El cambio de residencia es un mecanismo de deslocalización que nos acerca la independencia financiera¡Hola, cazadividendos! Tercera entrega de la serie sobre protección de patrimonio usando estrategias de offshore. Después de presentarnos una primera aproximación a las bondades del offshore y de revisar algunas de las posibilidades reales de llevarlo a la práctica, Raúl Offshore vuelve con un artículo menos técnico para explicarnos otra opción offshore mucho más fácil de aplicar y que, posiblemente, muchos de nosotros hemos valorado: el cambio de residencia. De hecho, no es un tema nuevo, porque ya lo hemos comentado en más de una ocasión a la vuelta de la vacaciones. Basta dejar la gran ciudad y pasar un par de semanas en algún rincón perdido de nuestra geografía con mejor clima, precios más baratos y menos estrés para fantasear con un cambio de residencia que podría reducir nuestros gastos y acercarnos unos añitos la independencia financiera. Hoy Raul Offshore nos explicará su particular visión sobre esta posibilidad.

Cambio de residencia para reducir gastos

Seguro que casi todos hemos oído hablar de la deslocalización: la empresa Textilsa ha deslocalizado su producción a un país asiático, la empresa Automotivsa ha deslocalizado la fabricación de componentes a una exrepublica sovietica…. Las empresas hacen esto para reducir costes de producción y así aumentar beneficios. Se hacen más eficientes porque producen lo mismo empleando menos recursos. La pregunta está clara: ¿Por qué no podemos hacer lo mismo que las empresas? ¿Por que´no “deslocalizamos” a una lugar más barato donde podremos reducir nuestros gastos sin renunciar a calidad de vida? Esta deslocalización o cambio de residencia puede ser dentro de nuestro país (onshore) o yéndonos al extranjero (offshore).

Todos sabemos que vivir en las grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla o Valencia es mucho más caro que vivir en un pueblecito de Castilla de trescientos habitantes, en una aldea de Lugo de cuarenta habitantes o en un pueblo de mil habitantes a diez minutos de la playa de El Mar Menor. ¿Y por qué estos sitios son más baratos? Pues no lo sé: supongo que es una conjunción de mil variables, pero lo que es innegable es que pagar menos por los productos, por los servicios y por los impuestos. No es lo mismo tomar un café, contratar a alguien para que limpie la casa o pagar el IBI en cualquiera de estos sitios que en Madrid, por poner un ejemplo. Si además  tienes un terrenito y te apetece cultivar tus propias hortalizas o criar gallinas, puedes empezar con el autoconsumo, lo cual se traduce en más ahorro. Todo esto, por supuesto, es aplicable sobretodo para los que viven grandes ciudades. Si ya vives en una localidad pequeña te será más difícil encontrar otro sitio más barato.

Cambio de residencia pero viviendo bien

Este punto es importante. La decisión no debe ser exclusivamente económica. Para elegir nuestro nuevo hogar habrá que tener en cuenta muchos factores. ¿Cómo es nuestra familia? ¿Tenemos o tendremos nños? En ese caso necesitaremos un lugar con buenas infraestructuras educativas. Si tenemos problemas de salud o personas mayores en nuestra unidad familiar escogeremos un sitio con un clima adecuado a nuestra situación y, en cualquier caso, el lugar escogido debería tener una buena cobertura sanitaria.

Antes de decidir a donde cambiamos nuestro lugar de residencia conviene analizar concienzudamente las circunstancias personalesPor eso, antes de coger los bártulos y cambiar de ciudad deberíamos analizar concienzudamente nuestras nuestras circunstancias personales y, no menos importante, nuestras aficiones. Si nos gusta viajar, debería ser un sitio bien comunicado por carretera, tren y/o avión. Además es muy deseable que lo sea especialmente con las ciudades donde viven nuestros seres queridos como padres, abuelos, hermanos…. por si en algún momento es necesario desplazarse o que se desplacen ellos. Si somos aficionados a la montaña podríamos escoger Lugo, pero si odiamos la lluvia, igual no es una buena opción. En términos generales, no hay reglas preestablecidas, pero es importante hacerse una lista con nuestras necesidades y gustos personales y con las actividades que más nos gusta realizar en nuestro tiempo libre y ver que en la localidad elegida están disponibles

