Lo importante de la vida
¿Renunciar a calidad por diversificación?

¿En qué acciones invertir?¡Hola, cazadividendos! Mucho tiempo ha pasado desde el último artículo. Han sido unas semanas bastante intensas de trabajo, pero también me he dedicado a una serie de mejoras que acabarán revirtiendo en la comunidad a partir de enero. Y hasta ahí puedo leer. Últimamente ando algo saturado y no doy abasto. Tengo tres artículos que me habéis enviado para que publique y que tengo pendientes de revisión, y el de hoy es el primero de ellos. Es obra de Mucho Invertir, uno de los bloggers de la comunidad que más resalta por sus dotes de análisis. En esta ocasión, nos presenta su método para analizar y elegir de manera objetiva en qué acciones invertir, es decir, las empresas que, según la información de que disponemos, mejor se comportarán. Todo esto lo explica en su blog, pero creo que es bueno presentarlo aquí también porque seguro que nos proporciona ideas para incorporar a nuestra estrategia. Hoy presentamos el sistema de inversión y selección de valores de Mucho Invertir.

Elegir las mejores acciones para invertir de manera objetiva

En primer lugar, agradezco a Cazadividendos la oportunidad que me ha dado para publicar en su blog, sin duda un referente para toda la comunidad. Espero estar a la altura y no defraudar.

Es importante para un inversor basarse en un sistema de análisis, inversión, selección y rotación de valores que sea coherente, metódico y objetivo. De esta manera podrá minimizar el efecto psicológico, seleccionar de manera objetiva las mejores acciones para invertir y, sobretodo, no cometer grandes errores y mejorar la rentabilidad de nuestra cartera. En este artículo os presentaré mi sistema, diseñado en base a estos principio y que, además, permite comparar unas acciones con otras dentro de un sector, pudiendo establecer listas o rankings de empresas en base a su relación calidad/precio u oportunidad de inversión que presentan.

¿Por qué necesito un sistema de inversión y selección de valores?

¿Por qué es necesario un sistema de inversión?Comprar barato y vender caro, invertir en empresas buenas, tener miedo cuando el mercado está eufórico y ser valiente cuando entra en pánico, comprar cuando hay sangre en las calles, etc… Todos estos mantras son fáciles de decir, pero difíciles de cumplir cuando llega el momento. Todos queremos comprar empresas baratas y venderlas caras, es evidente. Pero la dificultad radica en la ausencia de métodos de valoración de muchos inversores, en el efecto rebaño, en la susceptibilidad psicológica que tenemos ante ciertas noticias o la dificultad de aislar el valor del ruido de mercado.

Por eso al menos a mí se me antojó necesario un sistema de valoración estandarizado, metódico y objetivo que elimine estos sesgos en la medida de lo posible. Me parecía que invertir mi tiempo en esto era más útil que perderlo viendo noticias y ratios sueltos de empresas por internet, lo cual no me daba una visión global y objetiva de las empresas que podía querer comprar. En mi opinión, cuando decidimos invertir en bolsa, nos debemos preguntar siempre lo siguiente:

¿Cuál de entre todas las empresas de un sector es aquella que ofrece una mejor relación calidad-precio y, por tanto, una mejor oportunidad de inversión?

Así que para dar respuesta a esto, finalmente he creado un sistema de análisis de inversión lo más sistemático, metódico y estandarizado posible. Podéis ver un ejemplo de ello en este análisis de Viscofan:

Método de valoración de empresas de Mucho Invertir

Mejores acciones para invertir en un determinado sector

El siguiente paso era establecer estos mismos criterios para un abanico completo de empresas agrupadas por sectores, de forma que se pudiera comparar bajo un mismo criterio unas empresas con otras, y responder así a la pregunta anterior de cuál es la que ofrece mejor relación calidad precio dentro de un sector, o incluso entre sectores diferentes o períodos de tiempo diferentes. El resultado final, como podrá intuir el lector, ha sido establecer un ranking, una lista ordenada de mejores a peores oportunidades de inversión.

