La independencia financiera mejor con salud¡Hola, cazadividendos! En eso creo que todos estaremos de acuerdo: mejor con salud. En todas las situaciones la salud y el bienestar son muy importantes, pero pasan a ser fundamentales si pensamos en alcanzar la independencia financiera en unos años, cosa que implica un cierto diferimiento del disfrute. Sólo faltaría tener dinero para hacer lo que te gusta y no poder hacerlo por no estar en buenas condiciones físicas. Por eso, llevar una vida saludable debe ser parte de la estrategia, tanto en el camino como una vez alcanzado el objetivo. Y cuando hablamos de salud hablamos tanto de salud física como salud emocional.


La salud es algo que no se puede dejar para más adelante. No vale esperar al momento adecuado para empezar a vivir un estilo de vida sano. Nuestro bienestar y el de los nuestros está en juego. Dormir lo suficiente, comer bien, hacer ejercicio, evitar el estrés y tener una actitud positiva es algo que hay que hacer a diario si queremos gozar de una buena salud.

Aspectos importantes para tener una buena saludEn este artículo revisaremos los aspectos que no debemos olvidar si queremos gozar de un buen estado físico y mental. Por supuesto, no serán garantía de nada. Nadie está a salvo de una enfermedad o accidente por muy previsor y cuidadoso que sea, pero sí que deberíamos intentar estar lo mejor posible. O dicho de otra manera, intentar jugar la mejor partida con las cartas que nos han tocado.

Evidentemente no soy ningún experto en dietética, descanso o deporte, pero intentaré exponer de manera aséptica la información que yo tengo y la que he encontrado en la investigación previa al artículo. Como siempre, cualquier corrección o matiz será bienvenido.

Finalmente, me gustaría que explicaseis en la sección de comentarios qué hacéis vosotros para intentar estar en forma. Será una buena manera de descubrir rutinas sencillas en las que no habíamos caído y que nos puedan facilitar la vida. ¡Empezamos!


Salud física

En primer lugar revisaremos todos aquellos hábitos o rutinas que pueden ayudarnos a estar bien a nivel físico, en un buen estado de forma y evitando los problemas asociados al sedentarismo, la mala alimentación, la falta de sueño o los vicios.

Seguir una dieta sana

Comer bien es importante, muy importante. Hay tantas tantas dietas saludables que es muy complicado decidir cual es la buena. Es más, me atrevería a decir que no hay una dieta que sirva para todo el mundo, sino que hay que adaptarla a nuestro metabolismo, situación personal y estilo de vida.

Dieta equilibrada

La importancia de la dieta para tener una buena saludEn mi caso particular, desde hace muchos años tengo artritis reumatoide. La única manera de mantenerla a raya ha sido mediante una alimentación a medida de la enfermedad. Empecé con la dieta de los grupos sanguíneos de Peter J. D’Adamo, que postula que cada grupo sanguíneo tolera mejor unos alimentos que otros, y me fue muy bien.

Cuando investigué sobre qué alimentos eran perjudiciales para la artritis, vi que muchos de ellos, casualmente, estaban prohibidos en la dieta de mi grupo sanguíneo, así que partiendo de esta base me fui construyendo mi propia dieta.

Si tengo que escoger una palabra para definirla, elegiría “equilibrada”. Como bastante verdura, fruta y pescado y carne en cantidades moderadas, evito los rebozados y las comidas grasas y bebo mucha agua. Mi perdición son los dulces, pero intento ponerme reglas estrictas para intentar no excederme.


Comida natural

Cuanto menos tratada y procesada esté la comida, mejor. No es lo mismo la comida fresca que la envasada o congelada. No es igual comer alimentos ecológicos que alimentos tratados con pesticidas. Es mucho mejor comprar los huevos o la verdura a la granja de tu pueblo que comprarlos en el súper.

Todos hablamos maravillas de los productos del pueblo. En el fondo, que sean o no del pueblo es poco importante. Lo importante es que en el pueblo no hacen cosas raras con la comida.

