El papel de la pareja del inversor en dividendos¡Hola, cazadividendos!  Me adueño del teclado de nuevo para hablar sobre el papel de la pareja del inversor en dividendos. No voy a negar que muchas veces es sencillo. Sólo hay que dejarse llevar por su ilusión y pensar en una vida dentro de unos años disfrutando de todo el tiempo del mundo para lo que más nos apetezca. Sin duda, la llegada de Cazadividendos Jr hace que este objetivo sea aun más ilusionante. Sólo falta un mes y medio para que tenga que volver al trabajo y me estreso sólo de pensar en un día entero sin verlo, así que vislumbrar una vida sin estas obligaciones es muy gratificante. Pero estar al lado de un friqui también tiene su lado malo….

Para entrar en materia, empezaré explicando una anécdota. La semana pasada, en plenas vacaciones, el … ejem… Sr. Cazadividendos  me dice: “ahora llamaré a Selfbank, porque ayer reclame lo de ponerte como representante en la cuenta de fondos de Cazadividendos Jr y me dijeron que tenías que hacerlo tú personalmente por razones de seguridad”. Antes de continuar, me gustaría aclarar que aún nos llamamos por nuestros nombres de verdad, lo de Cazadividendos, Sra. Cazadividendos y Cazadividendos Jr es sólo para el artículo. Supongo que todos lo tenéis claro pero, entre tanto friqui, creo que es mejor asegurarse.

Total, que me pasó el teléfono y un señor muy educado me preguntó cuál era mi usuario. Yo estaba a punto de darle mi dirección de correo electrónico cuando Cazadividendos me susurró: “es el DNI”. Siguiente pregunta: la cuarta y la quinta posición de mi clave. Ahí me quedé descompuesta. El tiempo que tardó Cazadividendos en recordar la contraseña (no sé cuántos miles de cuentas de brokers tiene), quedarse con la cuarta y quinta posición y chivármela dejó clarísimo que no había entrado en mi vida. El señor educado acabo con la típica pregunta de “¿alguna otra cuestión?” y yo le contesté “sí… ¡Feliz Año!”. Creo que colgó pensando que había atendido la llamada más surrealista del día.

Analizamos el papel de la pareja, sin entrar en si es hombre o mujerVaya por delante que todo esto no tiene que ver con la eterna discusión hombres / mujeres. No hablamos de la mujer que acompaña al inversor, sino del rol que ocupa la pareja del inversor, independientemente de su género. Cada vez hay más lectoras en el blog que se animan a comentar y eso es un indicador de que hay muchas inversoras en la sombra. Por lo tanto, seguro que en muchas parejas nuestros papeles se invierten. En este post simplemente quiero hablar sobre el papel de la pareja en algo tan importante como un proyecto conjunto hacia una vida mejor, sin entrar en consideraciones sobre el género.

El pasotismo de la pareja: “Sí, cariño…”

Ese es el primer rasgo de la pareja del inversor en dividendos: el pasotismo. Cuando algo te apasiona, como la inversión os apasiona a vosotr@s, necesitas compartirlo con los demás pero, cuando esa pasión tiene que ver con el dinero, un tema tabú en nuestra sociedad, sólo te queda tu entorno próximo para hablar sobre él. Y venga a hablar… y venga a hablar… Sí, cariño… Sí, cariño… Es que siempre hablas de lo mismo, eres muy pesado. Y al que tenéis al lado el tema le acaba aburriendo y el aburrimiento se acaba convirtiendo en pasotismo.

Hace un año no sabía ni lo que era un broker. Ahora tengo cuatro: CaixaBank, Selfbank, Clicktrade e ING. No sé ni cómo, pero de tener una cuenta y un plazo fijo he pasado a tener un fondo de emergencia (ahora los plazos fijos se llaman así) del 40% de mi patrimonio mobiliario (otra de las palabras que he incorporado a mi vocabulario últimamente). El otro 60% lo tengo mayoritariamente en acciones del Ibex, pero también tengo una pequeña participación en Procter&Gamble y en fondos indexados. Para él es normal, pero no se da cuenta de que ha cambiado mi pequeño y controlado universo por un desbarajuste que no hay manera de seguir. Pero si mi regalo por el nacimiento de Cazadividendos Jr fue dinero para comprar acciones… Que no me sé mi usuario y contraseña, dice… ¡¡Amosnomej$d#s!! Al día siguiente le pregunté “¿A qué broker llamamos ayer, a Clicktrade o a ING?” y él me contestó con gesto paciente y tono condescendiente “A Selfbank, cariño, a Selfbank…”. Lo de “cariño” sólo lo utiliza con ironía jejeje

El orgullo de la pareja: “Es mi dinero”

La pareja del inversor acaba interesándose finalmente de en qué se invierte su dineroEse es el segundo rasgo de la pareja del inversor en dividendos: el orgullo. Tengo un nivel, soy universitaria, aprobé la carrera mientras trabajaba para pagármela. Cuando acabé tenía un sueldo más que razonable en un sector que no era el mío, así que decidí estudiar un master y un postgrado para conseguir el tipo de trabajo que quería, y lo he conseguido. Demasiado esfuerzo para que venga un pelagatos y me diga cómo invertir MI dinero. Así que de vez en cuando tengo ataques de dignidad y exijo cosas tan básicas como saber mis claves, conocer el estado de mi inversión, saber cuanto he ganado o perdido en cada posición o qué importe he ingresado este año con los dividendos. En ese punto, Cazadividendos saca otra vez el gesto paciente y con su irritante tono condescendiente me dice: “si quieres la próxima vez que cobres un dividendo o TE compre acciones de una empresa o participaciones de un fondo, te aviso”. ¡Dios, qué perezaaaa! Y ahí acaba todo mi orgullo…

