La lotería como detonante de la independencia financiera¡Hola cazadividendos! Tienes un plan claro para conseguir la independencia financiera y ese plan requiere perserverancia y esfuerzo. Sabes lo que tendrás que hacer los próximos años y lo asumes. Pero imagínate que, de manera inesperada, recibes un capital importante. Ya sabes: una herencia o un premio de la lotería. También podría ser que decidas vender algún activo importante, como tu vivienda, una residencia de vacaciones o tu negocio. Si utilizas bien ese dinero, podrías estar ante el empujón definitivo para llegar a tu objetivo o, por lo menos, quedarte muy cerca, pero no es lo que suele pasar. Por ejemplo, tu entorno intentará que lo dediques a otros fines que teóricamente te harán más feliz ahora y tendrás que valorar qué opción prefieres. Hoy hablamos sobre este tema: ¿qué hacer cuando recibes una cantidad grande de dinero? 



Igual tu caso es ese: ya conocías la libertad financiera y estabas esforzándote para conseguirla. Pero también puede ser que ese dinero recibido sea el desencadenante para buscar una manera eficiente de utilizarlo. Seguro que te habrá llegado más de una vez alguna estadística que dice que la gente a la que le toca la lotería a los dos años está peor que antes de que le tocase.

¿Cómo utilizaré el dinero de la lotería para ser independiente financieramente?Esto suele ser así porque, si no tienes un mínimo de educación financiera, harás lo que todo el mundo: “tapar unos agujeros y luego disfrutar con mi familia“. Normalmente esto acaba mal porque estiras más el brazo que la manga: un coche, un apartamento para el verano y esas vacaciones que siempre quisiste. Y ya que estoy, el coche un poquito mejor o el apartamento de tres habitaciones en vez de dos. Y tras esto tu situación económica puede ser incluso peor que antes. Una lástima, porque con un mínimo de cultura financiera podría ser la solución  a todos tus problemas. El problema no es el gasto en sí, sino que, en algunos casos, asumes una serie de obligaciones económicas para el futuro que te harán vivir peor.

Recibir mucho dinero de golpe

Empecemos por los casos en que recibimos dinero por causas ajenas a nosotros.

Lotería

El primero es cuando nos toca un premio de la lotería. Sé que es realmente improbable, pero a alguien le debe tocar, ¿no?



Yo particularmente tengo una posición bastante irracional en este tema y juego bastante, aunque sólo en Navidad. Lo que suelo hacer es comprar números de los sitios que frecuento (mi empresa, restaurante donde como cada día y el pueblo de mis padres) pero comprando dos o tres números de cada sitio. La idea es, si me toca, el pellizco sea suficientemente importante para que algo cambie. Lo que no hago es comprar participaciones pequeñas en cualquier sitio, porque el premio sería muy pequeño y no cambiaría nada.

El resto del año no juego nada, porque tengo claro que es poco probable que toque. ¿Y por qué lo hago en Navidad entonces? Pues supongo que porque todo el mundo lo hace y no me gustaría ser el único de los sitios donde me muevo habitualmente al que le tocase.

Herencia

Las herencias acaban llegando, sea más tarde o más pronto. Los hijos, por el hecho de serlo, tienen derecho a la legítima, y en algún momento recibirán parte del patrimonio de sus padres. Dependiendo de la masa hereditaria y del número de herederos y/o legitimarios, el importe puede ser considerable.

El principal “problema” de las herencias puede ser que se hereda el bien en su forma original. Si tú piensas en construirte una cartera de acciones para generar rentas mensuales por dividendos y heredas un inmueble, tendrás que venderlo, pagar los correspondientes impuestos y luego invertir en acciones lo que quede.

Importante la fiscalidad. Al heredar tienes que pagar el impuesto de sucesiones. Si la herencia está constituida por inmuebles necesitarás efectivo para hacer frente a la tributación. Posteriormente, una vez el inmueble sea tuyo, podrás venderlo para comprar las acciones.