Si hablamos de animales, simplemente los alimentan de manera muy natural y les dejan crecer a su ritmo. Nada de hormonas, iluminación constante para que coman a todas horas ni limitación de movimientos para que no gasten energía y engorden más deprisa.

Y si hablamos de frutas u hortalizas, se limitan a plantarlas y las cuidarlas, sin forzar los periodos de maduración o ayudar a su desarrollo con productos químicos.

El resultado ya lo conocemos: los tomates saben a tomate y los pollos tienen la carne mucho más consistente que los comprados. Evidentemente no podemos consumir sólo productos del pueblo pero, si te lo puedes permitir, creo que es muy buena cosa intentar comer siempre alimentos de buena calidad. Tu cuerpo te lo agradecerá.


Cantidad y frecuencia

Intento comer frecuentemente, como mínimo cinco veces al día. Eso me ayuda a no comer con ansia, a ingerir cantidades menores y a estar siempre activo, al mantener el nivel de glucosa más o menos estable. Ya sé que hay teorías contradictorias en este aspecto, pero a mi me va bastante bien.

Y el hecho de no comer grandes cantidades ayuda también a tener una buena calidad de sueño, tema que trataremos a continuación. En general, lo mejor es no comer fuerte antes de ir a dormir si quieres tener un buen descanso.

Dormir bien

Dormir bien es importante para tener buena saludDormir bien es muy importante para tener buena salud. No descubro nada pero, así como la mayoría de gente da por hecho que hay que cuidar la dieta, en el tema del sueño la mayoría de gente es más permisiva. Y una vez más hay que tener en cuenta tanto la cantidad como la calidad. No se trata de dormir sólo las suficientes horas, sino de que el sueño sea suficientemente profundo para tener efectos reparadores.

Horas de sueño

He oído decir muchas veces que es necesario dormir unas ocho horas seguidas cada día para que el cuerpo esté bien. Esto que parece tan sencillo, es bastante complicado con el ritmo de vida actual y mucho más complicado si vives en una gran ciudad. Los tiempos de desplazamiento al trabajo son mayores, el transporte público no es tan eficiente como debiera y al final puedes perder fácilmente tres horas entre ir y venir.

Con el ritmo de vida actual no quedan suficientes horas para sueñoEso significa que, tras las ocho horas de trabajo, que se convierten en diez si tienes horario partido, y las tres de desplazamiento, sólo te quedan once horas para todo lo demás. Por lo tanto, si quieres dormir ocho, tendrás sólo tres para recoger a los niños, ir a comprar, hacer la cena, limpiar, etc… Evidentemente no da tiempo a todo y la manera sencilla de encajar el tetris es sacrificar horas de sueño.


Dormir ocho horas parece una utopía, por lo menos en mi caso, pero hay que ser muy estricto y no superar el límite. Si duermes poco, estás cansado, tienes malestar y tienes menos capacidad de concentración. Cada uno debe identificar el mínimo de horas que necesita y respetarlo pase lo que pase.

Rutinas para dormir bien

Pero además de dormir las suficientes horas es muy importante que el sueño sea profundo y sin interrupciones. Cuando me despierto por la noche o sueño mucho al día siguiente tengo la sensación de no haber dormido. Y hay ciertas rutinas que ayudan a mejorar la calidad del sueño. Vamos con ellas.

No comer mucho justo antes

Comer mucho antes de ir a dormir no es buenoNo sé si es algo particular mío o es general, pero cuando como mucho y me voy a dormir a continuación no pego ojo. Y cuanto más mayor soy más me afectan estas cosas. Tanto es así que ya tengo mis propios remedios caseros para parar el golpe cuando es inevitable, como en los compromisos sociales. Las infusiones naturales son un buen aliado cuando necesitas una ayudita externa. Pero lo cierto es que, cuando mejor duermo es cuando necesito comerme una galletita justo antes porque tengo un puntito de hambre.