El método cubre todos los aspectos de un análisis fundamental, tanto cuantitativo como cualitativo. Entre otros:

  • Calidad del negocio.
  • Retornos y márgenes.
  • Moat y ventajas competitivas.
  • Riesgos y oportunidades.
  • Valoración en base al precio
  • Alineamiento con el accionista
  • Crecimiento, política dividendos
  • Uso adecuado del endeudamiento.

De una forma objetiva y metódica, evaluamos cada una de las diferentes áreas, de una forma medible numéricamente. A su vez, cada ratio o característica sujeta a análisis se engloba de forma ponderada en secciones que a su vez conforman el resultado global de la empresa.

En cuanto a las variables elegidas, metodología, sistema de ponderación o criterio de baremo, cada uno podrá tener una opinión al respecto pero, en general, las empresas en los primeros puestos en general ofrecerán más potencial al inversor que aquellas que están a la cola del ranking.

Variables utilizadas

Valoración y precio

Uso un total de 5 ratios. Estos son PER, PER respecto al histórico de 11 años, precio respecto a valor en libros y respecto a cash-flow operativo, y valor de firma relativo al Ebitda. Este apartado es de los más importantes, pues valora el precio que el mercado está dispuesto a pagar por la calidad de la empresa, la cual evaluamos en los apartados posteriores. A cada ratio le doy un peso, de forma que este apartado representa el 31% del total, siendo los más importantes el PER, PER respecto al histórico y VF/Ebitda.

Deuda

Dado que los mayores errores de inversión suelen ser resultado de una subestimación de la deuda, esta sección es también muy importante. Medimos la salud financiera mediante el apalancamiento, la deuda financiera neta respecto al Ebitda, el interés que paga a sus acreedores y el rating de las agencias de calificación. A este apartado le doy una importancia del 17%.

Política de dividendos

Política de dividendosSobre todo, que el dividendo sea sostenible. Evalúo la rentabilidad de éste, pero sobre todo, que tenga un payout bajo respecto a beneficios y respecto a cash flow libre tras inversiones en mantenimiento y pago de intereses, acumulado a 6 años. Todos conocemos lo que pasó con Santander o Telefónica, y no se lo deseamos a nadie. Esta sección ayuda a detectar casos similares. La ponderación de este apartado es del 7% puesto que pienso que la inversión por dividendo fiscalmente penaliza mucho y no la considero óptima. Incluso en otros países, para mí, cuanto menor sea el dividendo, mejor, para evitar dobles imposiciones, cambios de divisa, etc. Me interesa más que nada que no sean irresponsables.

Rentabilidad y márgenes

Hay cantidad de ratios, pero a veces menos es más. ROE y ROCE me sirven para medir la rentabilidad para el accionista y para evaluar la calidad del negocio. El primero cuenta con el legítimo uso de deuda para apalancar los resultados, tanto positivos como negativos. El segundo es intrínseco a la calidad del negocio. Por otro lado, margen operativo y margen neto nos dan una idea de la capacidad de fijación de precios y contener costes, así como de la eficiencia global de la empresa. Esta sección tiene un peso del 16%, aunque quizás me quede corto. El ratio para mí más importante es el ROCE.

Crecimiento y análisis cualitativo

El crecimiento y análisis cualitativo como medida de la calidad de la empresaEvalúo el crecimiento pasado de forma compuesta a 5 años del beneficio por acción y de las ventas por acción, eliminando el efecto de las ampliaciones de capital y dividendos en script. En segundo lugar evalúo las expectativas de crecimiento del sector y de la empresa en particular. En total esta sección pondera un 30%, de lo cual un 10.5% es crecimiento pasado, un 8.5% es el análisis cualitativo en sí y un 10.5% es el crecimiento esperado, que también es, a su vez, resultado del análisis cualitativo y de leerse los informes de las empresas. El apartado más complejo es el análisis cualitativo en sí, y en realidad es el más útil. Bien podría tener una ponderación, por sí sólo, del 20% o 30%. Si no es así, es porque al ser más subjetivo, puede ser más propenso a errores. En él analizo, de manera sistemática, los siguientes factores:

  • Directiva y trato al accionista: empresas familiares, recompra de acciones propias, alojamiento del capital adecuado, prudencia, etc.
  • Moat y ventaja competitiva: imagen de marca, costes ajustados, gran inversión, monopolio, coste de sustitución, etc.
  • Análisis de Porter: poder de clientes, de proveedores, de la competencia, productos sustitutivos, etc.
  • Análisis DAFO: debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades.
  • Riesgos: divisa, tipos, legislación, disrupción tecnológica, dependencia de un producto, etc.
  • Diversificación: geográfica, en productos, en divisas, etc.

