La comunidad discute sobre la conveniencia de utilizar ADRs para acceder a empresas del mercado británico¡Hola, cazadividendos!  Hace unos días, en los comentariosde la revisión de Unilever tuvimos un cierto debate acerca de la conveniencia de invertir directamente en el mercado origen de la empresa o en Estados Unidos (en dólares) a través del ADR. En el caso de Unilever, invertir en el mercado origen tiene además dos posibilidades: en Londres (en libras ) o en Amsterdam (en euros). En ese debate me quedé, como “deberes”, publicar una entrada intentando explicar cómo funciona. La idea es que añadáis vuestra experiencia, opiniones, conocimiento, etc… en los comentarios para que el resumen sea de utilidad a todos los que se plantean utilizar este instrumento de inversión.

¿Qué es un ADR?

El ADR no es más que un instrumento para comercializar acciones no estadounidenses como si fueran estadounidensesUn ADR es una acción no estadounidense que se negocia como una acción estadounidense. Siendo más rigurosos, es un título físico que representa un depósito de acciones de una empresa no estadounidense en un banco estadounidense. ADR son las siglas para American Depositary Receipt. El ADR es, por tanto, un mecanismo que permite a una empresa no estadounidense emitir acciones directamente en la bolsa norteamericana. Las acciones subyacentes al ADR se llaman ADS, siglas para American Depositary Share, y no tienen por qué ser equivalentes a una acción en origen. Es decir, no es más que una manera de comercializar acciones de empresas no estadounidenses en Estados Unidos.

Simplificando funciona de la siguiente manera: una entidad compra las acciones en origen, las empaqueta y las vende facilitando a los inversores estadounidenses el acceso a otros mercados sin tener que lidiar con la complejidad de tener que tratar con otras divisas, idiomas, impuestos, etc…

Teóricamente, un ADR puede corresponder a varias acciones en el mercado de origen al revés. Por ejemplo en Unilever la relación es 1:1,   en National Grid 1:5, en GlaxoSmithKline 1:2 y en BP 1:6.

Los ADRs proporcionan a los inversores los mismos derechos (dividendos en acciones o en efectivo, derechos de suscripción, etc) que los otorgados por las acciones subyacentes.

¿Cómo funciona un ADR?

Por lo que he leído, y simplificando mucho, el funcionamiento es el siguiente:

  • Una empresa quiere ofrecer sus acciones en la bolsa de Estados Unidos.
  • El depositario / colocador compra un paquete de acciones y emite los ADR correspondientes a esas acciones.
  • Los inversores adquieren estos ADR.
  • El depositario entrega a la empresa los recursos invertidos.

Además, hay mecanismos para convertir ADRs a acciones en el mercado origen (flowback) y también acciones en origen a ADRs (inflow). No sé como se articulan ni si están disponibles en la mayoría de brokers. En algún foro he leído que es una transacción cara.

Flowback de ADR

El flowback de ADR es la conversión de los títulos del ADR en las acciones que representanUn flowback no es más que la conversión de los títulos del ADR en las acciones de la empresa que representan. Hace unos días un lector, anilomjf, me preguntó a través del formulario de contacto si esta operación, que a él le ofrecían en Interactive Brokers para convertir el ADR de GlaxoSmithKline a las acciones británicas, tenía algún coste fiscal. Después de buscar referencias por internet y no llegar a ninguna conclusión clara, hice la consulta a la OCU (aún no me han contestado) mientras anilomjf lo preguntaba directamente a la Agencia Tributaria. La respuesta de la AEAT fue que no tiene repercusiones fiscales porque no hay variación en el patrimonio. Como consecuencia, este mecanismo, en función de las tasas que apliquen el depositario y/o el broker por la conversión, puede ser una buena manera de optimizar las operaciones con acciones británicas, ya que podríamos comprar el ADR, evitando el impuesto de la Reina y convertir posteriormente los títulos del ADR en acciones británicas, evitando de esta manera las comisiones del ADR. Si alguien ha realizado alguna operación de este estilo estaría bien conocer el importe de las comisiones para ver si vale la pena.¿Cuál es el inconveniente? Pues que, por lo menos en Interactive Brokers, el mínimo para hacer esta operación es de 1.000.000 de acciones. Si, ya sé que muchos de vosotros no tenéis un millón de acciones. Vaaaale, tengo que confesaros que yo tampoco. Creo que si las tuviera ahora mismo no estaría escribiendo estas líneas y dedicaría mi tiempo a contar las olas en alguna playa paradisiaca… Pero el saber no ocupa lugar y puede ser que otros brokers permitan esta operación para volúmenes más modestos de acciones y, en ese caso, sea una operación viable. También decir que convertir ese millón de acciones con Interactive Brokers sólo costaría 10$. Sorprendente, ¿no?