El otro extremo tampoco es bueno. Irse a la cama sin cenar, práctica que muchos aceptan como adecuada para adelgazar, no es bueno para el organismo porque tiene que soportar demasiadas horas sin ingerir alimento. Y es malo no sólo a nivel físico sino también para la calidad del descanso, porque cuando tienes hambre el cerebro se mantiene en estado de alerta, con lo que es más difícil dormir.

Y luego está el efecto rebote: si te despiertas a media noche con hambre o te levantas por la mañana con el estómago vacío acabarás comiendo lo primero que encuentres o demasiada cantidad, y será peor.


Dejar los dispositivos electrónicos una hora antes

Mea culpa. Estoy con el ordenador justo hasta que me voy a dormir. Hay numerosos estudios que defienden que las ondas de los dispositivos electrónicos, la iluminación de la pantalla, etc… afectan al ritmo del sueño y pueden penalizar la calidad del mismo.

Reconozco que soy bastante receptivo a estos Es bueno dejar los dispositivos electrónicos una hora antes de ir a dormir temas pero seguro que has oído o leído consejos como dejar de utilizar estos dispositivos un par de horas antes, no dejarlos encendidos en la mesita de noche o ponerlos a cargar en otra habitación. No sé qué hay de cierto en todo esto y si tienen o no mucha base científica. Puede ser una leyenda urbana, pero como hacerlo cuesta poco…

Así que ando mirando cómo conseguir esto, pero no es nada fácil. El ordenador es mi instrumento de trabajo / ocio y el móvil tiene otras funciones como la de despertador.

Irse a dormir relajado

Muy relacionado con el punto anterior. No es bueno llevarse los problemas a la cama. Por eso es bueno tener una fase de descompresión para desconectar de la tensión del día a día antes de intentar conciliar el sueño. Todos sabemos lo largas que son las noches cuando un problema no te deja dormir. Y no tiene por qué ser un problema grave para no dejarte dormir.

Tener una rutina para irse a dormir: lavarse los dientes, limpiarse la piel, hacer una actividad relajante media horita, etc… ayuda a desengancharte de esos pensamientos que se te meten en la cabeza y pueden evitar que descanses adecuadamente.


Algunos prefieren leer, otros un baño relajante, otros meditar y otros ver la tele con la familia o simplemente estirarse en el sofá. No hay una fórmula mágica y cada uno debe encontrar lo que le va bien para irse a dormir en un estado adecuado para poder descansar.

Hacer ejercicio regularmente

Todo el mundo coincide en que hacer ejercicio es fundamental para tener salud. El deporte tiene muchos beneficios aparte de los físicos:

  • El deporte te activa. Olvídate del café de las mañanas si haces ejercicio al levantarte. Por contra, hacer ejercicio por la noche hará que duermas peor.
  • El ejercicio físico ayuda a relajar la mente. O por lo menos a mi me ayuda. Cansar el cuerpo libera el alma. Cuando piensas cosas raras, una horita de spinning o bodypump hace milagros. Y cuando volvía del trabajo en bici llegaba a casa como nuevo. El deporte es un desestresante natural.
  • El ejercicio físico te hace sentir mejor. Seguro que has leído más de una vez que la actividad física libera endorfinas, cosa que provoca sensación de placer, felicidad e incluso un cierto efecto analgésico.

