Estudio sobre la fiscalidad de las rentas del trabajo y del ahorro¡Hola, cazadividendos!  Hace unas semanas publicamos el primer artículo de la serie sobre planes de pensiones. Uno de los puntos que más controversia generó fue la fiscalidad en el momento del rescate. Como repito constantemente, no soy un experto fiscal y mi única aspiración es entender cómo funciona el sistema para optimizar los impuestos que tendré que pagar por cada concepto y reducir al máximo mi tributación. Sé que podría contratar a un asesor fiscal, por supuesto, pero creo que conocer estos temas nos da, aparte del beneficio inmediato, un bagaje en conocimiento del sistema que nos prepara para otras. 

Entender cómo funciona la tributación para ver cómo reducirla

No deja de ser una convicción pero hacer la declaración de renta, involucrarte en una aceptación de herencia, encargar al notario una compraventa de un inmueble, etc… son experiencias que te curten y te hacen más competente de cara a tareas similares en el futuro.  Por lo tanto, como en todos los ejemplos que he nombrado, la mejor manera de perderle el miedo a la fiscalidad es enmerdarte hasta las rodillas. Eso sí, es un tema que me cuesta, así que me he entretenido con el programa Padre, para intentar entender como tributan las rentas del ahorro y las rentas del trabajo. Creo que será más productivo que empaparme de documentos legales escritos en una jerga difcíl de entender. La idea surgió por este comentario de Jeff corrigiendo una idea errónea sobre los límites exentos y la posterior recomendación de Roberto Carlos de utilizar el Padre para salir de dudas. Dicho y hecho. Creo que es un paso necesario antes de entrar en artículos más densos sobre cómo optimizar el rescate en los planes de pensiones o sobre cómo hacer inversiones “a corto” con ellos. Os explico en qué ha consistido el ejercicio:

  • La idea es simular los impuestos para una persona casada y con un hijo, que presente la declaración de renta en modalidad individual.
  • Para este escenario se han evaluado todas las posibles combinaciones de rentas del trabajo y del ahorro entre 0 y 100.000 €, en incrementos de 1000 €. Inicialmente se hizo hasta 20.000 €, pero lo ampliamos por las peticiones de los lectores.
  • Al introducir los datos siempre se ha detallado que no ha habido ningún tipo de retención, para que el resultado sean los impuestos totales a pagar.
  • La simulación se ha realizado con el Padre del ejercicio 2014. En 2015 ha habido cambios fiscales importantes, así que el resultado variará, pero la idea general seguirá siendo válida. De todas maneras, y para intentar que los resultados sean lo más parecidos posibles, he escogido “Tipo 2” como tipo de rendimiento en el caso de los dividendos, para que no se aplique la exención de los 1.500 €, que en 2015 ya no está en vigor.
  • Puede haber errores. Como he comentado en otras ocasiones, tengo muy poca capacidad para las tareas repetitivas y mi atención disminuye drásticamente a partir de la 5ª iteración.  Con estos antecedentes, la mera perspectiva de tener que hacer 441 veces lo mismo (21 niveles de rentas del trabajo x 21 niveles de rentas del ahorro) creo que me ha provocó una bajada de azúcar que me ha durado toda la semana y he tardado casi cuatro días en obtener los datos. Y pensar que mi primera intención era hacerlo hasta rentas de 40.000 € del trabajo y del ahorro…

Tablas con tributación en función de renta del trabajo y del ahorro

El resultado son dos tablas. En el eje horizontal se sitúan las rentas del trabajo y, en el eje vertical, las rentas del ahorro. Aunque en las imágenes la simulación llega hasta los 20.000 €, posteriormente la ampliamos hasta los 100.000 € y podéis verla simplemente clicando en ellass. La primera tabla muestra el importe de los impuestos para cada par rentas del trabajo / rentas del ahorro. La segunda tabla muestra el porcentaje de retención respecto a las rentas totales que han generado el impuesto, es decir, la suma de las rentas del ahorro y del trabajo. Para facilitar la interpretación de los resultados, se ha marcado cada celda con un color que indica en que tramo está: 0% en verde césped, hasta 2% en verde pistacho, de 2% a 4% en verde musgo, etc… [Modo irónico ON]Aquí le he pedido ayuda a la Sra. Cazadividendos. Mi gama cromática sólo contiene los colores  básicos (y creo que no todos) y diferenciar entre verde césped, pistacho y musgo es algo claramente fuera de mis capacidades[Modo irónico OFF]. Clicando en las tablas se abre la hoja de Google con las tablas, cada una en una pestaña. Los porcentajes de la segunda se calculan automáticamente y las celdas se colorean en función del tramo en el que se encuentran. La hoja no se puede modificar, pero sí permite hacer una copia para ampliarla o adaptarla a vuestras necesidades.