Cada una de estas variables y bloques tienen un determinado peso en la evaluación final de la empresa, y a su vez se evalúan de manera diferente en función del sector de ésta. Es decir, por ilustrarlo con un ejemplo, se es más flexible con la deuda de una eléctrica que de una tecnológica, pero se le exigirá también un precio menor respecto al valor en libros, puesto que la eléctrica necesita grandes inversiones y prácticamente es lo que sus activos son por separado.

Baremo usado y comparación de empresas en tiempo real

Compración de empresas en tiempo real y baremo utilizadoLa evaluación de cada una de las variables y apartados se hace tanto de manera relativa al resto de empresas del sector como de manera absoluta en ciertos aspectos, manteniendo cierta coherencia entre unos sectores y otros. Al hacerlo en relativo al resto de empresas, nos aseguramos una correcta precisión en la evaluación, es decir, un sistema calibrado. Sin embargo, para que una bajada o subida generalizada e irracional de todo un sector o del mercado se vea también reflejada en las evaluaciones que otorga el sistema a las empresas, dichos criterios o baremos, una vez fijados, los mantengo intactos.

Interpretación de resultados

Estaremos o no de acuerdo con la ponderación de cada variable, o con el criterio o baremo utilizado, pero en general, las empresas de más calidad y mejor precio estarán entre las primeras del ranking, y las de peor calidad o precios más caros, en la cola. Como dice Warren Buffet, no es necesario saber el peso exacto de una persona para saber que tiene sobrepeso. Aquí ocurre igual. Así, de manera general, podemos usar la siguiente interpretación:

Puntuación entre 0 – 40: Posible Sobrevaloración Empresas mediocres/malas a precios medios/altos. Por lo general, empresas no recomendables para la cartera, ya sea por su mala calidad y/o por su alto precio. A veces podrán ser grandes oportunidades de valor, pero para ello sería necesario un análisis mucho más exhaustivo y correríamos un riesgo innecesario.

Ejemplo: su alta deuda, directiva incompetente, dividendo insostenible y crecimiento negativo y precios de la acción no excesivamente baratos han situado a Telefónica ha mucho tiempo en torno a 30, y todos sabemos cómo se ha comportado su cotización en los últimos dos años bajando casi un 40%. Hasta ahora fue sobrevaloración y hubo que mantenerse al margen. Ahora que cambió la directiva y Brasil puede comenzar a crecer, puede que se convierta, sin embargo, en una de esas oportunidades de valor que requieren de un análisis más exhaustivo, pero no aptas para la mayoría en cualquier caso.

Puntuación entre 40 – 50: Valoración Correcta. Negocios aceptables, quizás, para mantener en cartera para un inversor buy&hold o value tras un intenso análisis, pero para el inversor de a pie, no serían recomendables, y mucho menos para compra. Si las llevamos en cartera, esperar un buen momento para vender o poner una orden en alguna resistencia cercana sería buena idea.

Ejemplos: Gas Natural se ha mantenido en estos dos años entre 17 y 19 euros, estable o en leve caída.

Puntuación entre 50 – 60: Empresas relativamente buenas a precios aceptables o buenos. Podemos mantenerlas en cartera e incluso comprar con cuidado, sobre todo en fase de  formación de cartera.

Ejemplo: empresas como CIE Automotive y BMW han tenido valoraciones en torno a 60 puntos durante el último año o dos años. Los inversores hemos obtenido buenos retornos, de en torno al 15% – 20%.

Puntuación entre 60 – 70: Posible Infravaloración. Compañías buenas a precios razonables/bajos. Estas deberían estar, como mínimo, en nuestros radares u órdenes de compra. En general son buenas oportunidades.

