Vender Enagás en una estrategia de inversión en dividendos es ir contra corriente¡Hola, cazadividendos! Hoy os traigo un artículo de un blogger por el que siento una debilidad especial: Julio Hernández, de Hablando del Futuro y de la Bolsa. Aparte del buen trato que nos dispensamos en público, hemos establecido una relación que va un puntito más allá. La humildad es uno de sus rasgos característicos y estoy seguro de que, cuando lea estas líneas, se agitará nervioso en su sofá. Creo que la mejor presentación para Julio es decir que es un buen tipo y que piensa diferente. Pueden parecer trivialidades, pero creo que ambas cosas escasean hoy en día y, yo particularmente, no suelo decirlo de demasiada gente. Lo de que es un buen tipo os lo podréis creer o no, pero lo de que va contra corriente quedará patente en este artículo sobre Enagás.

Por supuesto, ese espíritu crítico y pensamiento contrarian transpira en cada artículo de su blog. Esas reflexiones casi filosóficas, sin entrar en ratios o en análisis demasiado técnicos, hacen temblar los cimientos de mi estrategia con demasiada frecuencia.  Y eso me encanta. Para los que no le conozcáis, os presento a Julio Hernández:

Enagás es la principal compañía de transporte de gas natural en España y una empresa típica de las carteras de inversión en dividendosHola. Lo primero agradecer a Cazadividendos esta oportunidad de escribir en su blog. Considero que tiene muy alto nivel tanto en los temas como en los comentarios. Quizá esto que voy a exponer no pegue mucho…  Hoy me gustaría que reflexionáramos sobre la conveniencia de rotar cartera con Enagás. Voy a estructurar el tema en tres apartados (hechos, consecuencias y conclusión), para que sea más fácil ver los puntos débiles y fuertes de la argumentación y que os sea más fácil opinar sobre la misma. Perdonad mi estilo un tanto escueto y espartano, pero me suele gustar ir al grano.

Hechos que afectan a Enagás

  1. El 20D se produjo un importante cambio político. La irrupción de Podemos con fuerza es un punto destacado.
  2. En el actual panorama, el populismo de izquierdas va a tener un mayor peso tanto en el gobierno como en la oposición.
  3. Este populismo propugna de manera clara el fin de las “puertas giratorias” entre partidos políticos y empresas del IBEX.
  4. Enagás es una de las empresas donde más se visualiza este fenómeno por la composición de su consejo.
  5. Enagás tiene un negocio cuyos ingresos dependen en buena parte de la regulación estatal. Tiene una incipiente internacionalización pero con poco peso en el beneficio. Por tanto, tiene un evidente riesgo regulatorio.
  6. La SEPI, Sociedad Española de Participaciones Industriales, controla un 5% de Enagás
  7. Existe un amplio sector de la población con pobreza energética. Esto significa que no tienen los ingresos mínimos para la calefacción. Son muchos los hogares que se han desconectado estos años del gas natural para poner bombonas, más económicas y con gasto más controlable. Está en varios programas de partidos de izquierda el dictar medidas urgentes para paliarla
  8. Las normas presupuestarias y fiscales dictadas por Bruselas dejan poco margen para aumentar los ingresos con el fin de reducir esta pobreza energética. El ejemplo más claro es el de Tsipras en Grecia.
  9. Pablo Iglesias es uno de los políticos más astutos y tácticos que ha surgido en los últimos 10 años.
  10. Hay cuatro empresas en el IBEX con un peso importante en el accionariado del sector público: Enagás, REE, Bankia y AENA.
  11. Los precios del gas en Europa terminarán convergiendo con los de USA y van a la baja.

Consecuencias del nuevo escenario en Enagás

  1. Existen muchas posibilidades de que gobierne una mayoría de izquierdas, con un peso destacado de Podemos, como consecuencia del 20D o de unas nuevas elecciones.
  2. El gobierno resultante no tendrá una simpatía clara por los dividendos y beneficios empresariales, sobre todo de las grandes empresas del IBEX.
  3. Es posible un cambio en la cúpula de Enagás, formada fundamentalmente por ex-políticos, si una nueva mayoría de izquierdas se instala en el gobierno. Y con ello pueden variar sus objetivos estratégicos y plurianuales.
  4. Son posibles cambios regulatorios en el sistema gasista si la nueva izquierda llega al poder. Esos cambios pueden significar un descenso de ingresos de Enagás por peajes y tasas para disminuir la factura energética o para dar cabida a nuevos impuestos.
  5. Si disminuyen los peajes y tasas, disminuirán los ingresos y la sostenibilidad del dividendo
  6. Si baja el dividendo, disminuirá su precio.
  7. La bajada de los precios del gas por periodos prolongados terminará pasando factura a todo el sistema gasista.

Conclusión: ¿Rotar Enagás?