Hacer ejercicio regularmente es fundamental para tener buena saludEl principal problema del deporte es que nuestro ritmo de vida muchas veces nos impide poderlo practicar con una cierta regularidad. Las obligaciones diarias, el hecho de que la jornada laboral se dilate más de lo debido, la distancia al trabajo, los niños, etc… hacen que no tengamos casi tiempo. Pero el deporte no debería ser una actividad accesoria sino muy prioritaria en nuestro día a día. Si lo es, si llevas una vida demasiado sedentaria, hay que tomar las medidas necesarias para cambiar eso. El cuerpo necesita mambo 🙂

Evitar hábitos nocivos

Evitar hábitos nocivos es fundamental para preservar nuestra saludNo por evidentes hay que dejar de obviarlos o minimizar sus efectos. La salud tiene también mucho que ver con evitar ciertos hábitos que la sociedad te vende como placenteros pero que acaban yendo en tu contra: el tabaco, el alcohol, las drogas, el café, trasnochar, comer comida rápida, etc… Muchos de ellos son placenteros, por lo menos teóricamente, pero también tienen un impacto bastante importante en nuestra salud.

Lo curioso es que frecuentemente se justifican, muchas veces apoyados por los resultados de prestigiosos estudios: los cigarrillos relajan y si dejas de fumar engordas, una copita de vino en las comidas ayuda a la digestión, el café tiene quinientas veces más antioxidantes que la vitamina C, etc… Una vez más déjate llevar por el sentido común y escogerás lo correcto.

Vivir en un lugar saludable

Vivir en un lugar saludable ayuda a mantener una buena saludEstá claro que todos queremos vivir en un lugar saludable. Un lugar sin contaminación, sin ruido, un lugar tranquilo con un clima sano. Pero no es menos cierto que es muy complicado conseguirlo, porque muchas veces hay condicionantes que impiden que podamos elegir libremente donde vivimos: estar cerca de nuestra familia, mantener nuestro lugar de trabajo, no ser capaces de vencer nuestra resistencia al cambio, etc…

Pero que sea complicado no es razón para no comentarlo, porque creo que es un factor determinante. La mayoría de gente del pueblo de mis padres, un pueblo perdido en las montañas lucenses, rodeado de naturaleza y tranquilidad, vive más años que la gente de Barcelona.

Posiblemente no es sólo una cuestión del sitio, y también tiene que ver con el resto de factores que hemos ido comentando, como la alimentación, la ausencia de sedentarismo y una buena calidad de sueño, pero el entorno excepcionalmente saludable seguro que también ayuda.

Salud mental y emocional

Tener una buena actitud

Una misma situación se puede ver de muchas maneras. La pérdida de tu trabajo de toda la vida se puede percibir como un problema o como la oportunidad de buscar un trabajo que te guste más. Que tu novia te deje puede verse como un drama o como la solución a un problema mayor que iba a aparecer más adelante. El vaso puede estar medio lleno o medio vacío.

Mantener una actitud positiva ayuda a disfrutar de una buena saludEn el fondo, una parte muy importante de nuestro estado de ánimo es responsabilidad nuestra. Dicen -no sé si es verdad- que el cerebro es capaz de generar nuevas conexiones neuronales e incluso nuevas neuronas ligadas a la experiencia. Esto significa que cuanto más entrenemos a nuestro cerebro para pensar en positivo más fácilmente lo hará en el futuro. Y al revés: cuanto más nos enterremos en pensamientos negativos más complicado será ver el lado bueno de la vida las siguientes veces que nos encontremos en situaciones parecidas.

Como comentaba, no sé si es verdad que nuestros pensamientos positivos actuales facilitan que pensemos más positivamente en el futuro, pero lo cierto es que el simple hecho de pensar positivo hace que nos sintamos mejor en el presente. Y sólo por eso ya vale la pena.

Mantenerse activo

Todos hemos oído historias sobre personas que se jubilan, no saben vivir sin trabajar y en dos días envejecen. Mantenerse activo es importante. Este punto es especialmente importante para los afortunados que alcancen la independencia financiera. No se trata de no pegar un palo al agua sino de dedicar tu tiempo a lo que te guste hacer.

El cuerpo necesita actividad, tanto física como mental, y no hacer nada acaba siendo perjudicial. Por eso es tan importante mantenerse activo.

