¿Es adecuado para un inversor en dividendos español invertir en empresas extranjeras?¡Hola, cazadividendos! Hace unos meses empecé a interesarme por la inversión en empresas extranjeras, especialmente estadounidenses, animado por las recomendaciones de tres bloggers de referencia para mi: Don Dividendo, Dividendogma e Invertir en Dividendos. Fue empezar a buscar información y complicarse todo: comisión de cambio de divisas, cuentas ómnibus, comisiones más altas, doble imposición, impuestos específicos de cada país, etc… Mi experiencia es que, una vez empiezas, no es tan complicado, así que voy a hacer una breve guía para invertir en otros mercados, que complementaré con otras publicaciones posteriores para cada país.

¿Por qué invertir en empresas extranjeras?

Razones para invertir en empresas extranjerasLa primera respuesta es: ¿Y por qué no? Pensar que el mercado español es el mejor de entrada ya es un poco ingenuo. No somos el ombligo del mundo, aunque nos lo creamos. Si viviese en Francia ¿también lo pensaría? ¿o pensaría que es mejor el mercado francés? Al final creo que nos encontramos cómodos con lo que conocemos y tendemos a justificar el hecho de no salir de la zona de confort con todas las razones (¿o debería decir excusas?) a nuestro alcance. Por lo tanto, buscar las mejores empresas allá donde estén es una obligación del buen inversor. Y las mejores empresas se concentran principalmente en Estados Unidos y Reino Unido.

La segunda razón es la diversificación. En España no tenemos representados sectores como los que cubren McDonald’s o Procter&Gamble. Si queremos tener una cobertura más global de todos los sectores hay que salir de compras fuera.

La tercera razón es la calidad de las empresas y el trato al accionista. En Estados Unidos, por ejemplo, hay empresas que han aumentado el dividendo de manera ininterrumpida los últimos 50 años. Cierto es que la retribución al accionista es en muchos casos menor a la de las empresas españolas, pero a largo plazo es mucho mejor una empresa con una RPD baja que aumenta cada año que una con una RPD alta que se mantiene estable en el tiempo, tiene decrementos o simplemente no se incrementa de manera habitual.

¿Realmente la inversión en empresas extranjeras compensa si tiene tantos inconvenientes?Obviamente también es lícito hacerse la pregunta contraria. La respuesta es la retahíla de problemas que nos encontramos al comprar fuera del Ibex: las comisiones más altas, el uso de cuentas globales, la doble imposición, la garantía de la inversión, los impuestos específicos de cada país, etc…  Demasiados problemas… Esto desanima a cualquiera. ¿De verdad vale la pena? En las siguientes línias revisaremos cada uno de estos “problemas” y veremos que no son tan graves como aparentan.

Cuentas ómnibus

Las cuentas de valores de empresas extranjeros son siempre ómnibusCuando compramos acciones en el mercado nacional, tenemos muchos brokers a nuestra disposición, desde los de los bancos tradicionales, que se caracterizan por sus comisiones  desproporcionadas, hasta los brokers online tipo ING, que tienen comisiones más razonables. La mayoría utilizan cuentas de valores nominativas. Eso significa que las acciones se compran a nombre del cliente. Los brokers que tienen las tarifas más competitivas utilizan cuentas ómnibus o cuentas globales. Estas cuentas están a nombre del broker y éste mantiene un registro interno para saber qué acciones corresponden a cada cliente.

Cuando sales fuera de España todos los brokers utilizan cuentas ómnibus o, por lo menos, no he encontrado ninguno de los populares que no las utilice. Este fue uno de los inconvenientes que me dio más dolores de cabeza. Que mis acciones estuvieran a nombre del broker me producía mucha desconfianza, pero me acabó tranquilizando el hecho de que es una práctica muy generalizada. Más adelante explicar alternativas que pueden minimizar el riesgo de las cuentas ómnibus.

Garantía

Más que las cuentas ómnibus, lo que me preocupaba de comprar acciones en otros mercados era que la compra se realizaba a través de intermediarios, con lo cual no sabes quien te garantiza la inversión.

Por ejemplo, en el caso de ING (Holanda), el broker naranja opera a través de Renta 4 (España). Si las acciones son extranjeras se depositan en una cuenta global depositada en Citibank (USA). En el caso de Clicktrade, el broker realmente es Auriga (España) y la cuenta global está depositada en Saxobank (Dinamarca).

Es importante priorizar la seguridad de la inversiónSi hay un problema, el broker quiebra y las acciones no están realmente depositadas, ¿Qué fondo de garantía responde? El español (Fogain) cubre 100.000 € y teóricamente están adscritos a él Auriga y Renta 4. El fondo holandés cubre 25.000 € y está adherida ING. El danés cubre sólo 20.000 e y está adscrito Saxobank. El que mayor cobertura ofrece es el fondo de garantía estadounidense, que cubre hasta 250.000 $.

