Aprovechar mecanismos offshore puede ser útil para proteger el patrimonio o mejorar aspectos fiscales¡Hola, cazadividendos! Hoy publicamos la segunda entrega de la serie sobre protección de patrimonio offshore. En el artículo de introducción, Raúl Offshore nos explicaba cómo se interesó por este mundillo, los fundamentos y unos cuantos ejemplos para abrir boca. Saltar al otro lado de la frontera, sea físicamente, jurídicamente o fiscalmente (pero siempre legalmente) puede ser adecuado en algunas situaciones. Hoy Raúl hará un recorrido por la lista de posibilidades que el offshoring nos ofrece. Evidentemente no todas serán aplicables, ya que algunas son sólo rentables a partir de un cierto volumen de patrimonio, pero vale la pena conocerlas por si en algún momento podemos utilizarlas. El artículo, como decía, es obra de Raul Offshore pero, además contaremos con la colaboración del redactor de Impuestos e Independencia Financiera, que ya ha colaborado con nosotros en varias ocasiones, como cuando hablamos sobre el usufructo de acciones aplicado a la independencia financiera.


 En esta ocasión le hemos pedido que haga una revisión rápida con espíritu crítico y que identifique los problemas que podríamos encontrarnos al utilizar cada uno de estos mecanismos. Sus apuntes irán delimitados por “<IIF>” y “</IIF>” y en un color diferente. Supongo que en este artículo el debate empieza incluso antes de que los lectores tomemos cartas en el asunto 🙂

El resultado ha sido un artículo mucho más extenso de lo habitual, pero creo que es importante dar una visión de conjunto y dividiéndolo en varias entregas se perdía. Espero que os resulte interesante. Empecemos…

Lo básico del offshore

Cuando se piensa en desarrollar actividades offshore, las opciones más inmediatas son constituir una empresa, depositar el dinero y tener un domicilio en el extranjero. No es obligatorio, por supuesto, pero sobre esta base se podrán utilizar más fácilmente el resto de mecanismos del offshoring y, también al revés, el resto de mecanismos tendrán sentido para apuntalar a estos.


Creación de una empresa offshore

La creación de una empresa domiciliada en otro país es el mecanismo offshore básicoEs la opción más conocida, aunque los tipos de sociedades disponibles dependerán del país en el que queramos constituirla. Para que sean útiles a efectos de tributación, las empresas offshore deben estar registradas en un territorio de baja o nula tributación sobre los beneficios obtenidos fuera de ese territorio. En el fondo, no es necesario que realicen ninguna actividad económica o comercial. Sus dueños utilizan el territorio únicamente como domicilio legal de la sociedad. En el caso que comentábamos en la introducción, nuestra cartera de acciones es propiedad de la sociedad y los beneficios no tributan porque se generan fuera del territorio donde está registrada y la legislación de ese territorio así lo establece.

Si nuestro patrimonio pasa a ser propiedad de una sociedad se podrá eludir el pago de los impuestos sobre las personas físicas, como el impuesto de sucesiones, el impuesto de transmisiones, el impuesto sobre el patrimonio, el impuesto sobre la renta de las personas físicas o, en ocasiones, incluso los impuestos sobre distintos vehículos, como yates o aviones.

<IIF>
IRPF: Primero hemos de pasar nuestro patrimonio personal a la sociedad, y eso tiene un peaje fiscal seguramente. Recuerdo que recientemente han regulado la transmisión de patrimonio fuera de nuestra frontera para gravar las posibles plusvalías latentes. Además, en el momento que pasemos un inmueble a una sociedad offshore por ejemplo, entiendo que tendremos que tributar en España por la posible ganancia patrimonial.

Impuesto Sucesiones: Las sociedades no mueren y no pueden tributar por este impuesto, eso está claro. Pero las sociedades están formadas por un conjunto de acciones o participaciones de las que seremos propietarios como personas físicas. En vez de acciones de CocaCola tendremos acciones de “Pepito Offshore, SL”, y su propietario será Pepito. Cuando muera Pepito en España imagino que sus herederos, para quedarse esas acciones, tendrán que tributar por las mismas.

