¿Cómo iniciar una cartera de inversión si cuentas con un importe ahorrado importante?¡Hola, cazadividendos! Hoy os traigo una colaboración de Luis G., uno de los buscadores de independencia financiera de Valencia que nos presentaba Josan en su artículo sobre los fondos de inversión.  Hace una semanas me preguntó cómo resolvería la situación de una persona con unos años a sus espaldas y un cierto grado de ahorro que se plantease iniciar una cartera de dividendos. En mi opinión es una situación bastante habitual. Lo normal es acabar de estudiar y empezar a trabajar siguiendo las normas que te han inculcado: estudia, trabaja, ahorra, cómprate un piso, cómprate un coche, trabaja más que no te llega, cásate, ten un hijo, trabajar más… Pero algunos de nosotros acabamos descubriendo, por curiosidad o casualidad, que esa no es la única manera de vivir. Otra vida es posible y que, ahorrado e invirtiendo adecuadamente, es asequible salir de esa rueda. ¿Cuando te das cuenta? Lo normal es que eso te pase cuando tienes treinta y cinco o cuarenta años y ya lleves diez trabajando. También es bastante habitual que los que nos dejamos seducir por esta posibilidad ya somos personas ahorradoras por naturaleza, con lo cual en ese punto ya disponemos de un cierto importe en el banco.

Luis G. me explicaba que esta discusión apareció en el grupo de Valencia y me preguntaba mi opinión. Yo se la di, por supuesto, pero también le pedí que plasmase la consulta y sus reflexiones al respecto en un artículo. Y el resultado es el post de hoy. La verdad es que cuando se lo propuse pensé que sería un artículo muy genérico sobre estrategia, pero él ha ido un punto más allá y, juntos, nos hemos arremangado con calculadoras de independencia financiera para intentar justificar las conclusiones. Vamos allá. Os dejo con Luis G.:

Tengo ahorro: ¿cómo inicio mi cartera?

¡Hola a todos!  Aquí me encuentro escribiendo unas líneas debido a una pregunta que le hice a Cazadividendos hace unas semanas. La pregunta surgió tras una interesante conversación con unos amigos que compartimos la inquietud del ahorro, inversión y un futuro mejor (por lo menos económico) para los nuestros. ¿Cual es la pregunta? pues casi seguro una de las primeras que nos hacemos cuando descubrimos este mundo: ¿cómo empiezo mi cartera?.

Por un lado está claramente demostrado que lo mejor es hacer compras temporales para una inversión a largo plazo, tal y como nos dice Don Gregorio en sus imprescindibles libros. Pero, por el otro, hay que tener en cuenta que no todos hemos tenido la suerte de descubrir esta filosofía de vida e inversión con 20 o 30 años. Así pues, soy un cuarentón y, aunque me quedan 25 años para la jubilación (en el caso de que dentro de veinticinco años hayan pensiones y no se retrase la edad de jubilación), que es un horizonte muy razonable para alcanzar la independencia financiera, la verdad es que mi objetivo es alcanzarla un poco antes, entre los cincuenta y cinco y sesenta años.

Ahora bien, después de trabajar casi veinte años, tengo unos ahorros y hay que elegir qué hacer. Supongamos que, tras mucho leer, ya tenemos claro el broker, los instrumentos (ETF, fondos, acciones) y la diversificación geográfica (España, Estados Unidos, Reino Unido, Europa y resto del mundo). Ahora el problema es qué hacer con los ahorros disponibles.

Hipótesis para la formación de cartera

Para los cálculos optaremos por importes de ahorro inicial de entre 0 y 200.000 €. Sabiendo que la cifra mágica a partir de la cual se empieza a notar realmente el efecto del interés compuesto en la cartera son los 100.000 €, y fijando un entorno económico global “normal”, con dividendos en torno al 3-4%, esta son las preguntas:

  1. ¿Hago entrada de la mitad de lo que tengo y el resto lo uso con compras temporales en un plazo de 2-3 años?.
  2. ¿Uso la mitad para empezar con compras temporales y el resto lo guardo como fondo para cuando llegue una corrección?
  3. ¿Desde el principio uso el dinero para hacer compras temporales en uno o dos años?
  4. ¿Espero una gran corrección del mercado para entrar con todo?

Por supuesto, todos estos supuestos, se acompañan de ahorro y continuar compras temporales cuando se acabe el dinero inicial en función del ahorro. Siendo realistas-optimistas, los valores para los distintos parámetros que usan las calculadoras son los siguientes:

  • Rentabilidad por dividendo de las acciones que compramos: 3.5%.
  • Aumento anual de dividendos por partes de las empresas que tenemos en cartera: 5%.
  • Inflación 2%
  • Impuesto sobre dividendos: 20%
  • Ahorro al año: 10000 € (833 €/mes).
  • Independencia financiera a 500 €, 1000 €, 1500 €, 2000 €,  2500 € y 3000 €

El ahorro inicial y su influencia en el plazo

Para la simulación hemos utilizado la calculadora de la tabla de rentas en función de RPD, incremento del dividendo, plazo y aportaciones, que hicieron Roberto Carlos y Cazadividendos hace unos meses, y que hemos modificado para incluir un capital inicial y calcular la renta equivalente deflactada. Para utilizar, sólo tenéis que abrir la hoja de Google con la calculadora y haceros una copia  desde el menú Archivo:

Crear una copia de una hoja de Google

En la primera pestaña (“Dividendos”), tenéis una tabla con los datos que se pueden modificar marcados en rojo: aportación inicial, aportación anual, RPD anual, incremento del dividendo anual, impuestos e inflación. Los datos mensuales, así como la tabla con el cálculo de la renta mensual después de impuestos para plazos de hasta 30 años, ambos marcados en verde, se calculan automáticamente a partir de los datos anuales:

Cómo modificar los parámetros de la calculadora para hacer la simulación

Utilizando esta calculadora, simplemente he utilizado los valores de RPD, incremento del dividendo, inflación, impuesto sobre los dividendos y ahorro anual que he comentado antes, y he hecho simulaciones para aportaciones iniciales entre 0 y 200.000 €, para ver cuantos años necesitaba para llegar a esos valores de renta y para valorar la importancia de la aportación inicial en la renta final. Espero que la tabla, que podéis encontrar en la segunda pestaña (“Dividendos”) nos sirva para extraer conclusiones:

Años necesarios para alcanzar la independencia financiera

Ahorro inicial y objetivo: mis conclusiones

Para mi el ejercicio ha sido bastante interesante y me ha permitido obtener las siguientes conclusiones:

  1. Va a ser que a los 55 años no me retiro.
  2. Si bien pensaba que empezar “fuerte” con la inversión de los ahorros que disponemos acortara significativamente la carrera, entre 20.000 € y 100.000 € hay únicamente tres años de diferencia para una renta de 3000 €. Queda claro, por tanto, el interés compuesto más patente en los últimos años, y capaz de obviar diferencias de capital entre quien empieza.
  3. Para mí, lo que expresa la tabla es, en definidas cuentas, que el mejor aliado del inversor a largo plazo es el tiempo. Por lo tanto, habiendo empezado a los 40 es algo que no disponemos y que “lastra” nuestras opciones de ser financieramente independientes antes de la jubilación.
  4. Otra cosa que llama la atención, aunque no queda reflejado en la tabla, es la diferencia de RPD. Probad a cambiarla y veréis que, el que nuestras acciones nos den un 3.5% o un 4%, cambia en dos o tres años el tiempo necesario para alcanzar el objetivo.

Por tanto, he llegado al punto que recomiendan la mayoría de sitios: Paciencia, constancia y tiempo. Y que hay que ser exigentes con las compras porque aunque “te queme” el dinero en el bolsillo y puedas comprar, eso no hará que llegues mucho antes que tu vecino. Es más, puede perjudicarte en el sentido que si tienes acciones con RPD bajo debido al alto precio que has pagado, se alarga el tiempo hasta tu objetivo.

¿Hay algún atajo a pesar de los dicho? Pues yo creo que sí:

  1. Empiezo a pensar que una porción de la cartera dedicada al Value puede dar beneficios que ayuden a dar empujoncitos
  2. También me parece imprescindible un “fondo para crash” que sea al menos un 20% del valor de la cartera. La justificación es clara: este febrero hemos visto precios muy bueno con RPD 6-7%. Si este es uno de los factores decisivos en el cálculo de tiempo, a mayor RPD conseguida antes llegamos a buen puerto.
  3. Para la formación de cartera, el uso de opciones como PUTS y CALLS creo que es muy interesante, muchas gracias Josan.
  4. Estudiemos pagar los mínimo a hacienda hasta que estemos casi al final del camino: Fondos, etf de acumulación.

Bueno, se podría decir que he llegado a la conclusión que no he descubierto nada nuevo, pero me ha ayudado a aclarar ideas y planear los siguientes pasos. ¿y vosotros, qué pensáis? ¿Hay alguna cosa que hubiéseis hecho diferente con la formación de vuestra cartera sabiendo estos resultados?.

Conclusión y epílogo de Cazadividendos

El ejercicio que nos ha presentado hoy Luis G. me ha hecho pensar y mucho. Es curioso como simplemente cambiando la tabla para que muestre los años necesarios para conseguir una renta, en vez de la renta correspondiente a cada periodo de inversión pone de manifiesto de una manera tan rotunda la potencia del interés compuesto. Si nos centramos en las cinco columnas de la derecha, es impresionante (o por lo menos a mi me impresiona mucho) ver que en un año o menos incrementamos la renta mensual en 500 €. Y si miramos el efecto de la aportación inicial, en la tabla se ve que partir de 100.000 € más o menos sólo adelanta o atrasa nuestro objetivo tres o cuatro años. El largo plazo tiene muchísima más incidencia que el importe inicial.

La Comunidad Cazadividendos opina sobre el poder del interés compuesto y el efecto del ahorro inicial al constituir una cartera de inversión a largo plazoLlega el momento de la comunidad. Evidentemente, todo esto no deja de ser un ejercicio teórico. El dividendo no se incrementa al 5% cada año ni la inflación siempre es un 2%, pero la tabla da una imagen aproximada de lo que podemos esperar de los próximos años. Y coincido con Luis G.: si la aportación inicial es tan poco relevante… ¿por qué no mantener un fondo de crash para entrar fuerte cuando la RPD es realmente apetitosa? ¿Qué opináis de esta simulación? ¿Erais conscientes de la potencia del interés compuesto? ¿Y de la poca afectación de la aportación inicial? ¿Cambiarán estos resultados algún aspecto de vuestra estrategia?

Si os ha gustado el artículo, como siempre, os pido que lo compartáis en las redes sociales. Es muy sencillo, sólo tenéis que pulsar en uno de los iconos que tenéis bajo estas líneas y seguir las instrucciones, y con ello ayudáis a que la comunidad siga creciendo. También podéis seguir los artículos más interesantes de los bloggers de la comunidad en esta página. ¡Qué tengáis buena caza!