Mantenerse activo para tener buena saludSi dejas una bici en casa y no la usas, no pasará mucho tiempo antes de que las ruedas se desinflen, la cadena se oxide y se llene de polvo. Y antes de usarla tendrás que limpiarla, engrasarla e inflar las ruedas. Puede incluso pasar que tú sólo no puedas y tengas que llevarla al taller a que le den un repasillo… O si la has dejado demasiado tiempo, igual la bici ya no vale. Por lo tanto, mejor cuidar la bici y usarla. Es la mejor manera de que siga funcionando bien.

Proteger la salud emocional

Rodearte de la gente que te quiere, dedicar tu tiempo a lo que realmente te hace feliz, superar las adversidades con buena actitud, evitar el estrés, llevar una vida equilibrada, etc… De nada sirve la salud física si no va acompañada de estabilidad emocional.

Lo malo es que no hay una receta universal para conseguirla, así que cada uno debe hacer un esfuerzo de introspección para descubrir qué cosas le afectan negativamente a nivel psicológico. Una vez identificadas, hay que hacer un esfuerzo por evitarlas.

Una de las que me parecen más perniciosas es la gente tóxica, sobretodo porque tendemos a justificarla cuando lo cierto es que nos machacan emocionalmente. La gente con la que siempre discutes, la que te dice que no puedes conseguir tu sueño, los que te anulan con su autoridad, los que lo saben todo y siempre te aleccionan, los que siempre llegan tarde, etc…

Evitar a la gente tóxica es importante para tener estabilidad emocionalEvidentemente no todos te afectan de la misma manera, así que debes evitar aquellos que más daño te hacen. A mi particularmente me molesta mucho la gente que lo sabe todo y no escucha. Hablar con este tipo de personas me causa un desgaste emocional tremendo, así que los rehuyo para evitar sentirme mal. Pero a otra persona igual no les molesta. Afortunadamente no somos iguales y hay espacio de sobra para todos, pero nadie dice que todos debamos compartir el mismo espacio.

Practicar actividades de relajación

Practicar técnicas de relación es fundamental para tener buena salud si tienes estrésCombatir el estrés, calmar el alma, apartar los problemas, …. llámalo como quieras. Pero en el estilo de vida actual muchas veces es necesario practicar actividades para compensar todos los efectos desestabilizadores de nuestro entorno. Meditación, yoga, taichí, lectura, deporte, jacuzzi, etc… Una vez más no hay una receta universal y cada persona tiene que encontrar lo que le va realmente bien. No todo el mundo las necesitará, pero cada vez más gente las necesita.

Conclusiones

Estas son algunas recomendaciones básicas para intentar conservar la salud. Todas están basadas en el sentido común: comer bien, dormir lo suficiente, hacer ejercicio, evitar conflictos y situaciones de estrés, mantenerse activo, etc…  En el fondo no hay recetas milagrosas, sólo rutinas razonables… que muchas veces dejamos de hacer porque no son nuestra prioridad.

Pero cuando estás en el camino hacia la independencia financiera cobran especial importancia por varias razones. En primer lugar porque sería un fastidio alcanzar la libertad financiera y no poder disfrutarla. Muchas veces dejamos de hacer cosas pensando en que ya las haremos cuando tengamos tiempo, pero cuidar nuestra salud no debería ser una de estas cosas.

Y si finalmente alcanzamos la independencia financiera, una parte importante de nuestras rutinas deberían estar encaminadas a estar bien y disfrutar el máximo posible de todo el esfuerzo del camino. Nada de dormir demasiado o demasiado poco, comer en exceso o comida de mala calidad o caer en el sedentarismo. Disfrutar sí pero mejor con salud.

Turno de la comunidad. ¿Qué hacéis para manteneros en forma? ¿Es un tema que os preocupa? ¿Sois cuidadosos con vuestros hábitos de comida, sueño y ejercicio? Animaos a comentar. ¡Seguro que todos aprendemos trucos para disfrutar de mejor salud!

¡Que tengáis buena caza!

     Archivo