Impuesto sobre Patrimonio: lo mismo que antes, Pepito imagino que debería declarar esas acciones en su declaración de Patrimonio.
</IIF>


Pero las ventajas fiscales de las sociedades offshore, no son ni mucho menos las únicas. Existen toda una serie beneficios adicionales según la jurisdicción donde se cree:

  • Constitución rápida, sencilla y barata. Este punto antes era muy importante, pero en España se ha mejorado bastante en est aspecto y en pocos días puede estar todo hecho yendo únicamente al notario. La diferencia fundamental es que aquí necesitas un minimo de unos 3.000 euros de capital para constituir la sociedad mientras que en otras jurisdicciones valdría con un euro.
  • Administración sencilla y económica, a diferencia de en España, donde hay que pasar por el peaje del IVA trimestral, ingresos y gastos trimestrales, retenciones a cuenta, impreso 347, etc….
<IIF>
Si no desarrollas actividad económica no hay que declarar IvA, 347, etc. Una sociedad patrimonial en España supongo que con hacer el Impuesto de Sociedades  y cuentas anuales sería suficiente. Es un tema que quiero estudiar en profundidad, las sociedades “patrimoniales” en España (no existen con ese nombre ya).  Por lo poco que he leído hay que tener bastantes rentas para que resulten rentables.
</IIF>
  • Estricta confidencialidad. En cambio, en España es obligatorio registrar las cuentas anualmente en el Registro Mercantil, con lo que se puede saber el propietario de la sociedad y sus beneficios muy fácilmente.
  • Ausencia de normas de capitalización. En otras jurisdicciones no hay un mínimo para constituir la sociedad, mientras que en España sí lo hay y no todo el mundo dispone de ese mínimo.
  • Posibilidad de redomiciliar la sociedad en otra jurisdicción. En España es sencillo si lo haces dentro de la Unión Europea, pero no en otros casos. Cambiar el domicilio de una sociedad puede ser ventajoso ante inestabilidad política en el país de la sede o para buscar mejoras fiscales que ofrecen otros países para atraer inversión y dinero.

Creación de una cuenta bancaria offshore

Se puede abrir una cuenta bancaria offshore a tu nombre, al de una sociedad domiciliada en España o a nombre de tu sociedad offshore. Se pueden abrir con una sola divisa o multidivisa lo que te ahorra comisiones de cambio entre monedas. Adicionalmente, también se puede alquilar en ese banco, siempre que exista la posibilidad, una caja de seguridad y guardar dentro lo que se quiera sin que nadie lo sepa. Y, por supuesto, se puede autorizar a terceros a que puedan acceder a la cuenta y a la caja de seguridad.

En la situación actual seria una buena manera de tener nuestro dinero repartido en varios países por si el nuevo Gobierno o la Unión Europea nos impone un corralito o limitan los movimientos de efectivo más aún. Con una cuenta offshore sería cuestión de hacer una transferencia internacional y notificar a Hacienda con el 720. Si se quiere  reintegrar dinero desde alli, se puede hacer pagando aquí con una tarjeta de crédito asociada a esa cuenta offshore o realizando una transferencia de la cuenta offshore a la cuenta española o a otra cuenta offshore. El único problema es que, aunque según la jurisdicción y el banco es posible abrir una cuenta online, la mayoría de las veces tiene que ser presencialmente.

Tener una oficina virtual con “maildrop”

Después de constituir una sociedad offshore es conveniente utilizar una oficina virtual con maildropUna oficina virtual es un servicio de oficina compartida, que permite a empresas extranjeras o a personas que trabajan desde casa, disponer de un domicilio societario permanente en un determinado país. La oficina virtual ofrece diferentes servicios a sus clientes, que se pueden normalmente contratar por paquetes o módulos, según cada necesidad. Un  maildrop es un servicio que pone a disposición de empresas o particulares un domicilio en el cual pueden recibir su correspondencia comercial o personal. Las cartas recibidas son clasificadas, introducidas en un sobre neutro sin logotipos y reenviadas a cualquier lugar del mundo que el cliente haya establecido. Es algo similar a un apartado de correos, pero con la diferencia de que se trata de una dirección física, es decir un domicilio en una calle de una ciudad.

¿Para qué sirve? Básicamente como complemento a la empresa offshore  y a la cuenta offshore, haciendo que toda la correspondencia que envían a la empresa o la correspondencia del banco donde has abierto la cuenta lleguen a la dirección física del maildrop. Alli lo meten en un sobre sin nada escrito y te lo reenvian a tu domicilio en España.  De esta manera mantienes la privacidad sobre tus operaciones con tu sociedad y cuenta offshore. Imaginaos que tus vecinos ven que te llegan cartas de un banco en las Islas Caimán o de un banco en Gibraltar. Sería difícil de explicar, ¿no?


