, trabajo que otros desean fervientemente tener. Para mi es una faceta más de la vida que, si puedo evitar, evitaré, porque hay otras que me llenan mucho más: la familia, pasear, viajar, etc… pero mientras tenga que trabajar, intentaré que sea lo más agradable posible. Eso sí, intentaré que sea también el mínimo tiempo posible…

¡Que tengas buena caza!



Y si quieres saber más…

Si quieres una explicación general sobre los aspectos básicos que tienes que tener en cuenta para alcanzar la independencia financiera lee esta página. Y si prefieres entrar en profundidad, aquí tienes monográficos para los más importantes.

 

     Todos los artículos