Ejemplo: la aerolínea hispano-británica IAG, con una nota en torno a 70, indicaba ser un buen negocio precios muy bajos, demasiado penalizada por el mercado por el Bréxit, la libra o el volátil precio del petróleo. o la típica incapacidad de las aerolíneas para fijar precios. Sin embargo, el sistema no entiende de psicologías y estimaba que a pesar de ello, la empresa era buena y, aunque habría además que haber acertado en el timing, al final el mercado da la razón al sistema, que no deja de ser un value, y la acción ha subido casi un 35% desde los 4 euros en pocos meses. Otro ejemplo reciente ha sido Walt Disney, una empresa muy buena que este otoño estuvo a un precio razonable en torno a 90-95 euros.

Puntuación entre 70 – 100: Pocas son las empresas que consiguen estar en este rango. Suelen ser muy buenas oportunidades de inversión, aunque a veces podemos haber olvidado algún parámetro en el análisis cualitativo o no haberle dado la importancia/ponderación suficiente, por lo que hay que tener cuidado, pues el mercado no siempre es tan ineficiente.

Ejemplos: tenemos dos ejemplos a los que he seguido últimamente. United Therapeutics y Dialog. Dos empresas con unos números muy buenos, y un resultado de puntuación en torno a 80. Desde que las sigo hace menos de 5 meses, ambas han subido en torno a un 30%. Ahora bien, la primera depende fuertemente de un pequeño conjunto de medicamentos con el mismo principio activo, y ya hay planes de hacer genéricos cuando sus patentes expiren en menos de año y medio. La segunda, empresa de semiconductores, tenía el riesgo asociado a un nicho muy marcado para la empresa y un mercado, el de los móviles, probablemente saturado.

Conclusiones

ConclusionesTodo buen inversor debe tener una estrategia bien definida y, en cuanto a selección y rotación de valores en cartera, basarse en criterios sólidos que sean coherentes, razonados y frutos del estudio. El sistema de inversión y selección de valores Mucho Invertir intenta ser coherente, metódico, objetivo, medible y estandarizado, con lo que elimina en gran medida el efecto psicológico y ayuda a minimizar errores y aumentar la rentabilidad a largo plazo. Para esto lo creé y en base a estas directrices lo voy mejorando poco a poco. Además, permite establecer listas comparativas de acciones, o lo que yo llamo rankings de empresas en base a su relación calidad–precio, es decir, listas de empresas agrupadas por sectores donde puedo compararlas y ordenarlas en base a la oportunidad de inversión a largo plazo que representan. Estos rankings los podéis consultar en mi blog y se actualizan en tiempo real. A medida que vaya analizando empresas y sectores, lo iré completando, con el objetivo de que se convierta en una herramienta útil e interesante para todos los inversores de la comunidad. Cedo la palabra otra vez a Cazadividendos

Despedida

DespedidaUna de las mayores dificultades de la inversión es ser capaz de mantener la cabeza fría y no dejarse llevar por los impulsos cuando el mercado reacciona de manera exagerada con la cotización de alguna empresa. En ese momento, lo mejor es tener muy claros las razones por las que decidimos comprarla y volver a evaluarla para ver si esas razones continúan vigentes. El método de análisis y comparación que nos ha expuesto Mucho Invertir es una manera objetiva de hacer esa valoración, tanto en la fase inicial como cuando hay grandes variaciones en su cotizacion. Si la empresa era buena -la mejor de hecho- según nuestro análisis y no han cambiado sus fundamentales de manera sustancial nuestra elección sigue siendo válida y con datos objetivos es más fácil mantener la calma.

¿Qué opinión os merece el método de Mucho Invertir? ¿Creéis que da demasiada importancia (o demasiada poca) a algún parámetro? ¿Creéis que se puede escoger una empresa sólo en base a criterios objetivos? ¿Puede ser que se nos escape alguna gema porque flaquee en algún aspecto pero aún así siga siendo una inversión brillante?

¡Qué tengáis buena caza!

Lo importante de la vida
¿Renunciar a calidad por diversificación?
Ir a la barra de herramientas