Eliminar pasivos importantes

La otra situación que puede acelerar el camino a nuestra independencia financiera es vender algo que valga mucho dinero y que nos permita construir la cartera mucho más deprisa.

Venta de una vivienda

Es una situación relativamente habitual. Mucha gente cuenta con vender su vivienda para dar el último paso hacia la libertad financiera. De hecho, hablábamos sobre esto en este artículo. Suelen intentar combinarlo con irse a vivir a un lugar más barato y más agradable para vivir.

Si lo piensas, es una muy buena jugada: vives en una gran ciudad con un piso de propiedad, lo vendes, inviertes el importe obtenido y te vas a vivir a un sitio donde los alquileres son más baratos y la vida es más agradable. Suena bien, ¿verdad?

Por supuesto, no todo el mundo tiene vivienda de propiedad, pero en España es relativamente habitual porque comprar un piso o casa ha sido la manera tradicional de ahorrar de la mayoría. Y aunque tú no la tengas, es posible que heredes la de tus padres o una parte de la misma.

Ah, y aparte de que obtienes una cantidad de dinero que puede dar un salto importante en la consecución del objetivo de la independencia financiera, también reduces los gastos, porque un inmueble tiene una serie de gastos fijos (IBI,seguro, comunidad, derramas, etc….) que te restan capacidad de inversión.

Venta de tu negocio

Una variante de la anterior. Si trabajas por cuenta propia, vender tu negocio es una alternativa muy interesante. Imagínate que:



  • Eres taxista. Tu licencia puede valer 200.000 € depende de la zona.
  • Tienes un bar con una clientela asentada. Traspasar el negocio puede darte un buen extra de liquidez.
  • Tienes un taller. La venta de toda la  maquinaria y útiles de trabajo vale bastante dinero, por no hablar de la clientela.

Estos son sólo algunos ejemplos. Obviamente todo el que trabaja por cuenta ajena no puede hacer esto. Tampoco los que trabajan por cuenta propia pero sin un patrimonio que se pueda vender.

¿Qué hacer con el dinero?

Supongo que ya habrás intuido por donde voy.

Imaginemos que te entran 100.000 € de golpe.

100.000 € invertidos en un mix de buenas empresas que repartan dividendos pueden darte un 4% fácilmente. Es decir, 4.000 €. Con eso:

  • Puedes ir pagando la hipoteca poco a poco. Y mantienes los 100.000 € en tu poder. Aquí habría que ver si la hipoteca desgrava o no, que eso puede cambiar el planteamiento.
  • Puedes esperar a cobrar los 4.000 € y con ellos te vas de vacaciones. Y mantienes los 100.000 € en tu poder.
  • Puedes comprarte un coche y pagar una cuota de 300 € al mes. Y mantienes los 100.000 € en tu poder.

La mayoría de gente ni se lo planteará, simplemente dedicará una parte a cubrir sus deudas y el resto lo gastará en algún capricho. Los más aventajados guardarán una parte para el futuro, por lo que pueda pasar.

¿Que haría si me toca la lotería?Si ya estás en el camino de la independencia financiera y crees en lo que estás haciendo tendrás clarísimo lo que hacer con ellos. Seguro que tienes algún conflicto con tu entorno porque te empujarán a que disfrutes del dinero. Y tienen razón: es sano y es bueno disfrutar de lo que tienes. Pero también estoy seguro de que una parte del premio irá a reforzar tu objetivo.



La mitad de ese premio es un empujón grande hacia tu libertad financiera. No está mal pasar a cobrar 2.000 € más de dividendos por una situación así. Y cuando te digan que deberías gastarte el dinero, que la vida son cuatro días y que hay que disfrutar el momento, recuerda que lo haces por el bienestar de tu familia y que has adelantado cuatro o cinco años el momento en que podréis disponer de todo vuestro tiempo como queráis.

¡Que tengas buena caza!

Y si quieres saber más…

Si quieres una explicación general sobre los aspectos básicos que tienes que tener en cuenta para alcanzar la independencia financiera lee esta página. Y si prefieres entrar en profundidad, aquí tienes monográficos para los más importantes.

     Todos los artículos