El cambio de residencia: el último empujón

Un ejemplo de deslocalización sería el siguiente: Vives en una gran ciudad, tienes tu casa pagada y vale 250.000 €. En una gran ciudad esta cifra no es descabellada. El primer paso sería pensar en lugares más baratos en los que te gustaría vivir. Una vez escogidos, habría que informarse del precio de un piso similar al que tienes. Imaginemos que ese piso vale 100.000€. La idea sería vender el tuyo, y comprar el otro. Sin contar los posibles impuestos y gastos tendrías una vivienda como antes y ¡¡150.000€ más en el banco!!

Esos 150.000€ son lo que llamo “el último empujón” porque, si los inviertes para cobrar dividendos y suponiendo una RPD del 4%, serían 6.000 € brutos al año que puede ser la cantidad que te falta para alcanzar la tan ansiada independencia financiera. Este empujón puede adelantarla unos años porque tendrías más ingresos y menos gastos, sin tener que llevar una vida más austera.  Este es sólo un ejemplo porque hay tantos casos como personas. Otros preferirán vender su casa e invertir todo en acciones e irse de alquiler a su nueva localidad. Otros alquilarán su piso y usarán ese dinero para irse de alquiler pagando la tercera parte, etc… Si cualquiera de estos ejemplos te abre los ojos, el objetivo del artículo estaría más que cumplido.

Os pongo un ejemplo real. Un amigo mío es un enamorado de una localidad gaditana en la cual en los meses de julio y agosto se pagan salvajadas por un alquiler vacacional. Miró apartamentos para comprar uno y vio que le salía mejor que la compra el alquilar uno todo el año. Aunque en julio y agosto se paguen 2.500 €/mes, si lo alquilas los 12 meses te sale a unos 350 ó 400 euros al mes y se está planteando para un futuro alquilar su casa en Madrid (1.000-1.200€) y con ese dinero viviría sin tener que trabajar en Cádiz.

El autoconsumo puede ser un acelerar más la independencia financiera que avanzamos con el cambio de residenciaOtro ejemplo que lei en internet es el de un prejubilado bancario que estaba cansado de la gran ciudad en la que vivía y decidió irse a vivir a la casa familiar del pueblo de sus padres. Vendió su casa y se trasladó con el beneficio adicional de que no necesitó comprarse otra vivienda. Como la casa tenía una parcelita, empezó a cultivar sus hortalizas y árboles frutales, compró alguna gallina y conejos y aseguraba que prácticamente no necesitaba el dinero (el que tenía ahorrado y el que le pagaba la empresa como prejubilado) porque vivía de lo que cultivaba y de lo que criaba y cuando le hacia falta algo, muchas veces hacia trueque con los vecinos en plan de “dame un litro de leche por media docena de huevos”. Esto último no es mi idea de retiro, pero a alguno seguro que le vale.

Dos recursos sobre cambio de residencia

Si tu lugar de deslocalización es en extranjero, en el libro “Vive sin trabajar” de José Castelló se habla del factor G. Este factor G relaciona el coste de vida entre distintos países. Pone el ejemplo entre España y una ciudad de la India en el que el factor es algo superior a 3. Esto quiere decir que (en teoría) podrías vivir en la India por la tercera parte del dinero con el que vives en España haciendo y consumiendo lo mismo. Digamos que “triplicarías” tu poder adquisitivo. José Castelló nos cuenta como ha llegado él a la Independencia Financiera y nos descubre cómo negociar un aumento de sueldo, cómo transformar el tiempo en dinero o cómo hacer más dinero con el dinero. Y finalmente, una vez hemos llegado a nuestro objetivo, nos da ideas sobre cómo disfrutar de la vida sin trabajar, cómo mantener una buena salud y nos explica los beneficios de ayudar a los demás…. Os lo recomiendo, aunque no todo el mundo puede seguir su sistema.

