La Enorme Piedra Redonda nos habla hoy sobre fondos de inversión¡Hola, cazadividendos! Tengo que confesar que a veces me da un poco de vergüenza que los lectores escribáis tantos artículos para el blog. Es una sensación un poco contradictoria con la satisfacción que me produce que decidáis dedicar parte de vuestro tiempo (sí, ese tiempo por el que tanto estamos luchando) a compartir vuestro conocimiento e inquietudes con la comunidad. Y tiene mérito, mucho mérito, porque normalmente soy un pelín exigente con las revisiones de los textos hasta que el resultado nos satisface a todos, así que aprovecho este artículo para agradeceros vuestra dedicación y ganas de compartir conocimientos y reflexiones con la comunidad. Hoy contamos con un invitado de lujo: Josan, de Enorme Piedra Redonda. Para los que no lo conozcáis os recomiendo que empecéis por uno de sus posts estrella, Cómo hacerse rentista, un verdadero compendio de nuestra estrategia de inversión y filosofía de vida. Josan es un miembro muy activo de nuestra comunidad, que ya ha alcanzado la Independencia Financiera y que hoy nos explicará sus impresiones sobre los fondos de inversión. ¡Seguro que serán muy interesantes!

Antes de empezar, me gustaría recordaros que he rehecho el artículo sobre el modelo 720 y la declaración de bienes en el extranjero con toda la información que habéis ido proporcionando en la sección de comentarios. Ya sabéis que la idea era tener una guía básica para rellenar el modelo y, sinceramente, creo que lo hemos conseguido. Por supuesto, si tenéis más comentarios o aportaciones sobre este trámite, os animo a que continuéis el debate en el artículo del modelo 720. Seguro que los que tengan que presentarlo este año o en futuros ejercicios os lo agradecerán.

Y sin más dilación os dejo con Josan y sus reflexiones sobre los fondos de inversión.

¿Fondos de inversión sí o no?

Voy a contaros la evolución que mi idea sobre los fondos de inversión ha tenido con el tiempo. Una relación que va del odio al amor, pasando incluso por la culpa cuando me tocó endosarlos, o mejor dicho, comercializarlos.

Siempre hubo poderosos inconvenientes que me hicieron huir de los fondos de inversión. El mero hecho de que al banco le encantaran para mí era prueba de que como clientes no había que tocarlos ni con un palo. A menudo los productos bancarios son juegos matemáticos de “Gano-Pierdes”, es decir, lo que uno gana es porque el otro lo pierde, y por tanto es posible medir la maldad de un producto por la pasión con el que un banco lo “coloca”.

Pero, tras media vida demonizándolos, tanto tiempo después, con tantos recursos adquiridos y tantos por aprender, he cambiado de opinión. Eso sí, con una serie de matices y hasta un determinado porcentaje de la inversión.

Os invito a conocer los argumentos que con el tiempo me llevaron de una acera a la contraria en lo que a fondos de inversión se refiere. Empezaré con dos gravísimos inconvenientes, seguiré con dos antídotos que neutralizan estos inconvenientes y finalizaré con cinco claros beneficios de la inversión en fondos.

Fondos de inversión, mis motivos para odiarlos

Motiovs para evitar los fondos de inversión: las comisiones y el interés de los bancos por que compres participacionesEl primer inconveniente, y lo dice un ex-empleado de banca con la conciencia todavía sucia….  Las comisiones de muchos de los fondos, especialmente de los comercializados por bancos, son abusivas y oscuras. Ni siquiera los empleados teníamos claro cuántas eran las comisiones que sumaban esos fondos… gestión, reembolso, éxito… Pero a esto había que sumar las comisiones que en los movimientos internos de posiciones cargaba el banco al fondo. Si el fondo vendía acciones de una compañía para comprar de otra, el banco le clava las banderillas sin misericordia. Si todas estas comisiones ascendían a un 2%, pongamos el caso y siendo muy buenos, eso significaba que cada año el banco sacaba un 2% del total del dinero invertido. Si las inversiones rentaban un 5% al partícipe le llegaba un 3% Pero es que si las inversiones perdían un -5%, al partícipe se le quitaba un -7%! de su dinero.  La banca siempre gana!