Hay empresas actualmente en el mercado con un menor riesgo en cuanto a la sostenibilidad de su dividendo futuro si cambian las condiciones económicas, políticas y regulatorias. Por tanto, cabe rotar cartera en este momento.

¿Conviene rotar Enagás ante la inseguridad del nuevo panorama político?Terminados estos tres bloques, y dejando claro lo que yo haga os será posiblemente indiferente, ya que no soy ejemplo de nada y me equivoco como uno más, quería comentarios que vendí toda mi posición de Enagás a mercado el pasado martes. Reinvertiré ese dinero, posiblemente, en empresas relacionadas con la obtención de materias primas.

Me gustaría leer vuestras opiniones ya que este es el fin de esta entrada, hacernos hablar y reflexionar sobre empresas y situaciones de mercado. Me importa más lo que penséis al respecto que los pobres argumentos que os he dado. Por último, disculpadme si no respondo de inmediato a algún comentario por temas personales o de trabajo. Espero que Cazadividendos me eche una mano en este punto.

GRACIAS por escucharme y un saludo
Julio

Comunidad

Supongo que, para los que no conocíais a Julio, es chocante un plateamiento tan radical como rotar una de las vacas sagradas de nuestra estrategia. Y no es que su estrategia sea otra, simplemente la lleva hasta sus últimas consecuencias. A mi particularmente no me sorprende… o mejor dicho: no me sorprende que me sorprenda, valga el juego de palabras. Ahora sólo falta que respondamos a su invitación a debatir sobre este tema. Podemos centrar el debate en Enagás o abrirlo hacia la conveniencia o no de hacer rotaciones, podemos hablar de si el escenario político actual tendrá consecuencias relevantes en nuestras inversiones  o incluso podemos hablar de cómo protegernos contra esas posibles consecuencias.

gatito_de_compras1Empiezo yo dando mi opinión. En principio no cambiaré lo que tenía pensado hacer por el nuevo escenario político, pero lo que tenía pensado hacer, en parte, me protege contra este escenario. Cuando empecé a construir mi cartera de dividendos, hace un par de años, me centré en el Ibex. Ahora representa un 60% sobre el total invertido y mi idea es ir rebajando ese porcentaje progresivamente. Estas últimas caídas me han hecho incrementarlo, porque he aprovechado para comprar valores a precios muy atractivos, pero es algo temporal. Cuando recuperemos las cotizaciones a las que compré los primeros paquetes de cada empresa, me desharé de parte de la posición, rebajando mi exposición al Ibex. Tardaremos seis meses, un año o cinco años, pero esa es mi idea. Estás intentando corregir un error, dirán unos. Eso es que elegiste mal, dirán otros. No tenías que haber comprado toda la posición en tan poco sitio, dirán los de más allá. Y yo les daré la razón, pero lo mejor ante los errores es asumirlos e intentar corregirlos y, a ser posible, sin urgencias que nos hagan empeorar el error pero con con decisión una vez tomada la decisión. Cada vez veo más claro que las ventas formarán en el futuro parte de mi estrategia, aunque sólo sea para reducir exposición al Ibex y equilibrar mi cartera.

En esta estrategia que os comentaba entra también Enagás, que es una de mis posiciones más fuertes del Ibex. La diferencia con otras como Repsol, Mapfre o Santander, por decir tres que las están pasando canutas, es que Enagás la tengo con plusvalías y no tendría que esperar para vender, pero ni veo urgente vender ni  venderé toda la posición a menos que el panorama pinte realmente mal. La reduciré en la misma medida que el resto de empresas españolas de mi cartera. Mi idea es tener los 10-12 valores importantes del Ibex, pero con menos peso que ahora y complementados con las mejores empresas del mundo.

Entretanto, a cobrar dividendos y seguir comprando empresas en otros mercados. De momento en Estados Unidos y Reino Unido, pero posiblemente también incorpore alguna bluechip europea, canadiense o australiana. La diversificación geográfica la acabaré completando, como ya hemos comentado en otras ocasiones, con fondos indexados y algún fondo de gestión activa. Hay pocos mercados a prueba de bombas y, aunque puedo estar equivocado, estoy convencido de que el Ibex no es uno de ellos…

¿Y vosotros? ¿Qué opináis de la decisión de Julio de rotar Enagás? ¿Cómo creéis que afectará el nuevo escenario político a nuestras inversiones? ¿Habéis hecho alguna adaptación de vuestra estrategia por esta causa?

Si os ha gustado el artículo, como siempre, os pido que lo compartáis en las redes sociales. Es muy sencillo, sólo tenéis que pulsar en uno de los iconos que tenéis bajo estas líneas y seguir las instrucciones, y con ello ayudáis a que la comunidad siga creciendo.  También podéis seguir los artículos más interesantes de los bloggers de la comunidad en esta página. ¡Qué tengáis buena caza!