En resumen, que comprar ADR es una buena manera de evitar las comisiones de la compra (el Impuesto de la Reina, por ejemplo) y convertirlo luego a acciones una buena manera de evitar las comisiones de depósito y gestión del ADR, siempre que algún broker permita la operación para volumenes razonables y con costes razonables.

¿Por qué una empresa opera a través de un ADR?

Los motivos son bastante lógicos, pero no está de más enumerarlos.Enumeramos los motivos por los que una empresa decide utilizar un ADR para comercializar sus accionesPor un lado es una manera de entrar en el mercado estadounidense a un bajo coste. La empresa amplia el mercado potencial de acciones, lo cual beneficia a la estabilización del precio, a la diversificación del capital de la empresa en los mercados internacionales y a una mayor facilidad para conseguir financiación, en el caso de necesitarla. No menos importante es la promoción de la imagen de la empresa. Está claro que el ADR es una especie de escaparate para el público americano.

Y al inversor ¿qué le interesa?

Pues como todo en esta vida, depende…

Operar en el mercado origen y en Estados Unidos implica diferentes comisiones y gastos por operación y, en cada caso, habrá que escoger la mejor opción. En función del broker, del mercado origen o de las prioridades del inversor, las diferencias pueden ser importantes. Estos son los puntos básicos a tener en cuenta:

  • Si el ADR es de una empresa de un mercado “exótico” posiblemente se ahorrará mucho dinero al realizar la compra del ADR, porque los mercados más habituales tienen comisiones más razonables.
  • El ADR normalmente no cotiza exactamente al precio convertido de la divisa original a dólares. No sé si es porque lleva implícita una comisión de cambio de divisa o simplemente por el desfase horario entre ambos mercados.
  • Al comprar ADRs los depositarios aplican una comisión adicional de compra (Depositary Bank Service Fee / tasa de servicio del banco depositario), que suele ser entre 0.01$ y 0.05$ por acción.
  • Al cobrar los dividendos algunos depositarios aplican una comisión adicional, como el depositario de National Grid, que cobró 0.02$ en el final dividend y tiene previsto cobrar 0.01$ en el interim dividend. Estas comisiones parece que se limitan en el contrato entre la empresa y el depositario y, en el caso de National Grid está limitado a 0.05$, “en línea con las prácticas usuales del mercado para cubrir los gastos asociados a la gestión de los programas ADR”.
  • Al comprar  una acción de UK se paga el Impuesto de la Reina (0.5%), que no se paga al comprar el ADR para esa acción.
  • La fiscalidad de los ADRs es igual a la de la acción extranjera. Los dividendos de sus ADRs no escapan de la doble imposición que sufren las acciones extranjeras. Las retenciones son las mismas que en la bolsa de origen: en el caso de un ADR de una empresa suiza sería del 35%, de una empresa italiana del 27%… Y a ésta habrá que sumar la retención española, que será del 20%. Eso sí, la deducción por doble imposición internacional en la declaración de la renta compensa por las retenciones practicadas fuera de nuestras fronteras hasta un determinado máximo, que suele ser del 15%.
  • Mención especial para el ADR de empresas UK no retiene nada en origen, por un convenio entre ambos países.
  • Si la empresa no es muy grande es mejor comprar en el mercado origen para evitar problemas de liquidez.
  • En función de la cartera y del perfil de inversor, puede interesar comprar en dólares, en libras o en cualquier otra moneda para diversificar en divisa.

Llega vuestro turno. ¿Utilizáis ADRs? ¿Para qué mercados? ¿Qué comisiones o gastos os aplican?

Si os ha gustado el artículo, como siempre, os pido que lo compartáis en las redes sociales. Es muy sencillo, sólo tenéis que pulsar en uno de los iconos que tenéis bajo estas líneas y seguir las instrucciones, y con ello ayudáis a que la comunidad siga creciendo. ¡Qué tengáis buena caza!