La curiosidad de la pareja: “Yo también quiero”

La pareja del inversor se acaba interesando por aprender para estar preparado en caso de tener que gestionar la carteraEl tercer rasgo de la pareja del inversor en dividendos: el querer saber. Llega un momento, que en mi caso fue cuando me di cuenta de que tenía invertido una parte importante de mis ahorros, en el que quiero aprender cómo funciona todo por si pasa algo. En el fondo, sin comerlo ni beberlo, tengo mi dinero invertido en algo que no controlo en absoluto. La vida da muchas vueltas y pueden pasar muchas cosas que nos obliguen a tomar las riendas de nuestra cartera. Puedo parecer pájaro de mal agüero pero alguien puede palmarla o encontrar a una rubia despampanante que le haga perder el norte.

El primer punto es tener claro donde está el dinero. Vaya perogrullada, ¿no? CaixaBank, BBVA, ING, Clicktrade, Activotrade, Renta4, Selfbank… ¡buufff! Si es que parece que nunca tiene bastante. Aun no ha contratado uno y ya está pensando en el siguiente. Yo le insisto en que debería tener una lista de todos los brokers con el saldo en cada uno de ellos y las contraseñas de acceso, actualizada cada dos o tres meses, por lo que pueda pasar. Hacemos mucho cachondeo con este tema, pero en el fondo sabemos que es un tema serio. Todo ya es muy complicado como para encima complicarlo más con cosas que se pueden solucionar siendo un poco metódicos.

El segundo punto es que debería encontrarme cómoda con las operaciones básicas en cada broker. Como mínimo debería ser capaz de entrar (conocer usuario y contraseña), comprobar el importe invertido en una empresa y la valoración actual, lanzar una orden de compra o consultar los dividendos cobrados en el último mes.

¿Cuál es la mejor manera para que la pareja del inversor aprenda lo básico?Hasta ahora todo lo que hemos hablado se refiere a temas técnicos. Este último punto se centraría en cómo tomar las decisiones. Es, sin duda, el más complicado, pero es necesario ir aprendiendo poco a poco los entresijos de esta estrategia, entender los conceptos básicos y ser capaz de encontrar la información necesaria para tomar decisiones con sentido común. No se trata de aprender a invertir muy bien, sino a no cometer grandes errores que puedan arruinar años de esfuerzo. Aprender cómo funciona es una buena idea pero… ¿Por donde empiezo?  Cazadividendos siempre me propone lo mismo:

  • Leer un par de libros sencillos sobre inversión. Siempre me comenta que los de Kiyosaki son un buen punto de partida, con conceptos fáciles de asimilar y que destilan sentido común por los cuatro costados.
  • Leer desde el principio su blog  e irle preguntando lo que no comprenda. Estoy suscrita a las notificaciones de nuevos artículos por correo, pero rara vez los leo.
  • Poner las órdenes de compra juntos y revisar la cartera una vez al mes.

Me da que no lo haré. Ya lo he intentado otras veces y nunca he conseguido ser constante, así que os pido vuestra ayuda: ¿Qué papel tiene vuestra pareja en la inversión familiar?  ¿Hacéis el seguimiento juntos? ¿Qué nivel de conocimientos tiene?  ¿Seguís algún método para que vaya aprendiendo los entresijos de la estrategia?

Conclusiones y actualidad

CazadividendosAquí Cazadividendos. Vuelvo a coger el teclado… La verdad es que una de mis obsesiones es involucrar a la Sra. Cazadividendos en las tareas de inversión. Ella está plenamente implicada en el proyecto, me apoya sin reparos y mira con ilusión nuestra vida dentro de unos años, pero en lo que se refiere a la inversión propiamente dicha se mantiene al margen. El problema fundamental creo que es el tiempo. Para empezar a participar activamente tendría que dedicar tiempo a aprender o, por lo menos, ponerse a mi lado para irse empapando de la estrategia. Cualquier idea para irla incorporando poco a poco será bien recibida. Otra cosa es que la podamos llevar a cabo 🙂

En otro orden de cosas, esta semana he ampliado un poco mi posición en Mapfre, aprovechando que ha estado cotizando en la zona de los 2.25 €, y también he estado siguiendo con atención la evolución de Repsol, Santander, BBVA, Teléfonica e incluso Abertis. Reconozco que he tenido que frenarme para no hacer alguna compra más. Todo el mundo dice que este semestre será movidito. A los problemas de los últimos meses (petróleo, materias primas, frenazo de la economía China, etc…) sumamos la inestabilidad política en los gobiernos español y catalán, así que es probable que tengamos oportunidades más adelante. Paciencia.

Si os ha gustado el artículo, como siempre, os pido que lo compartáis en las redes sociales. Es muy sencillo, sólo tenéis que pulsar en uno de los iconos que tenéis bajo estas líneas y seguir las instrucciones, y con ello ayudáis a que la comunidad siga creciendo.  También podéis seguir los artículos más interesantes de los bloggers de la comunidad en esta página. ¡Qué tengáis buena caza!