Invertir en Europa es muy conveniente, pero hay que tener en cuenta la doble imposición y el exceso de retención que aplican en los pagos de dividendo¡Hola, cazadividendos! Después de hacer un repaso general de las particularidades de invertir fuera de España, y revisar los casos particulares de USA y Reino Unido, haremos un recorrido rápido por el resto de países, para ver cuál es el tratamiento fiscal del cobro de dividendos. No entraremos en las comisiones del broker y los cánones de bolsa de cada país. Por supuesto, cuanto más “exótico” es el país, más costosas son las operaciones. La idea, como siempre, es que aportéis vuestras conocimiento y experiencias de inversión en otros mercados para hacer una guía que sirva de punto de partida para los neófitos como yo. De momento sólo he invertido en España, Estados Unidos y Reino Unidos, pero cuando empiece a equilibrar estas tres patas (o incluso antes si aparece una oportunidad muy buena) me gustaría añadir alguna blue chip europea que cotice en euros, para reducir su dependencia del mercado español. Más adelante empezaré a valorar otros mercados más exóticos, posiblemente mediante algún fondo o ETF.

Pero, antes de empezar, igual es interesante que revises los artículos anteriores sobre inversión en otros mercados, que puedes encontrar en la sección de Guías. Son estos:

Antes de empezar, recordemos varios conceptos. En primer lugar, cuando compramos acciones de una empresa extranjera sabemos que al cobrar los dividendos se nos aplicará una retención en origen y una es España. Los convenios de doble imposición entre España y el resto de países (por lo menos los que he revisado) establecen que la retención máxima en origen (la que aplica la Hacienda del país donde cotiza la acción) es del 15%. En esta página del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas están detallados los convenios vigentes.

Por otro lado, todos los dividendos tributan en el IRPF de la misma manera, independientemente de que provengan de acciones españolas o extranjeras. La tributación resultante se obtiene de sumar el importe de todos los dividendos recibidos y declararlos como rendimientos del capital mobiliario. En cualquier caso, la realidad es que hay países que aplican una retención del 15%, países que aplican una retención inferior y países que aplican una retención superior. Si es igual o inferior no hay problema, porque al hacer la declaración de renta se regulariza, pero si es superior hay que reclamar al país de origen que devuelvan el importe que ha excedido de ese 15% o asumir la pérdida.

Es importante destacar que este ejercicio es teórico y que no he pasado por este proceso nunca. Lo intentaré explicar en detalle para el primer país, Alemania, y luego destacaremos las diferencias para el resto:

Alemania

Los dividendos de empresas procedentes de Alemania tienen una retención en origen del 26,375%. No hay manera de indicarle a la administración alemana que nos retengan el 15% por ser españoles y estar sujetos al convenio de doble imposición, es decir, el equivalente al W8BEN estadounidense.

Alemania es uno de los países más interesantes para invertir pero cuenta con la desventaja de la doble imposiciónPor lo tanto, según la ley nos tendrían que devolver el 11,375% del exceso de retención. Para tramitar esta devolución hay que hacerlo a través del formulario “DBA-Spanien/Kapitalerträge”. Este documento se debería poder conseguir facilmente en Hacienda, pero en la realidad no lo es. La buena noticia es que vale una fotocopia y podéis obtener una de aquí. Una vez cumplimentado, la Hacienda española tendrá que certificar la residencia en España, cosa que es otro tramite en sí y que puede obligar a ir más de una vez a Hacienda. Los formularios cumplimentados y sellados por la Hacienda española hay que enviarlos por correo postal junto con los justificantes originales del cobro del dividendo donde aparezca el importe bruto del dividendo a la Hacienda alemana. Esto hay que hacerlo para cada dividendo cobrado cada año. Demasiado trabajo si hablamos de cantidades pequeñas. Otra cosa que se puede hacer es agrupar varias retenciones de varios valores y reclamarlos conjuntamente cada dos o tres años. En el caso de Alemania hay que hacerlo antes de que pasen cuatro años del cobro del dividendo, pero esto depende de la Hacienda de cada país.

Bélgica

Retención habitual: 30%.
Retención teórica: 15%
Exceso: 15%
Formulario 276-Div. Aut.

Finlandia

Retención habitual: 30%.
Retención teórica: 15%
Exceso: 15%
Formulario 6164e. Además se puede utilizar el formulario 6161e para informar de tu condición de no residente para que te retengan el 15% que marca el convenio de doble imposición.

Francia

Retención habitual: 30%.
Retención teórica: 15%
Exceso: 15%.
Fomularios 5000-ES y 5001-ES. Se pueden buscar los originales en http://www.impots.gouv.fr

Holanda

Retención habitual:  15%
Retención teórica: 15%
Exceso: 0 %
No hay que solicitar devolución.

Israel

Aplicado habitualmente: 15%
Retención teórica: 10%
Exceso: 5%
No sé cómo se solicita el exceso de retención, pero una posibilidad es comprar el ADR estadounidense de la empresa israelí y recupera el 15% como si se tratase realmente de una empresa estadounidense. De esta manera no hay exceso de retención sino una retención que se recupera en la declaración de renta.

Italia

Aplicado habitualmente: 26%
Retención teórica: 15%
Exceso: 11%
En este caso no hay un formulario específico para solicitar la devolución, pero la normativa italiana preve que se puede solicitar mediante un escrito en el que se indican los datos básicos: nombre, apellidos dirección, datos de los dividendos cobrados, declaración de no residencia en Italia y cuenta para hacer el ingreso. La declaración de no residencia en Italia (o de residencia en España), como en los casos anteriores, hay que solicitarla a la Hacienda española. Esta documentación se envía por correo a la Hacienda italiana.

Portugal

Retención habitual: 28%
Retención teórica 15%
Exceso: 13 %
Formulario 22-RFI

Suiza

Retención habitual 35%
Retención teórica 15%
Exceso 20%
Formulario 90

Otros países

La retención en origen en Noruega es del 0%, en Brasil el 15%, en Canadá el 25% y en Australia un 30%.

Hasta aquí la exposición general. Sólo he enumerado los más habituales y faltan algunos que hemos comentado en el blog. Os animo a que contéis vuestras experiencia. La información que vayáis proporcionando la incluiré en el cuerpo del artículo: ¿Tenéis valores de estos países? ¿Los habéis descartado por la alta tributación en origen y la dificultad para recuperar el exceso? Finalmente, si decidís invertir en estos países y queréis recuperar los excesos de retención, podéis encontrar los procedimientos detallados para país en este artículo.

Dos detalles para finalizar. El primero, que ayer hice una pequeña entrada en Sainsbury, animado por la recomendación de la OCU y el análisis de Miguel. Quería acabar este artículo y he preferido explicar esta compra dentro de unos días. El segundo, que con catorce votos ya estamos en el tercer puesto en la sección de Economía y en el 141 en la clasificación general de los Premios 20Blogs. Podéis votar en esta página.

Si os ha gustado el artículo, como siempre, os pido que lo compartáis en las redes sociales. Es muy sencillo, sólo tenéis que pulsar en uno de los iconos que tenéis bajo estas líneas y seguir las instrucciones, y con ello ayudáis a que la comunidad siga creciendo. ¡Qué tengáis buena caza!