Las mejores empresas para invertir estan fuera de España. Si queremos comprar acciones de empresas de calidad hay que mirar otros mercados.¡Hola, cazadividendos! Entre los inversores en dividendos se suele decir que se deben comprar aquellas empresas que te permitirían desaparecer veinte años y seguir durmiendo tranquilo. Andevás con Telefónica si puedes tener AT&T o con Mapfre si puedes tener Munich RE. Y por supuesto, ¿como puedes no tener en tu cartera una Cocacola, una Procter&Gamble, una Nestlé o una Johnson&Johnson cuando en el Ibex no tenemos nada ni remotamente parecido. Reconozco que soy culpable de ambos pecados. También tengo excusas, por supuesto, pero la mayoría son fácilmente desmontables. La más objetiva o real es su precio. Las buenas empresas están siempre caras y sufren menos con el nerviosismo del mercado. Da igual que les eches un frenazo de la economía china, una crisis del petróleo o un brexit. Ni se mueven. Así que, una vez hemos identificado las mejores empresas para invertir y hemos asumido que será difícil que las compremos baratas, necesitamos una estrategia que nos indique cómo comprar acciones de una empresa de calidad 

El objetivo de este artículo, por lo tanto, es intentar definir una estrategia para comprar estas bluechips mundiales. Vaya por delante que no daremos LA solución, sino que reflexionaremos sobre diferentes maneras de enfocar este objetivo. El artículo es obra de HRono, uno de los ilustres de la comunidad. Hace unos meses me comentó que sería muy interesante un artículo sobre este tema y le pedí que escribiese cuatro líneas. No en vano el llevaba tiempo pensando sobre el tema y seguro que nos ofrecerá una presentación rica, que servirá de punto de partida para el debate.

Comprar acciones de empresas extranjeras

Razones para invertir en bolsa en el extranjeroPero, antes de empezar, me gustaría hacer un alegato a favor de la inversión en bolsa en empresas extranjeras. Hay un sector de lectores que espera a llegar a un volumen determinado de cartera para salir. Yo particularmente, si ahora volviese a empezar, probablemente ni miraría al mercado nacional. Para mi el argumento definitivo lo leí hace un tiempo y lo encuentro irrebatible: si fueras un inversor estadounidense, británico, alemán o francés ¿comprarías alguna empresa del Ibex? Si las hubieras comprado, adelante, pero si no… ¿por qué hacerlo? ¿sólo por haber nacido aquí? Nuestro objetivo debe ser comprar las empresas más rentables allá donde se encuentren. ¿Significa eso que venderé ya mis empresas del Ibex? No, pero sí que iré deshaciendo posiciones, por lo menos a medida que las cotizaciones lleguen a los puntos que les pido para salir. ¿Significa que me quedaré sin empresas españolas en la cartera? No, supongo que me quedaré con la mayoría de empresas, pero en una representación menor.

La mayoría de inversores que no se se deciden a cruzar nuestras fronteras lo hacen por miedo a lo desconocido y se escudan en unos argumentos que, en mi opinión, no son más que verdades a medias que cada vez cuesta más mantener:

Es que utilizan cuentas ómnibus. Este argumento, que era uno de los principales, ha dejado de tener validez desde la última reforma del mercado de valores, ya que desde entonces en España son ómnibus a menos que se asuma un coste desproporcionado.
Es que las comisiones son más caras. En general sí, pero puedes utilizar brokers con comisiones más asequibles, como DEGIRO o Interactive Brokers, que son incluso más baratos que los brokers que utilizamos para comprar en España.
Es que esos brokers no son seguros. Cuando menos, discutible, pero si no te fías, traspasa a otro broker cuando llegues a un cierto importe. En general estos brokers son baratos para todo y la comisión de traspaso no tiene nada que ver con los 30-35 € que cobra un banco tradicional.
Es que es peligroso cobrar mis ingresos en otra divisa. Nadie sabe cómo evolucionarán las divisas, pero yo particularmente me encuentro más cómo con ingresos en euros, dólares, libras y francos que sólo en euros. Y si esto no te convence, compra sólo zona Euro. Mejor que sólo Ibex seguro que será.
Es que me cobran comisión de cambio. Correcto, es una comisión muy pequeña pero, si te preocupa, utiliza un broker con cuenta en otras divisas como Interactive Brokers o ActivoTrade o con bloqueo de conversión de divisas como DEGIRO. Haz cuentas, a largo plazo esa comisión afecta poco.
Se agotan las razones para no comprar acciones de empresas extranjerasEs que me cobran impuestos dos veces. Sí, sí, la famosa doble imposición internacional, pero hasta el 15% se recupera directamente en la declaración de renta de ese ejercicio (que se hace al año siguiente). Y todo lo que pase del 15% lo puedes recuperar reclamándosela a la Hacienda del mercado en el que has comprado las acciones. Si no te quieres meter en estos envolaos, simplemente renuncia a ese exceso de retención. Algunas empresas tienen una RPD suficientemente alta para no preocuparse por esa retención perdida.
Es que tengo que que tramitar el W-8BEN. El W-8BEN sirve para declarar que eres un inversor no residente en Estados Unidos y normalmente lo tramita el broker de manera automática, sin que ni siquiera lo tengas que pedir.
… Y presentar el modelo 720. No siempre. Recordemos que sólo hay que presentar el modelo 720 del Ministerio de Hacienda si se superan los 50.000 € en valores depositados en el extranjero. Bueno, hay otros supuestos para bienes inmobiliarios y depositos. Y tampoco es para tanto. A grandes rasgos, no es más que un listado de tus posiciones a 31 de diciembre del año anterior. Y una vez presentado, sólo tienes que volverlo a presentar si incrementas tu posición en 20.000 € respecto a la última presentación.
… Y el modelo D-6. Muy parecido al anterior pero para el Ministerio de Economía. El modelo D-6 hay que presentarlo cada año, pero es mucho más sencillo que el 720 y, además, de momento no hay sanciones.
Es que la RPD es muy baja. Sí, pero los dividendos crecen y crecen sin parar, y a la larga el YOC es mucho mayor.
Es que tengo menos información. En la web de la empresa tienes todo lo necesario. Y si no conoces el idioma de la empresa, la mayoría tienen versión de la web en inglés. Y si no sabes inglés, recuerda que la mayoría de empresas se comentan en la comunidad, con lo cual es fácil seguir cómo va tu inversión.
Es que, es que, es que…. ¿Seguro que los inconvenientes no son simplemente un enroque largo con tres peones para evitar salir de la zona de confort?

Pero por supuesto, si invertimos fuera de nuestras fronteras, nuestro objetivo deben ser las mejores acciones para invertir, las de aquellas empresas  que decíamos al principio del artículo que nunca se ponen a tiro. En las siguientes líneas, HRono reflexionará sobre posibles estrategias para incorporarlas a nuestra cartera. Os dejo con él:

Cómo comprar acciones de una empresa de calidad

¿Qué nos recomienda Warren Buffet?

Una primera aproximación. En el libro “Warren Buffet y la interpretación de los estados financieros” nos recomiendan comprar las acciones de empresas de calidad en los recortes generalizados del mercado, aunque las cotizaciones caigan mucho menos que las del resto de acciones:

“Entonces, ¿cuándo deben comprarse acciones de estos negocios? En los mercados bajistas para principiantes. Aunque puedan parecer caros en comparación con otras ‘gangas de los mercados bajistas’, a largo plazo éstos son en realidad una ganga mucho mejor.” 

También apuesta por comprar cuando la compañía pueda cometer alguna estupidez que sea solucionable. Por otra parte, advierte de huir de estas acciones en la cima de los mercados alcistas, cuando suelen estar caras o muy caras

Dollar cost averaging para comprar las mejores empresas para invertir

El dollar cost averaging como estrategia para comprar acciones de una empresa de calidad a un buen precioTim McAleenan Jr es el autor de The conservative income investor, uno de los blogs más conocidos de la comunidad Divided Growth Investing anglosajona, en el cual dedicó este artículo a reflexionar sobre las bluechips que están perpetuamente caras. En esencia propone que, en acciones de compañías sólidas que suelen están caras y ofrecen dividendos relativamente pequeños de entrada (<2%) se haga dollar cost averaging. La idea sería comprar una cantidad pequeña y fija un día concreto de cada mes con un broker de bajo coste y aumentar mucho más la inversión en los momentos puntuales en los que pueda caer más de la cuenta la cotización.