Impuestos sobre las rentas del trabajo y del ahorro en importe

Impuestos sobre las rentas del trabajo y del ahorro en importe

Impuestos sobre las rentas del trabajo y del ahorro en porcentaje

Impuestos sobre las rentas del trabajo y del ahorro en porcentaje

Si hablamos de interpretaciones, estas pueden ser tan variadas como ojos miren las tablas y tan elásticas como el raciocinio de cada uno. Ahí van las mías:

  • Rentas de hasta 10.000 € por contribuyente pueden estar exentas de tributación, dependiendo de cómo se distribuyan entre un tipo u otro.
  • Rentas de hasta 14.000 € por contribuyente tributan menos del 10%.
  • Con una adecuada planificación fiscal, una pareja que cobre dividendos puede “aspirar” a cobrar unos 20.000 € sin pagar impuestos, 10.000 por pareja repartidos convenientemente entre rentas del trabajo y del ahorro.
  • Se pueden cobrar más rentas del trabajo que del ahorro con tributación cero. El máximo sin tributación de las primeras son unos 12.000 € mientras que el máximo sin tributación de las segundas son unos 8000 €.
  • Es mejor (por lo menos para el rango de valores de este ejercicio) combinar rentas del trabajo y del ahorro que sólo utilizar rentas del ahorro. Por ejemplo, es peor obtener 20.000 € exclusivamente de rentas del ahorro que obtener 14.000 € de rentas del ahorro y 6.000 € de rentas del trabajo. La diferencia es más de tres puntos. Es peor obtener 12.000 € del ahorro que 8.000 € del ahorro y 4.000 € del trabajo. La diferencia en este caso es más de seis puntos. Y creo que se cumple para cualquier par que escojamos. Aquí me he tirado un poco a la piscina…
  • En la misma línea, para un mismo importe de rentas del ahorro, se pueden cobrar varios miles de euros de rentas del trabajo sin que el porcentaje de impuestos aumente. Se puede comprobar escogiendo cualquier fila y viendo que las primeras columnas tienen porcentajes similares. Para 9.000 € de rentas del ahorro el límite estaría en 3.000 € de rentas del trabajo, para 13.000 € estaría en 4.000 €,   para 17.000 € estaría en 5.000 €, para 19.000 € estaría en 6.000 €. Es decir, a medida que aumentan las rentas del ahorro, podemos cobrar más rentas del trabajo sin afectar al porcentaje de impuestos.

Aunque ya me esperaba un resultado de este estilo, tengo que reconocer que verlo con números e imaginar aplicaciones a mi caso ha sido muy ilusionante. ¿Qué os sugieren a vosotros estas tablas? ¿El hecho de que, para una renta determinada, sea mejor fiscalmente obtenerla por una combinación de trabajo y ahorro que sólo de ahorro plantea dudas en vuestra estrategia? En los dos ejemplos que hemos visto el ahorro fiscal era  un 3%  de 20.000 € (600 €) o el  6% de 12.000 € (720 €), cantidades del orden de magnitud de una mensualidad. Y recordemos que rentas del trabajo son salarios, pensiones, alquileres y rescates de planes de pensiones. Con estos números parece interesante incluir algún activo inmobiliario (activo porque generará dinero vía alquiler) o planes de pensiones en nuestra cartera… o no. ¿Qué pensáis vosotros?

