Los cazadividendos buscan construir una renta complementaria basada en los dividendos crecientes de empresas sólidasAhora ya lo sé: me gustan los dividendos. Supongo que con el cazadividendos del título ya queda claro. Empecé a pensar en ellos porque un compañero de trabajo me habló de las excelencias de las acciones del Santander, con un 10% de dividendo y un potencial de crecimiento enorme. Sonaba tan tremendamente desproporcionado que me puse a investigar y los resultados me dejaron un poco descolocado: parecía que las acciones y sobretodo las acciones de empresas fuertes con dividendos crecientes eran una opción bastante rentable y muy segura a largo plazo. De hecho, mucho más que los típicos imposiciones a plazo fijo, porque estas siempre tenían rendimientos acordes a IPC.

Siempre me ha gustado un poco ir contracorriente e invertir en bolsa “con cabeza” era una opción que siempre había valorado y no había intentado por la creencia de mi entorno de que es prácticamente un juego de azar. Y ahí empezó esta aventura.

El inicio del viaje de los cazadividendos

En aquel momento yo tenía, casi por casualidad, dos modestos paquetes de acciones, uno de CaixaBank y otro de Repsol. El de CaixaBank venía de un canje de otro producto y el de Repsol, de un regalo de mi padre de hace muchos años. Ambos paquetes se habían revalorizado muchísimo, pero yo pensaba que era fruto del desplome por la crisis y de la posterior recuperación del mercado, y no le daba más importancia.

¿Venderlo? ¿Para qué, si van  bien? ¿Comprar más? Uf, es que es bolsa y la bolsa es casi jugarse el dinero…

Así que decidí comprar dos pequeños (muuuuy pequeños) paquetes de acciones de Santander y BBVA, y seguir con mi investigación. Inicialmente me centré en páginas web que me sirvieron para consolidar conceptos de inversión que ya conocía, pero que quería ordenar y acabar de entender. A partir de ahí empecé a navegar por el resto de páginas orientadas a la inversión a largo plazo y basadas en el dividendo. La impresión es que estas páginas destilan mucho sentido común y que la estrategia es muy robusta. Igual no es la mejor estrategia del mundo o la más rentable, pero da la impresión de que, si se siguen las cuatro reglas básicas, el éxito está asegurado. Eso sí, no esperemos alcanzar el éxito en dos años: es un camino muuuuuy largo.

El caso es que todo lo que leí me gustó y, cinco meses después, tengo una cartera con nueve valores del Ibex. Muy deprisa has comprado, pensará más de uno. Y razón no le falta. Supongo que me dejé llevar por la euforia y los compré en un periodo de tiempo muy corto, pero me daba miedo perder la oportunidad de entrar en el mundillo a buenos precios. Supongo que es uno de los errores por los que todos los inversores pasan inevitablemente.

Estrategia inicial de los cazadividendos

Ahora, con las bases de mi cartera asentadas, me planteo:

  • No vender, salvo situación límite de alguna de las empresas.
  • Comprar, pero sólo en buenas oportunidades. No me importa estar meses sin comprar. De hecho, siempre que tenga el dinero de la inversión acumulado y disponible, es una situación ideal.
  • Empezar a diversificar, empezando a comprar lo antes posible en Estados Unidos, especialmente sectores que no están presentes en el Ibex. Cuando tenga varias posiciones en Estados Unidos, empezaré a comprar en Reino Unido y en Europa.

Objetivos de los cazadividendos

El objetivo de los cazadividendos es construir una renta complementaria mediante dividendosNuestro objetivo es conseguir en dividendos netos un porcentaje significativo de nuestros ingresos actuales. ¿Qué porcentaje es ese? Pues no lo tenemos muy definido, pero debería ser suficiente para no tener sustos con nuestro futuro, Queremos asegurarnos una vivienda, que ya tenemos, y una renta independiente de lo bien que lo hagan los políticos con las pensiones. Con nuestra capacidad de ahorro en unos 10 años deberíamos estar en condiciones de ver qué hacemos: seguir trabajando, cambiar a un trabajo menos exigente, dejar de trabajar uno de los dos, …. Todo lo invertido en esta cartera no se tocará bajo ningún concepto y mantendremos en todo momento un importe igual al de la cartera como ahorro familiar. Digo “nuestro objetivo” porque estoy casado y mi mujer está de acuerdo en que adoptemos esta estrategia de inversión / ahorro. No tenemos hijos, aunque nos gustaría que la familia cazadividendos se incrementase. Un hijo podría alterar parcialmente este planteamiento, reduciendo nuestra capacidad de ahorro en un 33% y nuestro objetivo en 5 años. Tenemos sueldos razonables (que parecen bastante estables pero que pueden dejar de serlo en cualquier momento, tal y como está el mercado de trabajo) y un ritmo de vida bueno, aunque no necesitamos grandes lujos. No tenemos hipoteca, aunque sí un pequeño préstamo que devolveremos completamente en unos meses, el coche nos debería durar muchos años porque lo utilizamos muy poco y es un buen coche, me desplazo en bici para ir a trabajar y no hacemos grandes viajes ni salimos demasiado. Por contra, solemos invertir bastante dinero en las compras “relevantes”: el coche, los muebles, los electrodomésticos, etc…

¿Por qué los cazadividendos?

El cazador de dividendos empieza su aventura. ¿Su nombre? Cazadividendos¿Y por qué este blog? Porque me gustaría ir guardando un pequeño diario de todo lo que voy haciendo y la información que voy recogiendo de las páginas que sigo habitualmente. No creo que lleguemos al objetivo de la independencia económica, pero seguro que podremos vivir más cómodamente dentro de 10 años sin tener que aceptar las reglas del sistema obligatoriamente. Y si no llegamos a la independencia financiera, posiblemente legaremos a nuestros hijos una cartera de acciones que les permita planteársela a ellos vía dividendos. El problema es que la cartera no vale nada sin el conocimiento para gestionarla con prudencia y disciplina, y quiero que todo mi experiencia quede guardada, para que en el futuro puedan aprender mi manera de hacer, y adoptarla o no en función de los resultados. ¿Y el nombre de “los cazadividendos“? Pues una mezcla de todo. Siempre me han fascinado los animales y en el fondo vamos de caza, ¿no?

Como he explicado anteriormente, soy un novato en estas lides y mis conocimientos técnicos son bastante limitados, así que actualmente todas mis decisiones se basan en la opinión de los expertos y en todo lo que leo en prensa. Mis siguientes pasos serán aprender análisis fundamental y análisis técnico.

Ah, un detalle más. No soy nada fundamentalista. Si mañana descubro cualquier variante en la estrategia que me parezca razonable, la valoraré y es posible que la utilice. Proteger el bienestar futuro de mi familia es uno de los objetivos. El otro es aprender.

Me gustan los dividendos y quiero ser un buen cazadividendos. ¿Me acompañáis? ¡Juntos seguro que aprendemos mucho! Empezamos…