De esta manera se evita tener que esperar años para llegar a las grandes crisis en que se puede intentar entrar, y mientras se van cobrando dividendos a cambio de ir construyendo una posición a un precio en teoría aceptable. A favor de esta teoría, es útil leer esta entrada del mismo blog en la que utiliza el ejemplo de Abbot Laboratories.

Dollar value averaging para aprovechar el momento de mercado

La propuesta de Tim McAleenan Jr creo que se puede intentar mejorar. Una idea, por ejemplo, podría ser no fijar un día para hacer la compra automática de cada mes y, en su lugar, hacer lo siguiente: si a lo largo del mes se alcanza el precio medio al que tenemos en ese momento la posición, compramos el doble de la cantidad fija. Si no se alcanza en ese mes, compraremos en la última semana la cantidad mínima.

Esto táctica para comprar las mejores acciones para invertir automatizando los criterios de entrada se parece a la estrategia deldollar value averaging, desarrollada por Michael Edleson a principio de la década de 1990 en su libro “Value averaging: the safe and easy strategy for higher investment returns“.

En esencia consiste en fijarse una meta de capital (V) a conseguir durante un tiempo determinado (t), invirtiendo una cantidad (C) por unidad de tiempo y teniendo en cuenta la rentabilidad prevista en conjunto de la inversión y de las contribuciones (R), expresada en tanto por uno (p.ej. 4%=0,04). La fórmula sería

Vt = C * t * (1+R)t

Por ejemplo, si queremos conseguir 100.000€ en 10 años (120 meses) con un crecimiento estimado del 3% anual, tenemos:

100000 = C * 10 * (1 + 0,03)10

De donde C = 100000 / 10 * (1+0,03)10 = 7441€ anuales (o 620€ mensuales) de inversión serían necesarios para ese objetivo. Tenéis un cálculo alternativo en este comentario de Gonzalo.

Teniendo esto claro, la táctica del value average consiste en balancear cada unidad de tiempo (en este caso cada mes) en función de cómo evolucione la inversión. Así, si en el segundo mes la inversión teórica debería suponer 1240€ y su valor real se queda en 1200, la siguiente suma no deberían ser 620 sino 620 + los 40 de diferencia. Compramos más cuando los precios bajan, y al revés cuando los precios suben. Aplicado a una acción determinada, hablaríamos de una Vt menor (pongamos 10.000€) para completar una posición en un t determinado, lo que nos daría cantidades mensuales (o con la temporalidad que deseemos) más modestas.

Análisis técnico para comprar acciones de empresas de calidad

Análisis técnico para comprar las mejores empresas para invertirEl análisis técnico tal vez nos pueda ayudar en el caso de los grandes blue chips. Las acciones de empresas de este estilo suelen tener tendencias marcadas bastante prolongadas. Por ejemplo, Cocacola lleva en un canal de ligera pendiente alcista desde principios de 2014 con unos límites entre 40 y 45€. Johnson&Johnson lleva en un lateral entre 95 y 105$ desde principios de 2014, hasta hace poco que ha roto el límite por arriba. Se podría intentar comprar cuando la cotización baje a tocar la línea inferior de la tendencia. Y si conoceis un poco más  análisis técnico seguro que se puede aplicar algún criterio un poco más preciso que nos permita ajustar un poco más el precio de entrada.

Los ratios nos ayudan a comprar las acciones de una empresa diez

Los ratios financieros nos pueden servir para decidir cómo comprar acciones de una empresa que siempre parece cara. Uno bastante utilizado es el promedio de PER o de RPD de los últimos diez años y entrar cuando ronde o sea inferior a la media. Esta estrategia serviría para acciones de empresas no cíclicas, es decir, para aquellas que suelen tener un crecimiento más o menos estable.

Para las acciones de empresas cíclicas, en teoría menos interesantes para una estrategia buy&hold, el PER funcionaría al contrario y debería entrarse con PERs superiores a la media, cuando la empresa está en la parte baja del ciclo económico, por ejemplo ahora con las petroleras o las comodities. Chevron tiene ahora un PER casi 40. En Invertir, Bolsa y Dinero reflexionaron sobre cómo utilizar el PER con las empresas cíclicas y en Rankia sobre cómo utilizar el EBITDA para entrar en las empresas cíclicas cuando estén en la parte inferior de su ciclo.