Fue también en este libro donde descubrí la web Numbeo que recoge multitud de datos y estadísticas interesantes. Por ejemplo, tiene un apartado en el cual puedes poner la ciudad en la que resides  y compararla con otra española o extranjera para ver cual es más cara y en qué productos. Compara alquileres, un menú de comida rápida, una botella de agua, un minuto de llamada local ….

Os presento, a modo de ejemplo, una comparativa entre una ciudad grande y una ciudad media, en la que mantendríamos la mayoría de servicios: Madrid vs Santiago de Compostela. El resultado es que necesitaríamos aproximadamente 2.069 € en Santiago de Compostela para mantener el mismo nivel de vida que conseguiríamos con 2.900 € en Madrid, asumiendo que alquilásemos en ambas ciudades. Si desglosamos por partidas, Santiago es más barato que Madrid en estos porcentajes:

  • Consumo: 16.63%.
  • Consumo incluyendo alquiler: 28.65%.
  • Alquiler: 57.65%.
  • Restaurantes: 4.02%.
  • Alimentación: 18.97%.
  • Energía: 25,71%.

Podéis hacer otras comparaciones a través de este enlace.

Mi plan y el papel del cambio de residencia

Tanto mi mujer como yo odiamos el frío y la lluvia y nos encanta la playa. Investigando por internet hemos visto que Almería es la provincia en la que menos llueve de España y la que tiene una de las temperaturas medias más alta en invierno. También hemos visto que Málaga tiene un microclima bueno en invierno y que se vive bien allí. Si finalmente nos decidimos por Almería o por Málaga, solo habría que decidir la localidad final. Y claro, pensar si alquilar, comprar, vender… la vivienda actual y la de allí.

Un cambio de residencia a fuera de nuestras fronteras tiene el inconveniente del idioma. Si queremos cambiar de país tenemos que aprender el idioma habitual.Y si tuviera que decidirme por un lugar en el extranjero, aunque los países asiáticos me gustan para pasar algunas temporadas, creo que me decidiría por Malta. Hace un tiempo vi el programa de televisión Madrileños por el Mundo en Malta. Me pareció un lugar tranquilo, con costa y buen clima, muy cultural (por sus ruinas). Luego vi que al ser de la Unión Europea no habría que pedir permiso de residencia por el libre transito de personas por la Unión Europea y que además no había que preocuparse por la divisa y sus fluctuaciones, al utilizar el euro. Uno de sus idiomas oficiales es el inglés, que es el único idioma del que conozco algo y con el que me manejo algo en los viajes. Esto es muy importante, porque mudarse a un país del que no dominas el idioma debe ser bastante engorroso. Aún así, ya me he concienciado de que tengo que mejorar mi inglés y ya me he instalado algunas apps para ponerme manos a la obra.

Esta es la elección a priori porque claro, habrá que ir en persona a la localidad/pais elegido y pasar una temporada alli para ver si cumple nuestras expectativas antes de instalarnos alli definitivamente. Si no las cumple o no estamos cómodos, habrá que pensar en otro sitio. Por eso, estaría muy bien que sugiráis los sitios que tengáis localizados que pudieran cumplir nuestras exigencias.

Dos ideas alocadas de cambio de residencia

Para finalizar os comento dos aspectos que parecen una locura. El primero es que recientemente ha estallado un escándalo sobre las clínicas Vitaldent y he leído que el dueño se compró un pueblo entero en España y me he dicho: “sería la repera que un grupo de Cazadividendos nos compráramos un pueblo para nosotros”. Estaría bien vivir rodeado de personas que piensan como uno en los temas importantes de la vida en un ambiente tranquilo y charlando en el bar del pueblo de nuestras cosas.

Y el segundo, al hilo de comprar un pueblo, no sé si conocéis la posibilidad de poder comprarse una isla entera para ti solito y tu familia o grupo de amigos de confianza. Seguro que muchos hemos tenido la idea de retirarnos en una isla paradisiaca y estar tumbados en una hamaca en la playa con un daikiri en la mano. Para que salivéis y soñéis un poco os pongo otro página interesante: Private Islands Online.