En los siguientes artículos de la serie seguiremos profundizando en los planes de pensiones, en cómo encajan en una estrategia orientada a conseguir una renta y en su utilidad en los diferentes escenarios de rescate: jubilación, independencia financiera vía dividendos, etc…

Cartera

Y aunque no tenga mucho que ver con la temática del artículo, me despido comentando las cuatro novedades que afectan a mi cartera: el estado de la OPA de Abertis, los anuncios de incremento del dividendo de los últimos días, las nuevas incorporaciones a la cartera y la primera operación de Cazadividendos Jr. Es curioso como este blog empezó como un diario de operaciones y ahora es de lo que menos hablamos. Simplemente las comentamos de pasada aprovechando cualquier otro artículo. En el fondo, lo que dicen por ahí es casi verdad: si hablamos de objetivos y operaciones, esta estrategia no da para muchas entradas. Sin embargo, si buceamos en las profundidades  de la estrategia, la fiscalidad, productos alternativos, inversión extranjera, brokers, etc… acabamos aprendiendo sobre temas que podremos aplicar en el futuro para mejorar la rentabilidad de nuestras carteras.

Noticia 1: Abertis publica los resultados de su OPA. La oferta era sobre el 6.5% de su capital social y al final ha acudido el 48.10%. Como resultado, cada accionista que haya acudido tendrá asignadas 660 acciones y el resto se prorrateará. Por lo tanto, comprarán todas las acciones que adquirimos con vistas a la OPA, 250 cartera de mi cartera, 220 de la Sra. Cazadividendos y 220 de mi madre.  No quise arriesgar pero, a toro pasado, podría haber comprado hasta 660 acciones y la operación hubiera sido aún mejor. Cuando el broker ejecute las operaciones ya informaré sobre la rentabilidad final.

Noticia 2: Kinder Morgan ha anunciado un nuevo incremento del dividendo (un 16%, no está mal….), a pesar de que los resultados no parecen acompañar especialmente por los ajustes del petróleo. Supongo que esperan tiempos mejores y pueden tirar de caja para estos alardes. Eso sí, ha recortado su previsión de incremento del dividendo para 2016, que era del 10%, a un incremento en el rango del 6% al 10%. En cualquier caso, ¿dónde tengo que firmar para que todas las empresas de mi cartera incrementasen su dividendo un 6% anual? Otras empresas que forman parte de algunas carteras de dividendos de nuestra comunidad que han incrementado dividendo estos últimos días son Oneok y Visa.

Noticia 3: Esta semana entre en Wal-Mart aprovechando sus previsiones de recortes de beneficios en los próximos cuatrimestres. Aún así, su plan estratégico, en el que apuesta por invertir en su negocio on-line y su programa de recompra de acciones augura el retorno al buen camino en un par de años. El precio de compra fue 58.5$ y espero poder ampliar si visita la zona de los 53$. Ya son 31 las empresas en cartera. Estos días han visitado cotizaciones interesantes Caterpillar, Deere e IBM…

Noticia 4: Cazadividendos Jr ya es miembro de pleno derecho en nuestra comunidad, al ser flamante dueño de 7,99 participaciones del Amundi Fds Index Eq World AE-C, la primera piedra de su imperio. Por cierto, ¿sabíais que para abrir una cuenta es obligatorio tener NIF? Por lo tanto, o hacía el DNI al churumbel o le solicitaba un NIF provisional en Hacienda. Me decanté por este último, por dos razones. La primera que parecía más fácil de conseguir: ¿cómo se le hace una foto de DNI a un niño si no se le aguanta la cabeza? Y la segunda, que encuentro absurdo hacerle un DNI que, según me comentaron, tendrá  una  validez de cinco años, a un niño de un mes. Dentro de cuatro meses el niño se parecerá a la foto del DNI lo que un huevo a una castaña. Y digo yo… ¿no será más sencillo en el caso de menores de edad obviar la necesidad del NIF y ligar sus cuentas al NIF de los padres o tutores?

Si os ha gustado el artículo, como siempre, os pido que lo compartáis en las redes sociales. Es muy sencillo, sólo tenéis que pulsar en uno de los iconos que tenéis bajo estas líneas y seguir las instrucciones, y con ello ayudáis a que la comunidad siga creciendo.  ¡Qué tengáis buena caza!