Después de leer, releer y volver a releer multitud de foros y blogs no me queda claro qué garantía aplicaría, así que mi estrategia va en la línea de utilizar varios brokers que me parezcan de confianza sin depositar una cartera de acciones por un valor demasiado alto en ninguno de ellos. Hace poco empecé con Clicktrade y, a poco que llegue a los 15.000 € o 20.000 € con ellos, buscaré un broker adicional. De esta manera, tengo margen para ampliar mi exposición a los valores que tengo depositados en ese broker sin superar los límites de la garantía de inversiones sin tener acciones de la misma empresa en dos brokers diferentes.

En paralelo, está bien mantener un registro en forma de resguardos de las respectivas cuentas de valores, que puedan servir de justificante en caso de problemas. También se pueden pedir al broker los títulos de propiedad, pero por lo que he visto tiene un coste bastante alto.

Comisiones en la compra de empresas extranjeras

En el apartado de comisiones hay dos aspectos a remarcar. El primero, que para el mismo broker, las tarifas son más altas que para la misma operativa en el mercado nacional.

Las comisiones al comprar acciones de empresas extranjeras son mucho mayoresEl segundo, que hay una comisión de cambio de divisas. Esto significa que, si tienes que comprar acciones en el mercado estadounidense o cobrar dividendos (las dos operaciones más habituales para B&H), lo tendrás que hacer en dólares y eso implica que tendrás que cambiar euros por dólares en el primer caso y dólares por euros en el segundo. La mayoría de broker cobran una comisión del 0,5% sobre el cambio de tarifas vigente.  Esta comisión se puede minimizar si tienes una cuenta en la divisa en la que operarás. De esta manera, sólo te cobrarán esta comisión al traspasar dinero a esa cuenta y al recuperarlo. Por lo tanto podrás hacer cosas como traspasar dinero cuando el cambio te beneficie o cuando lo necesites pero, si tu objetivo es reinvertir los dividendos, no pagarás la comisión de cambio cada vez que los cobres, porque los cobrarás directamente en la divisa extranjera y realizarás las siguientes compras también desde allí.

Mi opinión respecto a estas comisiones es que, si bien está claro que erosionan el interés compuesto, son insignificantes comparadas con las comisiones de un fondo de inversión o un plan de pensiones, y no deben ser excusa para no invertir, especialmente si las empresas en las que inviertes te aportan cosas que no encuentras en nuestro mercado.

Doble imposición e impuestos propios de cada país

El otro aspecto que erosiona el interés compuesto es la doble imposición, es decir, el hecho de tener que pagar impuestos al cobrar dividendos, primero en la hacienda extranjera y luego en la española. Cada país tiene un porcentaje de retención diferente para el cobro de dividendos, pero este porcentaje queda homogeneizado por los convenios de doble imposición, que son pactos entre países que fija la retención en origen en una cantidad normalmente inferior a la establecida. Por lo que he visto, lo habitual es el 15%.

Algunos países tienen formularios para evitar que te retengan por encima de esa cantidad En el caso de Estados Unidos es el W8-BEN, que reduce la retención en origen del 30% al 15%. También hay formularios para solicitar la devolución del exceso de retención. Por ejemplo, si en el caso de Estados Unidos no se ha tramitado el formulario W8-BEN y te aplican el 30%, podría solicitar la devolución del exceso de retención.

Al realizar la declaración de renta, se devuelve, como mucho y dependiendo de tu situación personal, la menor de las retenciones de origen y española. Por ejemplo, para el caso de Estados Unidos:
  • Retención en Estados Unidos sin W8-BEN -> 30%
  • Retención en Estados Unidos con W8-BEN -> 15%
  • Retención en España -> 21%
Por lo tanto, sin W8-BEN devolverían el 21% (la menor del 21% y el 30%) y la retención total sería el 30% correspondiente a la retención en origen. Con W8-BEN retendrían el 15% (la menor entre el 15% y el 21%) y la retención total sería el 21% correspondiente a la retención española.

Para más información podéis consultar la guía fiscal de Deloitte, donde se explica en detalle la fiscalidad de cada país, y los convenios de doble imposición en en la página del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.Finalmente, cada país puede tener impuestos própios como el Impuesto de La Reina (Stamp Duty Reserve Tax o SDRT) en Reino Unido.

Conclusión

Ya he comprado seis valores en Estados Unidos, próximamente empezaré en Reino Unido y no descarto comprar acciones de alguna empresa holandesa o alemana. Mi opinión es que los inconvenientes de operar fuera de España están completamente compensados porque encuentras un tipo de empresas que no tenemos en España, consiguiendo una diversificación en sectores y divisa que da mucha estabilidad a la cartera.

Os agradecería que utilizáseis los comentarios para corregir o matizar cualquier inexactitud del texto. La idea es tener una explicaicón lo más veraz posible, que resuma la operativa y que sea fácil de leer. En próximas entradas intentaré revisar la operativa en cada uno de los países.

Si os ha gustado el artículo os pido que lo compartáis en las redes sociales. Es muy sencillo, sólo tenéis que pulsar en uno de los iconos que tenéis bajo estas líneas y seguir las instrucciones. ¡Qué tengáis buena caza!