Ir en bicicleta al trabajo es considerado por muchos un acto de tacañería, no de frugalidad¡Hola, cazadividendos! Tercera vez que pincho desde principio de año. La bici, como ya he comentado otras veces, es muy importante para mi. Por un lado me proporciona una hora y veinte minutos de ejercicio diario, que es lo que tardo en desplazarme los catorce kilómetros de casa al trabajo y del trabajo a casa. Sí, ya sé que es mucho tiempo para tan poco trayecto, pero es la única manera para llegar al trabajo sin sudar… Bastantes críticas tengo que aguantar por la poca conveniencia de ir en bici al trabajo en mi posición (nunca he entendido la tendencia de nuestra sociedad a encasillarnos) y por el halo de tacañería (que no frugalidad) que siempre acompaña a este medio de transporte, como para encima llegar sudando y darles argumentos de verdad.

¿Frugalidad o tacañería?

La bici es una manera más de contribuir al mantenimiento del medio ambiente (sí, yo soy de los que reciclo) y de, por que no, ahorrar. No es el motivo principal, pero también cuenta. El transporte público en mi ciudad cuesta unos 40 € mensuales y digo que no es el motivo principal porque amortizar una Brompton a razón de 40 € mensuales es un proceso muuuuuy laaaaargo. Además, no está bien visto comentarlo. Eso de ir bici al trabajo para ahorrar es de cutres y, si luego intentas aclarar que las razones fundamentales son otras, nadie te cree 🙂

Como decía al principio es el tercer pinchazo y eso no es normal. La última vez ya le dije al técnico de la tienda de bicis que me cambiase las cubiertas, pero me contesto que estaban demasiado nuevas y que podían aguantar. Antes de que alguno me salte al cuello por ser tan señorito, que conste en acta que cambiar la rueda trasera de una Brompton no es en absoluto trivial y que aún así lo intenté, pero fallé estrepitosamente al no poder aflojar el cable del cambio, que estaba apretado a conciencia.

Muchos gastos hay que valorarlos con detenimiento. Muchas veces gastar menos no se traduce en ahorro, sino en peores prestaciones y, a la larga, en más gastoHoy he vuelto para quejarme y el tío, con mucha habilidad, me ha colocado una rueda sin cámara que tiene muy buena pinta. En vez de comprar una cubierta marathon plus casi a prueba de bombas (la que tenía) y una cámara nueva, que en total eran unos 55 €, he acabado comprando una rueda maciza que, evidentemente, no se puede pinchar ya que no tiene aire dentro. Me ha salido por 75 €, pero evito problemas durante los 6.000 km garantizados por el fabricante, aunque puede durar muchísimos más. En otro tiempo hubiese comprado una cubierta y una cámara normales, que me hubiesen salido por unos 42 euros, pero no hay que confundir frugalidad o austeridad con tacañería. Lo barato sale caro, que diría mi abuela. Algún día le dedicaré un post, que tanta sabiduría lo merece. No hay que confundir ser austero o no dejarse llevar por el consumismo con ser huraño o estar obsesionado con el dinero. En el pueblo de mi mujer consideran que comprarse un Mercedes es una buena opción a largo plazo para ahorrar. No comparto esa opinión, pero sí la idea de fondo. Lo ideal es optar por las inversiones que mejor resultan a largo plazo y esa rueda creo que es una buena inversión. Y estoy contento, que eso también cuenta 🙂

Operaciones: Indra y BBVA

Si hablamos de inversiones, esta semana ha estado marcada por tres frentes. En primer lugar hemos iniciado la cartera de fondos de la Sra. Cazadividendos:

Amundi Fds Index Eq Europe AE-C LU0389811885

 

Por cierto, la Sra. Cazadividendos se ha enterado, torpe de mí, de que en dos días ha perdido doce euros y está peinando las tres entradas sobre fondos para localizar al incauto que nos recomendó este indexado. Yo le he intentado explicar el rollo ese del largo plazo y de que los fondos indexados baten a la gestión activa, pero no razona, no razona… Cuidado con ella que es peligrosa…

En paralelo, una vez conocida la suspensión del dividendo y después del batacazo del martes (marcado en violeta), estamos siguiendo la cotización de Indra para venderla, :

Evolución de Indra tras la suspensión del dividendo

 

La idea es intentar vender cuando se aproxime a los 10 €. ¿Tendré paciencia? ¿Llegará o se irá para abajo? No lo sé, pero todo lo que sea vender por encima de 9.00 € es salir con ganancias, así que tenemos un cierto margen para ver cómo evoluciona tras el bajón inicial tras la noticia. El importe que obtengamos de esta venta irá directo a los fondos de la Sra. Cazadividendos, a ver si así calmamos sus iras…

Finalmente, tenemos que hacer una compra de 168 acciones de BBVA antes del 15 de junio. Hace unas semanas recibí una notificación del banco indicando que el mínimo de acciones para formar parte del programa “Adiós Comisiones” pasaba de 500 a 1000. No me gustan que cambian las reglas del juego a medio partido, pero tampoco soy partidario de tomar decisiones basadas en el orgullo si te suponen un perjuicio, así que compraré esas acciones y podré mantener, sin coste, mi posición en BBVA. Ya conocéis la importancia que le doy a la diversificación…

¡Que tengáis un buen día!

Si os ha gustado el artículo, como siempre, os pido que lo compartáis en las redes sociales. Es muy sencillo, sólo tenéis que pulsar en uno de los iconos que tenéis bajo estas líneas y seguir las instrucciones, y con esto ayudáis a que la comunidad siga creciendo.  ¡Qué tengáis buena caza!