Protección del patrimonio

El offshore, o más concretamente, aprovechar las oportunidades legales que nos ofrecen otros países, en forma de contratos o fórmulas no existentes en España, facilitará la protección del patrimonio o las transmisiones del mismo esquivando los impuestos que gravan las sucesiones de manera legal. La idea básica es que los bienes pasan a estar a nombre de una sociedad (fideicomiso, trust, fundación, etc…) en vez de estar a tu nombre, con lo cual no te las podrían embargar en caso de que tuvieras deuda, podrías gestionar una herencia eludiendo los herederos forzosos o, incluso, obteniendo una mejor tributación.

<IIF>
Esto es lo que decía de Pepito, va a tener acciones de esa empresa, y las acciones te las pueden embargar, aunque hay “trucos” para que a nadie le interese embargar participaciones de sociedades (en España también). 
¿Eludir los herederos forzosos? No creo, las acciones de la offshore van a formar parte del caudal hereditario.
¿Transmitir las acciones de la offshore sin tributar? Igual que cuando transmites acciones de Cocacola tributas por ella, me parece que ocurriría lo mismo con las acciones de la offshore.
¿Obtener una mejor tributación? Para un alto nivel de renta seguramente sea así. Se tributaría por el Impuesto de Sociedades del país que sea.
</IIF>

Constitución de un “trust”

Trust es un término anglosajón que significa confianza, confiar. Un trust es un contrato de naturaleza privada por el cual, una persona transfiere un bien o derecho a otra persona de su confianza, con el fin de que lo controle y administre en beneficio de terceras personas, normalmente familiares o allegados. Se incluyen instrucciones para que el bien objeto del contrato se transmita en cierto momento a sus beneficiarios finales. Es una figura legal muy usada en el mundo anglosajón y no muy conocida aquí.

Si por ejemplo el objeto del contrato fuese una propiedad inmobiliaria, por ejemplo una vivienda, el trustee (administrador del bien) figuraría como propietario legal en la escritura de compraventa. Su dominio sobre la casa no obstante, no sería total, ya que a su vez, tendría la obligación legal de transferírsela a los beneficiarios en el momento que se haya establecido previamente, normalmente a la muerte del verdadero dueño. Por otro lado, los beneficiarios, si se acordó de esa manera, también podrían tener el derecho a disfrutar de la vivienda, por ejemplo para vivir en ella.

El trust es una figura jurídica íntimamente ligada a la Common Law y es aceptado en la mayoría de los países de influencia anglosajona, como lo son los Estados Unidos o los países de la llamada Commonwealth, antiguas colonias británicas. El Código Civil español entiende el derecho de propiedad como un dominio total, en exclusiva, definitivo, y por tanto lo considera como algo indivisible. Sólo existe un tipo de propiedad: algo nos pertenece o no nos pertenece. No cabe término medio. Es precisamente este concepto de doble propiedad, aceptado por la common law, lo que hace del trust un instrumento enormemente versátil, con muchísimas posibilidades y aplicaciones tanto en el ámbito privado como en las finanzas y el comercio.


<IIF>
Desconozco qué utilidad puede tener esa figura y en qué consiste exactamente, pero en España hay figuras como los usufructos, donaciones con derecho de reversión,  condicionales, la fiducia aragonesa, etc, en los que se desmembra la propiedad o se consigue algo similar. Hasta puedes crear una comunidad de bienes poniendo de administrador a un tercero, que debe ser algo similar al trust.
</IIF>

Contrato de fideicomiso latinoamericano

La palabra fideicomiso procede del vocablo latino “fideicomissum”, que se descompone a su vez en “fides” (fe) y “comissus” (encargo o comisión). Es decir, un encargo o comisión que se realiza de buena fe. Hoy en día, el fideicomiso se entiende como un contrato a través del cual una persona, que recibe el nombre de fideicomitente, fiduciante o constituyente, transfiere un bien tangible o intangible o un derecho a un tercero, llamado fiduciario. Este se convierte en titular legal del mismo, pero con el encargo de traspasarlo o distribuirlo entre uno o más beneficiarios (llamados también fideicomisarios), en el momento que se haya establecido en el contrato.

El propietario absoluto del bien será el fiduciario con la salvedad de que ejercerá el derecho de propiedad de manera temporal y que tendrá a su vez una obligación personal de transmitirlo frente a los beneficiarios.

Para el contrato de fideicomiso nos sirve el mismo ejemplo que en el trust: se compra una vivienda y se pone a nombre del fiduciario que figuraría como titular del bien. En el contrato de fideicomiso se señala que en cierto momento que puede ser una fecha concreta o un momento incierto (la muerte del fideicomitente) el fiduciario traspasará la titularidad del bien a los herederos del fideicomitente.