Pululante, por ejemplo, nos comenta que usa la media de 200 sesiones para asegurarse de que compra a un precio razonable. Si el número de empresas en seguimiento es amplio, con un poco de paciencia se pueden comprar empresas de este selecto grupo. Muchas de las empresas que seguimos se han podido comprar con este criterio en 2015 y 2016.

Por otro lado, hay quien aboga por mirar la rentabilidad por dividendo y el pay out (y el PER) de estas empresas en el momento que nos planteamos comprar para saber cuándo entrar en ellas. En este punto me gustaría hacer referencia a dos comentarios de Lluís de hace un par de meses en este mismo blog. El primero:

“Cualquiera puede ver que Abertis a 12 o Gas Natural a 15 son empresas con recorrido y que Inditex a 34 o Visa a 75 no tienen mucho. Sólo con mirar la RPD y el payout vamos a ver si una empresa es cara o no. Sanofi es cara, Siemens no mucho. El precio dice poco, hay que mirar PER, RPD y payout”.

Supongo que no hay que explicar mucho más, aunque en este caso podemos estar fuera de muchas grandes durante mucho tiempo o incluso siempre, algo que se contradice con la afirmación de que, pese a todo, a largo plazo estos valores son una ganga mejor que otras que puedan estar más baratas… En otra intervención, Lluís afirmaba:

“En bolsa no se debe comprar muy caro nunca y eso se evita incorporando las empresas que conoces e investigas. Por eso ahora no debes comprar Pepsico o Philip Morris. Pero para mí cualquier regla tiene su excepción y aun sabiendo que están caras, para mí Nestle y Johnson&Johnson son compra siempre, pues son las 2 mejores empresas del mundo y son muy poco volátiles. Eso sí, no vas a doblar con ellas, pero aportan tranquilidad a una cartera de por vida”.

Conclusión

Las mejores empresas para invertir, como Nestle, requieren una estrategia para incorporarlas a la carteraMi conclusión: como en todo, en la inversión, ni hay un método definitivo para acertar comprando las grandes bluechips ni tal vez debamos complicarnos en exceso la vida, siempre y cuando vayamos a muy largo plazo, porque el tiempo lo pone todo en su lugar y en las grandes empresas normalmente su lugar es ir hacia arriba con mayor o menor fuerza. Creo que el sentido común, en la línea de lo que comenta Lluís de no comprar caro, o algún tipo de planificación que permita ser más o menos metódico, puede ser suficiente para entrar en estas empresas y, a muy largo plazo, pensar que se hizo una buena inversión.

En todo caso, esto son unas primeras ideas o aproximaciones de un inversor no profesional que creo que pueden dar pie a lo mejor de esta entrada, que serán los comentarios. Para acabar, una última reflexión. En tiempos de tipos mínimos y bolsa convulsa, estas grandes blue chips casi ni se inmutan, y en muchos casos suben, lo que indica flujos de dinero que buscan la ‘seguridad’ de la calidad. Hay quien dice que, por ello, sus precios se inflan más de lo ya habitual. Los PER de las que yo manejo están entre 20 y 30, e incluso alguna superior. Todo el mundo quiere estas empresas, ¿habrá que ir con un extra de cautela en este momento?

Comunidad

Fantástica aproximación la que nos ha regalado HRono y un buen punto de partida para compartir las estrategias que utilizáis para ir incorporando a la cartera las acciones de empresas de calidad que siempre están caras. Yo de momento he sido bastante estricto con los precios de entrada y algunas han caído (Procter&Gamble, IBM, Chevron, Philip Morris, entre otras) pero creo que debería cambiar un poco de estrategia para poderlas incorporar con más fluidez.

Me gustan este tipo de artículos. Me gustan mucho, pero vuestra participación los hace aún mejores. Vuestras opiniones y experiencias valen mucho dinero. No lo dudéis ni un segundo. No lo olvidéis nunca.

¡Qué tengáis buena caza!