Revisamos la inversión en dividendos en compañías de seguros ¡Hola, cazadividendos! Antes del verano, Manuel, un lector del blog que trabaja en el sector de seguros desde hace más de quince años, se ofreció para ayudarnos con un artículo sobre el sector.  Tengo clarísimo que estas colaboraciones aportan muchísimo valor a la comunidad. Gracias a la ayuda desinteresada de los lectores hemos aprendido, por ejemplo, las particularidades de la inversión en empresas australianas o cómo preparar un screener adaptado a nuestras necesidades. Creo que es un lujo que alguien que sabe mucho sobre un tema nos explique lo más relevante y un privilegio poder poder contar luego con su experiencia para contestar nuestras dudas.

El sector seguros me interesa mucho. Como muchos de vosotros, tengo Mapfre en cartera pero me gustaría complementarla con alguna empresa de fuera del Ibex. Las principales candidatas eran Aflac y Chubb, y el motivo, que gozan de una cierta popularidad entre los inversores en dividendos de Estados Unidos. Personalmente, espero que Manuel me ayude a conocer otras empresas válidas para nuestra estrategia. Pero vayamos pasito a pasito. Como el material que me envió era bastante amplio, hemos decidido hacer una serie de artículos y hoy empezamos por una introducción muy general. Cedo la palabra a Manuel:

¿Son las compañías de seguros válidas para B&H?

Creo que sí por varios motivos: sector estable, tranquilo, con compañías robustas, muchas centenarias…En definitiva una industria “aburrida”. y, al menos a priori, con todos los “ingredientes” necesarios para que encaje bien con nuestra filosofía de inversión.

Se trata de un sector dominado desde hace décadas por empresas con cuotas de mercado importantes y que tienden a presentar pocas variaciones a lo largo de los años en rankings de ventas o cuotas de mercado.

Las compañías de seguros grandes absorben a las pequeñas, como el caso de ACE que ha absorbido a ChubbEsta posición dominante de las principales aseguradoras se viene consolidando cada vez más a través de diferentes fusiones y adquisiciones, todo ello consecuencia de la ola de dinero barato que inunda los mercados financieros globales últimamente. Por ejemplo, una de las aseguradoras estrella para los amantes del dividendo, Chubb Insurance, ilustre d” de USA, acaba de ser adquirida recientemente por otro monstruo del sector, la aseguradora ACE.

Características principales de las compañías de seguros

Las compañías low cost son propiedad de las dominadoras del mercadoEs un sector con fuertes barreras de entrada, con necesidad de masa crítica, capital de solvencia, regulación intensa, necesidad de expertise a la hora de gestionar los riesgos que aseguran, etc. Aunque hay alguna excepción, generalmente no resulta fácil tener éxito ni crecer desde una posición modesta, a no ser que se haga a golpe de talonario comprando otras compañías. Incluso compañías que vienen “empujando” fuerte desde hace algunos años con estrategias de tipo low-cost, en especial en los seguros de autos, y que pudieran poner en peligro la posición dominante de las grandes aseguradoras, son realmente propiedad de estas. Por ejemplo, Verti pertenece a Mapfre o Direct Seguros a Axa.

Por lo general, se trata de empresas con bajos niveles de endeudamiento. A priori puede parecer lo contrario, ya que sus balances suelen tener un componente importante de fondos de terceros. Sin embargo, la mayoría de esos pasivos se financian en realidad a través de fondos procedentes de  parte de las primas que han depositado los clientes y que las aseguradoras van liberando paulatinamente hasta el vencimiento de los contratos. A diferencia de otro tipo de entidades financieras, raramente se trata de negocios con riesgos sistémicos, salvo que algunos gestores imprudentes se hayan dedicado a hacer cosas raras o a maquillar las cuentas. Por ejemplo, AIG tuvo que ser rescatada en USA en el año 2009 por los tristemente famosos CDS, y alguna que otra aseguradora ha podido tener problemas por aspectos relacionados con inversiones desacertadas, pero no dejan de ser, afortunadamente, casos excepcionales.

Un aspecto especialmente importante de su gestión está relacionado con las inversiones en forma de renta fija que suelen acumular en sus balances, en especial las aseguradoras que operan en seguros de vida y pensiones.

Influencia del ciclo económico

El sector de los seguros suele resistir bien los ciclos económicos, lo que les da el plus de estabilidad que buscamos como inversores a largo plazo. Normalmente los consumidores o empresas no dejan de asegurar sus propiedades (casas, empresas, máquinas, edificios, etc), o sus vehículos durante un periodo de recesión o crisis económica. Tampoco es frecuente que cancelen masivamente sus seguros de vida o de salud en estas situaciones.

Aún así, está claro que sus cuentas de resultados quedan impactadas durante las crisis económicas, por diversos motivos:

  • Efecto directo en el negocio: las guerras de precios, menor contratación de coberturas, quiebras de empresas que dejan de contratar pólizas de seguro, etc.
  • Las aseguradoras frecuentemente invierten también en acciones o bienes inmuebles, cuyas rentabilidades menores afectan también a sus cuentas de resultados.
  • Incremento de los índices de fraude en tiempos de crisis, con el impacto negativo consecuente en sus resultados. ¿Qué mejor salida para dar a un activo circulante, más bien activo estancado, aparcado en un almacén, comprado a crédito, y que no se vende, que provocar un incendio en la nave industrial y convertirlo en cash vía indemnización de una póliza de seguro?.