Por si queréis profundizar en las implicaciones fiscales de estos dos tipos de contratos podéis leer este artículo sobre el tratamiento fiscal del trust o fideicomiso en el que se explica la aplicabilidad de los impuestos de donaciones, sucesiones y sociedades.


Constitución de una Fundación Privada

La fundación privada es una entidad legal que nace de la donación de un patrimonio de una persona o sociedad para unos fines determinados, los cuales se establecen en su acta fundacional. Se trata de una figura jurídica muy similar al trust o al fideicomiso, pero mientras los primeros son básicamente contratos regulados por la ley, la fundación privada es una entidad con personalidad jurídica propia, al igual que ocurre con las sociedades.

Las fundaciones privadas pueden por tanto poseer bienes y/o derechos, abrir cuentas bancarias y tener sus propias deudas y obligaciones. La fundación privada se diferencia del resto de las fundaciones en que su propósito no es de interés público, si no que se constituye para fines de interés privado, lo que sólo está permitido en unos pocos países que cuentan con una legislación específica al respecto.

La finalidad de crear una fundación privada pueden ser:

  • Alternativa al testamento, para conseguir desheredaciones difíciles de hacer en España. Si transfieres parte de tus bienes a la Fundación Privada, el desheredado no podrá recibirlas cuando fallezcas porque no eres el dueño. Si están a tu nombre esos bienes y es imposible la desheredación, pueden llegar a las manos de tu heredero aunque tú no lo quieras
  • Para la protección de activos. Al no estar a tu nombre aunque seas tu el que dispone de ese activo a través de la Fundación Privada no te lo podrán embargar porque no es tuyo. Se suele usar para proteger patrimonios sobre todo en divorcios poco amistosos
  • Como alternativa a una sociedad holding. Habría que estudiar tema impositivo y que se adecúa más a la finalidad buscada para decidirse por uno u otro.
  • Fines fiscales. En algunas jurisdicciones las Fundaciones Privadas tienen beneficios fiscales según de donde reciban los ingresos.

Medios de pago

La manera de pagar  o de cobrar también nos ofrece varias posibilidades para realizar estas operaciones de la manera más eficiente fiscalmente. Resaltaremos dos posibilidades: las tarjetas de crédito o débito anónimas y las pasarelas offshore.

Uso de tarjetas de crédito/débito anónimas

Las tarjetas de crédito offshore o anónimas y las pasarelas offshore permiten utilizar el dinero sin la necesidad de cobrarlo previamente en EspañaLas tarjetas anónimas son uno de los productos estrella de la industria offshore y representan una manera sencilla de repatriar fondos desde un paraíso fiscal o territorio de baja tributación al país de residencia, sin comprometer los datos de la cuenta offshore donde se tienen depositados los fondos principales.


Si os parece raro, más raro me pareció a mi que existan en España. Mirad esta tarjeta de Correos: puedes conseguirla sin identificarte y hasta en la propia tarjeta pone “no necesita identificación”. No es exactamente igual a las offshore, pero a mi se me ocurren muchas maldades y no sé como se han permitido aquí en España.

Pasarelas de pago offshore

La idea es vender bienes o servicios por internet e ingresar el importe en la cuenta offshore. Es decir, tu cliente introduce sus datos de tarjeta de crédito o de PayPal y te paga, pero el dinero, en vez de ingresarse en tu cuenta española, se ingresa en la cuenta offshore de tu sociedad offshore, que incluso puede ser la que ha ofrecido el servicio o vendido el bien y que es titular del dominio de internet donde has realizado la transacción.

Otras posibilidades

Constituir y crear un banco offshore

Los bancos funcionan como cualquier empresa. Hoy en día cada vez más y más inversores están recurriendo a crear un banco offshore. A pesar de que es difícil empezar y obtener una licencia bancaria offshore, no es imposible. Muchos de los grandes bancos hoy en día empezaron con una o pocas personas y fueron creciendo poco a poco como otras empresas.

O quizás solo quieras un banco propio para proteger su patrimonio. ¿Te imaginas que el Ministro de Hacienda de turno te pide información sobre tus cuentas en tu banco offshore y no se la facilitas? Existen personas que se dedican a crear bancos offshore y luego los venden a otros que tienen prisa por constituir un banco offshore que se quieren ahorrar los trámites. Existen distintos tipos de licencias financieras offshore, incluso podrías tener tu propio broker de acciones y Forex.