El segundo inconveniente. ¿Por qué a los bancos les encanta endosar sus fondos de inversión y sus planes de pensiones a sus pardillos, perdón, a sus clientes? Pues aparte de por la tremenda rentabilidad que acaban obteniendo y que acabamos de explicar, porque les da un poder inmenso.

Un antiguo cliente me decía al llegar a la oficina: “¿Qué ritos satánicos estáis haciendo con mi dinero?”. El chico era excéntrico un rato, pero en realidad no iba muy desencaminado. Los fondos de inversión y planes de pensiones  ponen a disposición del banco ingentes cantidades de dinero ajeno que pueden invertir en lo que más les plazca. Tal vez alguno aún crea que los gestores buscarán bienintencionadamente las mejores inversiones de cara al partícipe… pero el mundo no es así.

Los bancos usan estas inversiones donde más les conviene a ellos. Para ayudar a empresas participadas. Para cumplir con compromisos adquiridos. Para salvar negocios donde se han quedado entrampados. Para subir las cotizaciones que les interese. Y para cobrar tremendas comisiones por las compras y ventas de posiciones. Este es uno de los motivos por los que los fondos de gestión activa, los diseñados por los “analistos”, obtienen a menudo lamentables rentabilidades, casi siempre inferiores a las de el índice en el que invierten. Están más ocupados en invertir donde les interesa a ellos que en donde les den rentabilidad a los partícipes

¿Cómo evitar los inconvenientes de los fondos de inversión?

Una manera de evitar los inconvenientes de los fondos de inversión es escoger los más interesantesEstos dos inconvenientes de los fondos son devastadores… pero he descubierto que son fácilmente evitables si se sabe elegir en qué fondos se invierte.

En cuanto al primer inconveniente, el de las comisiones, es cuestión de buscar la información por nuestra cuenta. Si le pedimos esa información al banco nos darán extensos informes en idioma “neofinancial avanzado”, con tecnicismos ininteligibles, cuya misión es saturar al cliente omitiendo las informaciones que realmente le interesarían. Estos informes consiguen su objetivo. Al poco de sumergir la mirada en ellos los dejan de lado con cara de no saber ni de lo que hablan y se acaban las preguntas. Os cuento un secreto: en realidad los “analistos” tampoco entienden el “neofinancial avanzado”. Ellos se comunican con nuestro idioma cuando quieren ser entendidos.

A lo que iba, hay que buscar la información por nuestra cuenta.  En webs como la de Morningstar es fácil ver cuáles son exactamente las comisiones extrínsecas de cada fondo. Invertir en fondos siempre va a resultar más caro que hacerlo directamente mediante la compra de acciones en un broker que no nos cobre comisión de custodia (¡Hasta ahí podíamos llegar! ¡Ni de coña podemos tolerar que nos cobren custodia!), pero escogiendo bien los fondos podemos reducir mucho el problema del precio, hasta el punto de que nos merezca la pena dadas las ventajas del producto.

En cuanto al segundo problema, el de que en el banco utilicen nuestro dinero para jugar a “la ouija”… Los fondos indexados, los que replican a un índice sin pretender superarlo en rentabilidad, son casi siempre preferibles a los que gestionan los listos analistas. Hablamos de fondos que sencillamente invierten en acciones manteniendo proporcionalmente la composición de un índice. Si Ebro Foods supone un 3% del Ibex, un fondo indexado al Ibex debe de tener siempre sobre un 3% invertido en Ebro Foods.  Cualquier miembro del senado con una calculadora podría hacer de gestor.