Dicho lo anterior, las compañías de seguros suelen estar generalmente mejor preparadas que empresas de otros sectores ante los ciclos por los siguientes motivos:

  • Inversión del proceso productivo. Estas empresas financian su actividad principalmente a través de las primas que reciben de sus asegurados. A diferencia del resto de sectores productivos, reciben el cash flow de las ventas, antes de incurrir en la mayoría de sus costes, las indemnizaciones por siniestros.
  • No requieren de grandes infraestructuras ni costes fijos para operar. Eso hace que no dependan en general de la financiación mayorista (más bienal contrario, son de los principales inversores institucionales) y que manejen ratios de apalancamiento muy bajos. Todo ello hace que disminuyan sus riesgos, a cambio de no experimentar generalmente incrementos y decrementos bruscos en sus ingresos y sus costes, consecuencia del efecto multiplicador del apalancamiento financiero.
  • Son sectores enormemente regulados, incluso más que la banca, y sus modelos de gestión de riesgos son enormemente estrictos. Ello hace que ver fuertes crecimientos en sus resultados, procedentes de nuevos productos, nuevos riesgos, inversiones “exóticas”, aventuras internacionales, etc se vean frecuentemente con recelo por los reguladores, que imponen fuertes requisitos de solvencia. Esto se traduce en mayores necesidades de fondos propios o dotación de provisiones. Esta regulación, que se viene incrementando de forma importante en los últimos años, actúa como un enorme salvavidas para los accionistas y les da cierta estabilidad frente a planes estratégicos arriesgados.

La estabilidad de las empresas del sector segurosTodos estos factores hacen que predomine la estabilidad, y que en épocas expansivas la industria tienda a crecer menos que otros sectores, y en épocas de crisis, aguante generalmente mejor. En definitiva, mayor estabilidad y menor riesgo en la inversión, lo que resulta lógico al final del día, si tenemos en cuenta que el core business de las aseguradoras no deja de ser la gestión prudente de los riesgos.

Este artículo ha sido una breve introducción al sector. En la siguiente entrega haremos una revisión de las principales empresas tanto en España como fuera de nuestras fronteras. Depende del interés que suscite esta serie, es posible que luego hagamos un zoom sobre las más interesantes, pero sería bueno que aprovechaseis la sección de comentarios para que explicaseis cuales tenéis en cartera y cuáles estáis siguiendo.

La importancia de escoger buenas empresas

Aprovechamos este artículo para comentar dos noticias que refuerzan la importancia de escoger bien. No es nada nuevo, todos lo tenemos clarísimo, pero no está de más recordarlo de vez en cuando: el prototipo de empresa que nos gusta comprar es aquella con la que dormiríamos tranquilos si no pudiésemos mirar su cotización en los próximos diez años. ¿Y cuáles son estas empresas? Pues son las que, al margen de números y ratios complicados de entender, tienen una vocación clara de buen trato al accionista y cintura para lidiar con las dificultades. Hoy os traigo dos ejemplos de esto.

El primero es McDonald’s, empresa clásica de las inversores en dividendos que está pasando por dificultades y que ha presentado malos resultados en las últimas releases. Como consecuencia, algunos bloggers de referencia de la comunidad han abandonado el valor. Yo tengo una pequeña participación y, de momento, la mantendré, pero no tendré problemas en vender si no da signos de recuperación. ¿Por qué hablamos de McDonald’s entonces como ejemplo de buena empresa? Porque es capaz de probar medidas innovadoras para cambiar la tendencia. En este caso os traigo un vídeo sobre los quioscos McDonald’s, en los que el cliente configura hasta el límite su pedido. No es nuevo, parece que lleva en funcionamiento bastante tiempo, pero la he visto en un blog de Estados Unidos y me ha parecido una medida creativa para reducir costes y mejorar la rentabilidad y un ejemplo de como una empresa con recursos puede intentar mejorar sus resultados.

El segundo ejemplo es Philip Morris, que ha incrementado un 2% su dividendo. Un 2% no parece mucho, pero si lo comparamos con el -0.4% de variación del IPC entre agosto de 2014 y agosto de 2015, se traduce en un aumento de nuestro poder adquisitivo debido a los ingresos pasivos de Philip Morris del 2.4%. Si todos nuestros ingresos proviniesen de ella (cosa desaconsejable, como ya hemos hablado muchas veces) y cobrásemos, por ejemplo, 1000 € al mes antes del incremento, estos se convertirían en 1024. Visto así ya no parece tan poco, ¿verdad?

Y hablo de Philip Morris porque la llevo en cartera, pero podría hablar del fantástico incremento del 16.1% con el que Microsoft ha obsequiado a sus accionistas estos días. ¿Os imagináis que nos subiesen el sueldo un 16%?

Finalmente, ING tiene una promoción para algunos clientes (parece que los clientes que no hayan contratado nunca fondos) que puede ser muy interesante porque con una aportación de 3.000 € y el compromiso de mantenerlo hasta el 30 de noviembre, obsequian con 100 €.  Podéis encontrar los detalles en este artículo de Finanzasmania.

Si os ha gustado el artículo, como siempre, os pido que lo compartáis en las redes sociales. Es muy sencillo, sólo tenéis que pulsar en uno de los iconos que tenéis bajo estas líneas y seguir las instrucciones, y con ello ayudáis a que la comunidad siga creciendo.  ¡Qué tengáis buena caza!