Ahora os pido el favor de que en los comentarios contéis vuestro plan de deslocalización, ese lugar idílico en el que habéis pensado retiraros (si habéis pensado en ello) y sugiráis sitios para hacerlo (y el motivo) tanto aquí en España como en el extranjero para valorarlos porque igual son mejores que los tenemos en la cabeza ahora mismo y no habíamos pensado en ellos.  Gracias y espero ansioso ver que sugerís. Dejo el teclado otra vez a Cazadividendos

Conclusiones

Raul ha dado con una de mis fantasías ocultas. Deshacer posiciones en Barcelona y vivir con la mitad de gastos en uno de nuestros pueblos de origen. El planteamiento está claro y a priori parece que no tiene fisuras, pero en realidad tiene muchas. En mi caso (el caso de la familia Cazadividendos) nuestras fisuras son los lazos familiares. Tengo clarísimo que podríamos hacer lo que nos plantea Raul. Para empezar vendemos nuestro piso en Barcelona. Ahora podríamos obtener fácilmente los 250.000 € que indicaba: Y si no los conseguimos, sólo hay que esperar un poco a que la construcción repunte. En un país como el nuestro seguro que en cuatro días los precios de los pisos volverán a subir mucho. No aprendemos. Sólo es cuestión de paciencia…. Si a esos 250.000 € le restamos los impuestos no sé cuánto quedará, pero los 150.000 € que comentaba Raul seguro. 150.000 € = 5000 € netos en dividendos al año. No está mal: con esta jugada obtenemos 400 € en dividendos al mes.  El siguiente paso sería comprarle tiempo a nuestra empresa: puede ser pactando una salida, acordando alguna forma de teletrabajo o pidiendo una excedencia. Sumando los dividendos actuales (unos 700 €) con los que obtendríamos por la venta del piso (unos 400 €) tendríamos unos 1100 € al mes, y no tendríamos que dedicar parte de esos ingresos a pagar la vivienda, porque utilizaríamos la casa de mi abuela en Lugo o la de mis suegros en Murcia.

La familia puede ser un impedimento a la hora de cambiar de residencia para acercar la independencia financieraEstaréis pensando: ¿Y por qué no lo hacéis? Pues por lo que comentaba al principio: los lazos familiares nos condicionan y múcho. El círculo de la familia Cazadividendos es amplio: mi madre, mi abuela, mis suegros… No queremos desmontarles su universo obligándoles a cambiar su residencia a su edad. Lo que para nosotros es sencillo para ellos es un mundo, y eso nos frena. Y tampoco queremos dejarlos en Barcelona porque son demasiado importantes para nosotros. Luego está Cazadividendos Jr. La ciudades grandes tienen muchos inconvenientes, pero también tienen muchas ventajas. Por ejemplo: un niño puede completar su educación hasta la universidad sin tener que ir a estudiar fuera. La elección del colegio o de la guarderia entre muchas opciones o la posibilidad de que realice mil actividades extraescolares diferentes es algo que no tienes (o que tienes en menor medida) en un pueblo pequeño.

Llega el momento de la comunidad y de que compartáis vuestros planes e inquietudes al respecto. Repito las preguntas de Raul y añado las mías: ¿Cuál es vuestro plan de deslocalización? ¿Qué destinos os planteáis? ¿Pensáis solo en España o valoraríais mudaros al extranjero? ¿Os da miedo el salto? ¿Os condiciona vuestra familia? ¿Qué dice vuestro entorno cuando comentáis este tipo de cambios de vida?

Si os ha gustado el artículo, como siempre, os pido que lo compartáis en las redes sociales. Es muy sencillo, sólo tenéis que pulsar en uno de los iconos que tenéis bajo estas líneas y seguir las instrucciones, y con ello ayudáis a que la comunidad siga creciendo.  También podéis seguir los artículos más interesantes de los bloggers de la comunidad en esta página. ¡Qué tengáis buena caza!