Pues bien, estos fondos, y salvo excepciones, vapulean a los fondos de gestión activa, esos que venden los bancos tradicionales, los que tienen equipos de “analistos” decidiendo en qué invertir. En general, los fondos comercializados por bancos y gestionados por sus gestoras suelen tener rentabilidades como para salir corriendo.

La solución es fácil. Elegir fondos indexados o bien aquellos pocos no comercializados por la banca tradicional que se hayan ganado un historial de buenos gestores, como sería el caso de Bestinver. Los que conocemos la revista financiera de la OCU también confiamos mucho en sus consejos y análisis.

Ventajas de los fondos de inversión

Teniendo las armas y el conocimiento necesario ya estamos en disposición de poder elegir buenos fondos y aprovecharnos claramente de sus ventajas, que son muchas:

1. Fiscalidad

Una, y fundamental, es que no tributas por las ganancias hasta que no vendes. Cuando estás haciendo cartera no tienes por qué estar pagando un 19% mínimo de impuestos por los rendimientos que vas obteniendo. Incluso cuando vives de tus rentas pagas mucho menos. Si vendes participaciones solo has de tributar por la parte vendida, y dentro de esta la que corresponde a ganancias. Esto equivale a una subida de sueldo!.

Me explico: si por ejemplo invertiste 10.000 euros en un fondo, actualmente su valoración es de 12.000 y necesitas disponer de 1.000 euros para irte de juerga, solo has de pagar a Montoro el 19% (según tu renta) de la parte de ganancias retirada; en este caso el 19% de la parte de lo retirado que corresponde a ganancias:  19%*2.000/12.000 de 1.000 euros= 19% de 166,66 euros= 31,66 euros.

Esta puede ser una ventaja fundamental especialmente si estas en fase de reinvertir los rendimientos para hacer que “la bola de nieve” caiga cada vez más grande. Pero también cuando vives del dividendo, ya que el pago fiscal es mucho menor.

Y aunque no la veamos, hay otra ventaja fiscal que tienen los fondos de inversión: Internamente cuando ellos cobran dividendos de las empresas en las que invierten, solo pagan que un 1% de impuesto, lo cual repercute en una mayor rentabilidad.

2. Acceso a mercados poco habituales

Una de las ventajas principales de los fondos de inversión es que facilitan el acceso a mercados exóticos diversificando desde el principioLa segunda ventaja es que permiten acceder a mercados difíciles de alcanzar y estar diversificado dentro de ellos con cantidades pequeñas. Por ejemplo, tengo 5000 euros invertidos en el fondo   “Fidelity China Focus A-Acc”.  que reparte la inversión entre acciones de empresas chinas (el recomendado por la revista OCU).

¿De qué otra manera podríamos acceder a un mercado así, tan lejano y complejo para nosotros, y además, estar diversificado en todos los sectores de este índice con una inversión tan pequeña?

Pues sí… ¡Acertasteis! Los ETFs, primos hermanos de los fondos de inversión, coinciden en esta virtud. Y para colmo, a menudo son más baratos. Sin embargo no tienen las ventajas fiscales de los fondos. Ni tampoco las dos ventajas de movilidad que explico a continuación.

No pretendo sentar cátedra sobre si  un producto es mejor que su primo. Esto depende entre otras cosas del fondo y del ETF concreto que comparemos. Y depende de las circunstancias de cada cual. En mis situación, yo prefiero los fondos. Pero hay quien prefiere los ETFs. Sin ir más lejos Gregorio Hernández, apóstol de la Independencia Financiera, se decanta por ellos públicamente.

3. Movilidad de la inversión

No menos importante que las anteriores, los traspasos entre fondos no tienen peaje fiscal ni gastos. Puedes mover tu dinero de un fondo a otro sin coste alguno.

Así, cuando consideras que un sector o índice está sobrevalorado, o que hay mejores oportunidades, puedes mover tus inversiones allí.  Hace poco pude traspasar algunos saldos desde este fondo de la china continental al fondo Parvest Equity C C., que abarca todos los sectores de la bolsa de Rusia. La inversión en fondos puede moverse instantáneamente, y sin coste fiscal ni bancario a cualquier lugar del mundo.