La ventaja más evidente es la de poder gestionar tu propia privacidad pues casi seguro que no informarás de tu patrimonio a ningún Gobierno que te lo requiera amparándote en el secreto bancario. Y te ahorrarías muchas comisiones que no te pondrías jeje. También podrías acceder a créditos y productos que solo se ofrecen en el mercado interbancario y no entre particulares o empresas.

Evidentemente, el principal inconveniente es que esta constitución requiere un capital mínimo que la mayoría de nosotros no tenemos.

Poseer un segundo, tercer… pasaporte legal

Tener varios pasaportes no es imprescindible, pero agiliza muchas situaciones si utilizas algún mecanismo offshoreAunque no sea muy conocido por el gran público, existe la posibilidad de tener un segundo y tercer pasaporte de forma totalmente legal. Esto nos conferirá muchas ventajas. Siendo español, se pueden conseguir otros pasaportes sin que sea necesario renunciar a la nacionalidad española. Conseguirlo suele ir aparejado con tener que invertir una cantidad determinada de dinero o en comprar un bien inmueble o hasta a fondo perdido.

Hay multitud de circunstancias en las que puede ser útil. Imaginemos que sueles viajar a un páis concreto por temas familiares, empresariales… y, por cualquier circunstancia, se rompen las relaciones diplomáticas entre ese destino y tu país natal y vetan tu entrada al país por tu nacionalidad. Es probable que pudieras seguir viajando allí con tu segundo o tercer pasaporte. Otro uso, nada recomendable e ilegal, sería poder salir del país aunque un juez te retire el pasaporte, cosa que hacen precisamente para evitar que abandones el país. En este artículo del Turista Perpetuo se enumeran hasta siete razones por las que todos deberíamos plantearnos conseguir un segundo pasaporte.

Conclusión

Yo no conozco más mecanismos, pero como he dicho antes, os agradecería que, si conocéis algún otro, utilicéis los comentarios para compartirlos. Por supuesto, si queréis que profundice en alguna de ellas sólo tenéis que sugerirlo.

<IIF>
Justo después de comentar el artículo me llegó un tweet del Confidencial sobre el tema, en el que fiscalistas de grandes despachos opinan lo mismo que os estaba contestando, que salvo que se cambie de residencia lo tenemos complicado.
Mi opinión personal sobre todo esto es que para tributar lo mínimo posible me parece un lío, cuando en España tenemos los planes de pensiones que tributan al 0% o los fondos de inversión que tributan al 1%, e incluso creo que hay Sicavs cotizadas. Si con una buena planificación podemos tener rentas de hasta 22000-24000€ sin tributar nada, con sanidad gratuita (de momento) y otras prestaciones sociales, ¿merece la pena todo esto? Cuestión aparte es si la motivación es la protección del patrimonio. Ahí sí que le veo utilidad como un modo de diversificación, dependiendo del coste que pueda tener.
<IIF>

[Czd] Tomo otra vez la palabra para despedir este fantástico artículo de Raul Offshore, en el que hace un recorrido por las principales opciones que nos ofrece el offshore, explicando qué son y cómo se podrían utilizar, y en el que IIF nos ha aportado la contrapartida fiscal. Para mi, más allá de la aplicabilidad o no aplicabilidad de estos mecanimos, lo importante es irnos familiarizando con este mundillo, quitarle ese aura de ilegalidad y empezar a valorar sin prejuicios las posibilidades que un mundo global nos ofrece. Consideración aparte merecen las connotaciones morales de todas estas prácticas. Para mi, como todo lo que tiene que ver con la ética y la moral, se quedan en el ámbito personal y cada uno tiene que decidir hasta donde llega. Segunda entrega de esta serie, que espero que no sea la última. Todo depende del interés que despierte en la comunidad.

Por cierto, ya sé que me repito más que el ajo, pero creo que podemos hablar de COMUNIDAD en mayúsculas. El artículo de Julio del martes pasado sobre Enagás ha sido catalizador de muchos comentarios de gran calidad. Esos comentarios ofrecían opiniones muy diversas, opiniones siempre expresadas desde un respeto exquisito, que nos ayudaban a ver el mismo hecho desde diferentes prismas. No me cansaré nunca de daros las gracias por tanto feedback.

Si os ha gustado el artículo, como siempre, os pido que lo compartáis en las redes sociales. Es muy sencillo, sólo tenéis que pulsar en uno de los iconos que tenéis bajo estas líneas y seguir las instrucciones, y con ello ayudáis a que la comunidad siga creciendo.  También podéis seguir los artículos más interesantes de los bloggers de la comunidad en esta página. ¡Qué tengáis buena caza!