¿Cuánto nos costaría esto en comisiones y gastos si invirtiésemos con acciones?

4. No te casas con el depositario

Una de las ventajas principales de los fondos de inversión es que te permiten no casarte con el depositarioLa cuarta, que a menudo se olvida… Los fondos son fácilmente traspasables de un banco a otro y sin ninguna comisión ni coste fiscal. Esto implica que no estás pillado por los cataplines con ningún banco. El día llegará por desgracia en que alguno de los brókeres donde tenemos depositadas las acciones ( En mi caso ING, CAIXABANK, SELF, IB, DEGIRO… casi tengo todos los boletos) decida cambiar unilateralmente las condiciones.

De hecho, y en pequeña medida esto ya me ha ocurrido, aunque las condiciones que cambiaron para no cobrar custodia son de momento asumibles. ING de repente pasó a exigir una operación semestral; por ejemplo.

Pero ¿qué pasará cuando de repente decidan cobrar custodia porque si, porque ellos lo valen? Nos veremos en un dilema. O poner el culo y tragar con que nos cobren, tal vez 400 euros semestrales de custodia… o pagar un mínimo de 30 euros por tipo de acción y traspasarlos a otro banco. Y todo esto para que pasado un tiempo no tengamos mala suerte y nos vuelvan a poner en la misma situación…

Si lo que tenemos son fondos de inversión y un banco se nos pone tontorrón… grácilmente los traspasamos a otro bróker, sin ningún coste ni esfuerzo.

5. Recursos para elegir fondos

Y la quinta, muy coyuntural…  tenemos acceso a recursos estupendos para estudiar y localizar los fondos de inversión que merecen la pena y separarlos de las montañas de fondos lamentables que existen. Por ejemplo Morningstar.  Pero sobre todo la revista de la OCU, con unas recomendaciones de lo más razonables. Para los buscadores de la Independencia Financiera (y para los que ya la tenemos), la revista OCU es algo así como el oráculo de Delfos. Conocí esta revista hace 23 años, y ya sus consejos resultaban la mayoría de las veces muy acertados. Sus mejores virtudes son sensatez en sus argumentos, capacidad analítica, un largo historial con más peso en los aciertos que en las equivocaciones e imparcialidad.

Esta imparcialidad solo se rompe, hasta donde yo percibo, con Selfbank, banco con el que es evidente que tiene intereses compartidos; pero incluso a este banco solo lo recomienda cuando es recomendable.

Y colorín colorado, esta es la historia de cómo me hice “fondero”; de cómo pasé de odiarlos a hacerles un hueco de en torno a un 30% en mis inversiones.

Con permiso, aprovecho para saludar

Aprovechamos el artículo sobre fondos de inversión para saludar a los buscadores de independencia financiera de ValenciaA Manuel, Dagobar, Dani, Jose Cardona, Paco Gimeno, Rafa Monleón, Sergio Lozano, Jaime, Rubén, Javi, Juanjo, Benito, Luis, Edu, Esteban, Elías, Juanma, Pau, Julián… y perdonad a los que olvide.

Estos son  los miembros del grupo de “Buscadores de la Independencia Financiera” que nos hemos juntado en Valencia. Ya van unos 6 meses haciendo quedadas periódicas, cada dos semanas y compartiendo opiniones por güasap. Lo cierto es que todos hemos aprendido muchísimo de los demás, incluidos los que más conocíamos el tema al principio.

El caso es que en esta comunidad hasta el más rezagado anda ya vendiendo opciones put o analizando balances y gráficos cuando no operando con el índice de volatilidad (VIX). Ellos me hicieron cambiar de idea por ejemplo con los fondos, tal y como cuento en esta entrada.

Es más, en nuestras largas tertulias, que fácilmente han pasado de seis horas, hemos aprendido de muchas disciplinas diferentes. De tecnología, de idiomas, de webs, de blogs, de trucos, de estrategias…

Permitidme que os regale un consejo: que os reunáis entre vosotros en vuestras ciudades. Os cargaréis de recursos y conocimientos. Vuelvo a dejaros con Cazadividendos…

Conclusiones y epílogo de Cazadividendos

Como ya sabéis, soy un defensor la diversificación como protección natural contra imprevistos. Y no hablo simplemente de comprar diferentes empresas, sectores, geografías o divisas. La diversificación puede ir un puntito más allá al utilizar diferentes brokers, comprar de manera periódica sin mirar cotizaciones, obtener ingresos de diferentes fuentes (dividendos, alquileres, aficiones, etc…) o, sobretodo, invertir mediante diferentes productos o estrategias.

Y esta diversificación en productos intento materializarla utilizando planes de pensiones, fondos de inversión, bonos, depósitos, etc… Si nos centramos en los fondos de inversión, hace unos meses empecé a construir una cartera de fondos indexados y recientemente compré mi primer fondo de gestión activa: el Metavalor Dividendo. Más adelante, a medida que vaya incrementando la patita de los fondos, supongo que incorporaré otros fondos de gestión activa para acceder a mercados más exóticos siguiendo las recomendaciones de OCU. En realidad, no es cierto que empecé a invertir en fondos hace unos meses. La verdad es que los fondos de bancos comerciales, de CaixaBank para ser exactos, era mi principal forma de inversión, aparte de la renta fija y los planes de pensiones, hasta que empecé en este camino hacia la independencia financiera y, de hecho, aún mantengo una posición significativa en este tipo de inversión.

Para mi tienen dos alicientes importantes: la fiscalidad de los traspasos, que permite reorientar la inversión sin pasar por caja, y el hecho de que no tributan hasta que haces un reembolso, cosa que los convierte en instrumentos perfectos para controlar la lima fiscal. Para mi no tiene demasiado sentido potenciar sólo la pata de los dividendos, porque cuando lleguemos al punto de la independencia financiera, es muy posible que nuestro patrimonio siga creciendo y los dividendos se disparen. “Bendito problema”, dirán algunos, pero yo prefiero tener fondos para complementar a los dividendos. Es decir, que los dividendos de acciones cubran, por ejemplo, el 80% de nuestros gastos y vendamos las participaciones en fondos justas para cubrir nuestros gastos, optimizando los impuestos. Cualquier euro cobrado de más es un euro que tributa. Otra opción sería traspasar a un fondo de distribución de dividendos el importe aproximado para llegar a ese 100% de ingresos con los dividendos que cobremos, y mantener el resto en fondos de acumulación.

La comunidad de los cazadividendos debate hoy sobre la conveniencia de usar fondos de inversión en nuestro objetivo de alcanzar la independencia financieraEste tipo de ajustes se pueden hacer con fondos y con planes de pensiones, pero no con acciones o ETFs. Para mi, el uso de fondos de inversión es uno de los pilares de mi estrategia, por lo menos hasta que algún gobierno decida cambiar las reglas del juego, aunque parece poco probable ante un instrumento tan potenciado por los bancos.

Llega el momento de la comunidad: ¿cuál es vuestra postura respecto a los fondos de inversión? ¿Los utilizáis? ¿Preferís los indexados o los de gestión activa? ¿Cómo invertís, diversificando temporalmente o comprando fuerte en los recortes?

Si os ha gustado el artículo, como siempre, os pido que lo compartáis en las redes sociales. Es muy sencillo, sólo tenéis que pulsar en uno de los iconos que tenéis bajo estas líneas y seguir las instrucciones, y con ello ayudáis a que la comunidad siga creciendo.  También podéis seguir los artículos más interesantes de los bloggers de la comunidad en esta página. ¡Qué tengáis buena caza!